Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

¿Por qué no me pueden dar una estrella Michelin?

Fernando Santamaría
Tres estrellas: cocina excepcional que justifica el viaje.
Dos estrellas: calidad de primera clase en su estilo de cocina.
Una estrella: restaurante muy bueno en su categoría.
¿Os suena? Ser trata de la calificación de la Guía Michelin. Y os preguntaréis: ¿a qué viene esto? Pues a hacer otra pregunta al aire, a ver si por casualidad llega a los ‘popes’ de la Guía.
¿Por qué mi cocina, o la tuya, no podría tener una estrella? La primera respuesta, en principio, es muy sencilla: porque no han venido a verla. Porque solo la gran cantidad de productos frescos que usamos no tiene nada que envidiar a los ya “premiados”, y los congelados son de primera calidad.
La limpieza de nuestro local es espectacular, pasando de tres a cuatro inspecciones de Sanidad anuales en las que salen bien satisfechos de nuestras instalaciones
En el apartado de atención y rapidez también la satisfacción es plena. Somos capaces de dar en tres turnos la friolera de 300 menús diarios. Y si algún cliente llegase a necesitar de nuestra ayuda, las camareras están dispuestas a ayudar a los comensales. Además, si desean repetir podrían hacerlo sin la necesidad de pagar más. Todo ello en un comedor limpio y perfectamente acondicionado.
Después de todo lo que hemos explicado, me pregunto de nuevo: ¿Y por qué yo no puedo aspirar a tener una estrella Michelin?
Por cierto, casi se me olvida deciros que mi cocina está en un colegio. Y la satisfacción de mis clientes es mi mayor satisfacción.

180410-the-wine-place

0 comentarios en ¿Por qué no me pueden dar una estrella Michelin?

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido