Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

170925-bmw-engasa

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Miguel Óscar Verdú. Restaurante Tridente

José Antonio López

Cuando le doy la enhorabuena por el premio de Cuina Oberta al mejor menú de primavera 2017 sonríe y me comenta que un premio obliga y que, al fin y al cabo, “es el reconocimiento a un equipo empeñado en hacer las cosas bien”.

Miguel Óscar habla pausadamente. Tiene ritmo en sus manifestaciones. De casta le viene al profesional. Su padre, José María, era catedrático de guitarra. Su madre, estudiosa y apasionada de la música. Ambos se conocieron entre los acordes y las claves de sol.

Largo se lo fían al joven que, por contacto, estudia música pero que quiere buscar nuevos caminos donde escribir su propia sinfonía.

Y Miguel Óscar entra en la escuela de Castellón en los cursos de formación profesional. Cocina. En un principio no le atraía la elección que había elegido, pero, amigos, el gusanillo de la cocina llega a las mentes más nobles y te indica que, si eliges este camino, es lo más duro que has podido imaginar pero también el que más satisfacciones puede brindarte.

Las prácticas las realiza en el Restaurante Alguero. Empieza a “quemarse en los fogones”, entra en contacto con el público. Corchea, semicorchea, fusa… el pentagrama empieza a tener sentido.

Hay sencillez. Humildad. Entrega. Ganas de aprender y muchas más de satisfacer.

Miguel Óscar descubre el pescado y con él un mundo que le cautivará. En La Sal y en La Sucursal aprende a valorar “el inmenso y entregado trabajo de los demás. El respeto al cliente y la unión con un equipo que es imparable cuando se comparten objetivos”.

Vuelve a Alguero como jefe de cocina. Ya sabe. No se lo cree. Queda mucho por aprender.

Vertical. Seu Xerea… son algunos de los templos que le sirven como “escuela”. Sabe que es un privilegiado y aprovecha para aprender más. Un tiempo en Visco, en Teruel, “de donde salí llorando”. “Nunca me he encontrado más solo pero necesitaba ser fiel a la realidad y dar lo que tenía dentro ”.

Hoy, Miguel Óscar es el jefe de cocina del restaurante Tridente, en el Hotel Neptuno. Junto al mar que le brindó la sabiduría de sus criaturas y grandeza. Es feliz aquí y comparte canciones con Neptuno o Poseidón, que, al fin y al cabo son lo mismo en dos culturas distintas.

Hoy, como ayer y como mañana, Miguel Óscar verá la salida y el ocaso del sol.

Junto a su mar.

Y se sentirá satisfecho de haber hecho un poco más felices a los que eligieron su cocina.

Alguien, muy cercano, recorre los trastes de una guitarra que nunca dejará de sonar.

Eres, Miguel Oscar, nuestro amigo entrañable.

0 comentarios en Miguel Óscar Verdú. Restaurante Tridente

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido