Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

De Sami a Classic, todo es Jesús y familia Saiz

José Antonio López

Todo el mundo lo conoce pero pocos saben quién es. Hablan de Jesús Saiz, otros recuerdan a Chimo. Pocos a Fernando, y muy pocos a la chica de la familia. Todos Saiz.

Viví, trabajé y me tuvieron como un hijo más, cuando estudiaba mi primer año de Periodismo. Se merecen mi respeto y mi admiración. Ustedes, si quieren, pueden comentar con sus hijos lo que fue SAMI. Los que no lo conocieron, lo admirarán. Este es un avance, la historia vendrá escrita en varias entregas.

Un servidor, la vivió. Ojalá la recuerden conmigo…

…de cómo una persona como Avelino y María del Socorro (Co, como le llamaba el patriarca) se atreven a montar un complejo hostelero en la calle Derechos de Valencia. Calle angosta junto a la Plaza Redonda en una época que los establecimientos de la zona se recogían cada noche y se montaban cada día y se guardaban en la pensión Las Coronas de la calle Zurradores. Por la noche, los ruidos de las ruedas de hierro para guardar. A primera hora, los mismos ruidos para salir y montar.

Lo digo con el conocimiento que te da el tener una habitación en el segundo piso de esta pensión por la que pagábamos 50 pesetas por dormir. Esa es otra historia.

¿Que estoy exagerando?  No, amigo. Comer tres platos en el restaurante Esma, vino y postre, nos costaba ocho pesetas. Y había que aguantar a Rafa que nos mantenía a raya, y a Pepe, que era el cocinero que hacía milagros con las lentejas y el lomo de cerdo con patatas.

SAMI abrió en marzo del 74. Era un complejo que tenía, en su planta baja, una cafetería de lujo con una barra de 14 metros realizada en una sola pieza y haciendo una curva de 90 grados. La primera planta albergaba a un restaurante de lujo, perfectamente equipado. Todos los peldaños de la escalera de subida estaban soldados y eran de metacrilato al aire. El sótano era una discoteca. Perdón, la discoteca. Dos plantas donde se unía lo último en diseño.

Avelino montó algo que será irrepetible. Hay otras cosas, otros negocios, pero no son SAMI. Era la época de  Balanzá, Hungaria, Barrachina, Ateneo, Noel, Kracatoa y el siempre amado Aquarium. En discotecas siguieron la tendencia Caniche, La Bounti, Delfos, Stop…

Mario Kempes, Lobo Diarte, Jesús Martínez, Pereira…perdón por los que no nombro y nombraré, estaban en Sami.

Demis Roussos, cantante de Aprhodite’s Child; Nicola di Bari, Miguel Bosé, John Mayall y otros nombres que no nombro y que nombraré, estuvieron en SAMI.

Mucha gente sana, grandes amigos, formaron y forman parte de SAMI.

Estoy con Jesús y Joaquín.

Les prometo sacar todo lo que saben. Al fin y al cabo lo viví con ellos.

Ojalá volviéramos a encontrarnos todos en un sitio tan genial y creativo como fue SAMI.

Avelino y C, os estamos eternamente agradecidos.

 

0 comentarios en De Sami a Classic, todo es Jesús y familia Saiz

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido