Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Antonio Calero: “Valencia tiene el mejor Beach Club urbano que existe”

José Antonio López
“Nos sentimos orgullosos de nuestro proyecto que, como ves, cada vez es más real. Hemos hecho muchas cosas y nos quedan todavía más por hacer. El poder ofrecer a nuestra ciudad el mejor Beach Club urbano que existe no es sencillo y siempre habrá que seguir los parámetros para llegar a la perfección. Estamos en ello y lo conseguiremos. Es nuestro reto. Es nuestra ilusión y hoy, por hoy, nuestra vida”.

Hay que verlo.

Por mucho que les pueda decir cómo es el Marina Beach Club me quedará algo por descubrir y siempre interesante. Instalaciones únicas cuyo protagonista es el mar, el aire, el cielo y… la vida.

Entrar en el Marina Beach Club es cambiar cualquier concepto de disfrutar del tiempo de ocio.

Restaurantes, zonas ajardinadas, piscinas, música, diversión y tranquilidad. Todo junto que es mucho, pero que está estudiado para que no falte de nada.

Hay que verlo, conocerlo y enamorarse de él.

“Aquí puede venir todo el mundo. No hay sitio donde no puedas encontrar lo que estás buscando. Nada se confunde entre los ambientes y nadie entra en el terreno de otro. Busca tu lugar y toma posesión de él. Desde muy temprana hora hasta la noche más avanzada. Siempre hay un lugar donde conseguirás que tu tiempo se detenga y te obligue a olvidar los problemas. Puedes venir solo o acompañado, en familia o con amigos. Aquí estamos para servirte”.

Antonio tiene las cosas muy claras. Su sempieterno refresco se vuelve a llenar cuando llega el último trago. El personal está pendiente de él, como lo está de todo el mundo. Poco a poco llegarán a más. Los rodajes llevan su tiempo, pero cuando hay voluntad y profesionalidad, todo se consigue.

Antonio Calero viene del mundo del turismo. Lleva años de experiencia y trabajo duro. Nadie le ha regalado nada. Estudió Ingeniero Agrónomo. Nació en La Coruña, pero lleva toda su vida en Valencia.

Apasionado por el esquí, en la facultad se junta con una “peña” que compartía ilusiones. Como buenos estudiantes, sin un duro, “Queríamos ir a esquiar, pero ya me contarás cómo. No teníamos ni una “perra gorda”.

Y entra en funcionamiento la imaginación.

“Montamos unas excursiones para que la gente fuera a esquiar. El objetivo era que nuestras excursiones nos salieran gratis y, amigo, lo conseguimos”.

Tuvieron tanto éxito que montaron una agencia de viajes, Club de Esquí Universitario, y empezaron a profundizar en el negocio.

Una cosa lleva a la otra y, además de las excursiones, montan un apartahotel con tiendas de esquí y todo lo que pudiera necesitar el aficionado. Pasan 25 años enviando gente a Andorra y satisfaciendo sus demandas entre las que se encontraba la gastronomía.

“Este es mi primer contacto y enganche inmediato con las cosas del comer y del beber”.
Pero Antonio busca algo más. Quiere ampliar su plan de negocio.

“Me visitan unas personas y me plantean el proyecto del Beach Club en Valencia. Me meto de lleno a estudiar el proyecto con el que me voy apasionando conforme pasan los días. Hay que unir todos los servicios de un hotel como es la gastronomía y la comodidad y otros servicios junto a la playa, las hamacas, la arena, el sol… tremendo”.

El arquitecto Juan Ranchal comparte nuestra ilusión por el proyecto y, juntos, con el equipo seleccionado, trabajamos noche y día hasta llegar a conseguir lo que ahora tenemos… hay muchas cosas más, pero irán con los tiempos. Primero asegurar, luego continuar”.

Se le nota la satisfacción de lo conseguido. Me repite que su objetivo es que todo el mundo pueda disfrutar de unas instalaciones únicas. Juntas o por separado. Se le nota el orgullo de poder estar en su Valencia.

“Nuestro punto fuerte es la gastronomía y sus diferentes propuestas. Puedes comer muy bien, en bañador o luciendo el traje más exclusivo”.

La selección de un gran equipo de profesionales en cocina y sala le ayudan a tener las cosas “un poco más fáciles”, pero sin dormirse en los laureles.

Aparece Sergio Giraldo y su equipo. Ya hay más gente buena enamorada de la realidad.

“Actualmente puedes elegir la Cocina Mediterránea de Marina y El Portet. La cocina japonesa en Tatami y en Lounge disfrutar de las más variadas ensaladas, sandwiches, hamburguesas… hay de todo, para todos, y en los ambientes más distintos”.

“Nos gustaría que, cualquier persona, en cada momento de su vida pueda venir a Marina tantas veces como quiera, pero cada momento sea único e irrepetible. Desde lo más selecto a lo más normal siempre presidiendo el lema de la mejor calidad a precios alcanzables”.

Recuerda Antonio lo costoso que fue todo al principio. No tenían nada. Estaba todo por hacer. Gozaron de la confianza de amigos, proveedores y profesionales que no han mirado horas, sino trabajo bien hecho…

“…y lo que queda, siempre estaremos luchando por mejorarnos. “Todo el Marina Beach Club está montado por empresas y con productos valencianos. “Somos un gran escaparate de lo que hacemos y bien en nuestra Comunidad. Nos sentimos muy orgullosos de que nuestros clientes reconozcan las firmas de nuestra tierra”.

Y la vida no se para aquí y el próximo proyecto de Antonio es montar un hotel muy cerca del Marina Beach Club y, ante todo, “trabajar y trabajar no sólo para conseguir la satisfacción del cliente sino para que, el mismo, disfrute sin darse cuenta de que estamos aquí. Que no les falte de nada. Que vivan su momento sin que nadie les moleste y, sobre todo, llegar a nuestra máxima de que el mejor servicio es el que pasa desapercibido”.

Vuelve Antonio al trabajo. La verdad es que no lo ha dejado ni un solo momento en las dos horas largas que ha durado la entrevista.

Quedamos para volver a charlar de nuevas realidades. De momento estamos en la más grande, por ahora, el Marina Beach Club en Valencia. El mejor Beach Club urbano.

Para disfrutarlo.

Artículos en imágenes

11 comentarios en Una experiencia enoturística completa en la milla de oro de Rioja Alavesa

Mario Escudro el 4 Agosto, 2017 a las 3:09 pm:

Qué gusto saber que hay personas como Diego que se preocupan por la buena evolución de los vinos y el placer para los amantes del vino.
Sobre la firma me identifico totalmente ya que par mi, el petirrojo simboliza a mi adorado padre que está en el cielo…
Gracias Diego y felicitaciones por ser como eres!

Diana Castilla el 12 Agosto, 2017 a las 4:12 pm:

Son vinos con cuerpo, pero también con alma. No me pueden gustar más!

Mar el 16 Agosto, 2017 a las 9:28 am:

El Restaurante Saona Santa Bárbara no esta ubicado en la urbanización Santa Bárbara sino en Rocafort, Justo al lado de esta urbanización ya que dentro de esta no se encuentra ningún comercio, hay que ser más “concretos”.

Felipe sanchez ortiz el 19 Agosto, 2017 a las 6:46 am:

Fantastico no tengo elgusto deaber degustado tan excelentes vino pero espero queno tardando mucho pueda disfrutarlos gracias por elsorteo un saludo

Maria el 19 Agosto, 2017 a las 11:55 pm:

Gracias por hacer este sorteo y darnos la oportunidad de probar estos vinos.

Zulema Pontes Vidal el 25 Agosto, 2017 a las 7:58 pm:

Seguro deliciosos y apuntada¡¡¡¡

Raquel moyano coca el 26 Agosto, 2017 a las 12:09 am:

A ver si tengo suerte me encantan estos productos

Rosario Casarino el 26 Agosto, 2017 a las 4:50 pm:

genial seria edtupendo disfrutar con la familia

Manuel el 30 Agosto, 2017 a las 11:32 am:

Fantástico!!!
Sin duda yo me atrevería a decir que hay incluso más de 80 razones para beberse un Utiel Requena 😀

David Alayeto Salvador el 1 Septiembre, 2017 a las 11:19 am:

Yo he probado el Vermell, y le tengo ganas a su hermano mayor.

Recetas de Cocina el 16 Septiembre, 2017 a las 10:35 am:

Me ha agradado este artículo, muchas gracias por compartirlo y prosigue de este modo.

https://misrecetasdecocina.net/

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido