Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Cine y copas… ¡Nos vamos de cata!

Mª José Núñez Garrido

Tan importante es una deliciosa comida como un buen maridaje. Y en el mundo del cine, son varias las películas que dan buena cuenta de ello, deleitándonos con exquisitos vinos, interesantes catas y frondosos viñedos.

¿A cuáles me refiero? Dando un repaso por la cosecha cinematográfica de las útimas seis décadas nos encontramos con títulos tan interesantes como:

Marcelino pan y vino. Cosecha de 1954. Quizás, para algunos, film algo rancio ya por el hecho de su antigüedad y de su temática religiosa, pero indudablemente, es uno de los mayores éxitos del cine español de la época y su emisión televisiva, cada año en Semana Santa, una tradición.

Días de vino y rosas. Cosecha de 1962. Un título con mucho cuerpo, gran director y protagonistas, y con el alcoholismo como tema principal. Con un sabor agridulce, poco más hay que decir de este drama tan mítico como turbio, sin filtros y con partículas en suspensión, por su realismo y crudeza a la hora de mostrar enfermedades tan complejas como las adicciones.

Un paseo por las nubes. Cosecha de 1994. Afrutado, aromático y untuoso. Desconozco si un vino puede estar dotado de esas tres características juntas. Solo sé que ver a Keanu Reeves y a Aitana Sánchez-Gijón en aquella romántica escena entre viñedos marcó la adolescencia y juventud de muchos de nosotros, quienes soñábamos con tener una historia de amor como aquella en un entorno semejante.

-Sangre y vino. Cosecha de 1996. Jack Nicholson y Michael Caine protagonizaban esta cinta sobre un comerciante de vinos que toma la decisión de hurtar unas joyas a uno de sus clientes, con la colaboración de su amante y la empleada de la víctima. Resultado: un film maduro (por la veteranía de sus actores) y muy tinto (del color de la sangre).

-Entre copas. Cosecha del 2004. No por ser joven es menos buena que las anteriores. De textura agradable, deja un estupendo final de boca. Aunque es de las más recientes, recordemos su argumento: un divorciado apasionado del vino propone a un viejo amigo, a punto de casarse, hacer un interesante viaje para visitar viñedos y degustarlos. Mientras uno aspira a probar el vino perfecto, el otro es feliz con un Merlot barato. Un film exquisitamente aterciopelado.

-Un buen año. Cosecha del 2006. No es la mejor producción de Ridley Scott ni el típico rol en el que acostumbramos a ver a un vino Premium como Russel Crowe, pero nos gustó ver cómo un corredor de bolsa recibe en herencia un viñedo francés, viaja hasta allí para venderlo cuanto antes, pero se encuentra con un modo de vida que le recuerda a su niñez y que le hace replantearse muchas cosas. Todo muy Denominación de Origen Comedia Romántica Anglosajona pero con una fase visual limpia, brillante y transparente, pues la fotografía en la Provenza francesa da siempre como resultado una película agradable, suave y fácil de beber.

Y después de esta intensa cata de séptimo arte, solo nos queda hacer un brindis por todas estos estupendos caldos. ¡Salud!

1804-caixa-popular-800x200

0 comentarios en Cine y copas… ¡Nos vamos de cata!

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido