Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

A ti, cliente impertinente

Fernando Santamaría

En el anterior artículo os hablaba de experiencias desagradables y de la mala profesionalidad de ciertos hosteleros. Algunos me dabais la razón pero con matices, señalando sobre todo que también había clientes impertinentes y que no toda la culpa era de la hostelería…

Por supuesto que hay muchos sitios donde se puede consumir muy a gusto y de donde se sale muy satisfecho. Pero hoy toca hablar del otro lado: de los clientes complicados.

Este artículo de hoy va para ti, CLIENTE IMPERTINENTE. Cuando te metes a un bar o restaurante que sepas que no eres bien recibido, aunque se te intente tratar con la mayor educación. Cuando das palmas para llamar al camarero te crees muy gracioso, pero seguro que a ti te molestaría en tu trabajo. Cuando se te ocurre hacer ese ruido con la lengua contra los dientes, no pareces darte cuenta de que no estás llamando a un perro.

Te voy a dar unos consejos que harán que tanto tú como la persona que te está atendiendo tan amablemente acabéis satisfechos. Porque las propinas están muy bien, pero nos vas a hacer más felices mostrando tu respeto.

Empecemos por algo sencillo: cuando entras al local puedes decir “Hola, buenas noches” y si lo dices con una sonrisa te doy un punto extra. Después, cuando llegue el o la camarer@ con la sonrisa de antes, le puedes preguntar su nombre. A partir de ahí verás que va todo rodado.

Te pongo un ejemplo sencillo: “Perdona María, cuando puedas, ¿podrías traerme un poco más de pan?”. Ya verás como tú te vas más satisfecho, te habrán atendido con más alegría y la despedida será infinitamente mejor que la última vez que fuiste. Te aseguro que gente impertinente como tú no es la que necesitamos en la hostelería.

4 comentarios en A ti, cliente impertinente

Alacant el 12 marzo, 2018 a las 6:26 pm:

Al restaurante va todo tipo de gente. Los más educados…. Y los menos. Por suerte la mayoría de la clientela es educada. Pero hay un público, con el que es más difícil ser correcto. Siempre es más fácil ser agradable con la gente agradable.

Victor el 12 marzo, 2018 a las 7:06 pm:

Buenos consejos para que aprendamos también los clientes a ayudar lo máximo posible a que el servicio sea el correcto.

angel soriano el 13 marzo, 2018 a las 12:50 am:

Como decia una maitre con la que tuve la gran suerte de trabajar, al cliente hay q educarlo, de buenas maneras y bajo subterfugios clsro esta. X desgracia este tipo de cliente abunda mas de lo deseado, y cuantas veces dan ganas de estamparle la botella en la cabeza. Esta, nuestra profesion , es como yo suelo decir una de las mas hipócritas q hay, ya q siempre debes estar con la sonrisa y la amabilidad en la cara, aunq x dentro te estes literalmente cagando en sus muelas. Como bien dices amigo santa, te llamare asi siempre y lo.sabes, con un poco de educacion conseguiras ser atendido mucho mejor, no es tan dificil, solo intenta probarlo una vez. Recuerda querido cliente, todo el mundo recoge lo q siembra….

Jaime el 11 abril, 2018 a las 7:01 pm:

Muy acertado el artículo Fernando, muchas veces somos críticos con el trato recibido por parte del personal de la hostelería, pero cuando se está al otro lado de la barra se pueden ver auténticos energúmenos. Confiemos en la educación y en la buena actitud de los comensales, con buen ejemplo todo funcionará mejor.

Enhorabuena por tus artículos, esperamos ansiosos los siguientes.

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido