Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Me matas de amor

José Antonio López
Aproximadamente más de 71.000 empleos en Valencia están en el sector de la hostelería. Más de 120.000 en toda la Comunidad Valenciana. Son datos contrastados.

Pues bien sigo diciendo y mantengo que nuestro sector hostelero es de los más profesionales de España. Cada uno de los trabajadores del sector da todo lo que sabe e inventa, dentro de la mayor corrección, lo que no sabe para dar un buen servicio y una imagen potente y orgullosa de lo que es nuestra Comunidad que, además de otros valores, ofrece los de la gastronomía, el servicio y la amabilidad.

Bien. Para proteger esta riqueza lo que hay que hacer es subir el impuesto a las terrazas de los bares (más de un 74%), permitir la venta ambulante en vehículos, no todos, que tienen mucho que demostrar y cumplir si los comparamos, en exigencias, con las que un local debe respetar.

Permitir botellones, alquiler de apartamentos ilegales, fiestas varias sin mirar sitios que, con su sola ubicación nos están demostrando sus carencias. Proponer o mandar que no se puedan aparcar coches en unas determinadas circunstancias que, hasta ahora no han molestado.

Se ha llegado a un acuerdo con parkings públicos para que le gente no aparque en el carril bus porque molesta cuando pasa uno de estos vehículos cada… tropecientos minutos.

El precio del parking es genial. Entre 5 a 6,50 € por noche. Más caro que alquilar una plaza, cosa que ya habrían hecho los usuarios del carril bus, si tuvieran dinero para hacerlo.

Con todo, hay que exigir que la competencia siga haciendo romper las neuronas a los propietarios de hostelería para ofrecer, lo mejor, al precio más barato. Y encima criticados. Y además que no se te rompa el motor de una cámara que ese mes vas por los aires. Y además…

Perdón. Todos tenemos un amigo que tiene un bar o restaurante u hotel o… hablen con ellos. Invítenles el próximo domingo a una comida familiar. No pueden, ni siquiera, para el cumpleaños de un familiar.

Hay que conocer la realidad para poder hablar, con respeto, de lo que no se conoce y es muy sencillo juzgar.

Mi anterior ‘Trituradora’, tuvo una gran cantidad de seguidores que tuvieron la amabilidad de localizarme y darme la enhorabuena. Gracias, pero, si les parece, les agradecería que se unieran a la campaña de lógica que permita a todos nuestros parroquianos, conocer la realidad de nuestra profesión.

Se lo agradecería y más, si, en opinión de ustedes, un servidor se equivoca en su planteamiento.

Será un honor pedir perdón por los errores y más darles las gracias por luchar por lo que a todos compete.

Vamos allá. Cada uno desde su puesto, por humilde que sea, trabaja por nuestra tierra y nuestra gente.

Un comentario en Me matas de amor

Luis Andreu el 13 Abril, 2017 a las 5:24 pm:

Una de las exigencias ineludibles para ser político es ser absolutamente incompetente. ¿Que toman medidas absurdas? Pues claro, para eso están. No pretenderá Vd. que se mezclen con la gente…

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido