Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

¡Un viñedo en pleno Montmartre!

©Paris Tourist Office-Fotógrafo: Amélie Dupont

Mª Carmen González
Si pensamos en el parisino barrio de Montmartre seguramente nos vengan a la mente sus cafés y sus cabarets, su aura bohemia y sus pintores, sus callejuelas adoquinadas, la blanca e impresionante basílica del Sacré Cœur o incluso la inocente Amélie Poulain. Sin embargo, este emblemático quartier esconde un bonito secreto: un pequeño viñedo que tiñe de verde una de las laderas del barrio.

No es habitual encontrar una viña en medio de una ciudad, y menos en una gran capital. Sin embargo en París (al igual que en Viena, Malibú o incluso Toledo), encontramos un pequeño oasis verde que sorprende al visitante;  un viñedo a espaldas del Sacré-Cœur que viene a recordarnos  la antigua tradición vitícola de Montmartre y del que cada año salen unas 1000 botellas que se subastan con fines sociales.

No piensen en una gran extensión; son algo menos de 2000 vides en 1556 metros cuadrados de terreno, cerca del cabaret Lapin Agile, en la confluencia de la rue des Saules y rue Saint-Vincent. Quizás les suene el nombre de esta última calle: es el lugar donde comienza la conocida película ‘Amélie‘.

Mbzt

En Montmartre, otrora población independiente de París, se tiene atestiguada la presencia de la vid desde el siglo X. En el siglo XVII se burlaban de la calidad de sus vinos, y era famoso un dicho que hacía referencia a su carácter diurético. “C’est du vin de Montmartre qui en boit pinte en pisse quarte“. Algo así como ‘quien se bebe una pinta de vino de Montmartre, orina cuatro”.

Son of Groucho from Scotland

Poco a poco, las viñas fueron dando paso a viviendas y otros edificios. En 1930, un proyecto inmobiliario amenazaba la colina, la butte, en la que ahora se encuentra el viñedo; iniciativa que contaba con el rechazo de los vecinos. Para preservar este montículo verde,  la Commune Libre y la República de Montmartre decidieron plantar viñas. Era 1933. Nace así Clos Montmartre, que llega hasta nuestros días.

Este viñedo, desde el que se vislumbra la basílica del Sacré-Cœur (segundo monumento más visitado de la ciudad después de la Torre Eiffel), es propiedad de la ciudad de París y su explotación ha sido confiada al Comité de Fiestas y de Acciones Sociales de Montmartre y el 18º distrito. Está plantado con pinot noir, gamey y diferentes variedades de las zonas tradicionales de vino de Francia y Suiza, y decorado con plantas tradicionales. Sus cuidadores: los jardineros municipales.

Las aproximadamente 1000 botellas que se producen cada año son subastadas para así conseguir dinero que se destina a diferentes obras sociales en el barrio. No es el mejor vino francés, ni mucho menos, pero su calidad ha ido aumentado cada año y su fin es muy loable.

Mairie 18

La vendimia de cada año se convierte en una auténtica fiesta. Así, desde 1934 se celebra en Montmartre la Fête des Vendages, la Fiesta de la Vendimia, en la que durante cuatro o cinco días, además de la cosecha, se desarrollan numerosas actividades, como desfiles con trajes de época, visitas guiadas a los viñedos, catas, conciertos, recitales de poesía o fuegos artificiales.

Cada año, la edición de esta fiesta, está dedicada a una temática: la libertad, el amor, el cine, el humor… Destacan, entre las actividades, el gran desfile, con la presencia de diferentes cofradías y hermandades del vino, así como numerosos grupos folklóricos, y una gran fiesta del gusto, donde degustar vinos de diferentes lugares de Francia y de otras partes del mundo, champagnes, quesos, foie… y un sinfín de productos.

Además del vino que se elabora cada año y se subasta, la organización pone a la venta otra serie de productos como delantales, carteles, imanes o camisetas, que se pueden comprar online o en la oficina de turismo de París, y con los que también se financian proyectos sociales del barrio.

OTROS VIÑEDOS EN LA CIUDAD

Pero el de Montmartre no es el único viñedo urbano de la capital francesa; la ciudad cuenta con más de una decena, entre ellos el de Clos des Morillons, en el parque George Brassens; Clos Bercy, en el parque del mismo nombre, o Clos de Belleville. Incluso en el mismo barrio de Montmartre existe otro pequeño viñedo, en el interior del Hospital geriátrico de Bretonneau, que cuidan los propios ancianos del centro y que se visita en la Fiesta de la Vendimia.

Interesante el Parc de Bercy, que ocupa el emplazamiento de antiguos depósitos vinícolas, en el que aún pueden verse los raíles del ferrocarril por el que se transportaba el vino en el pasado y una antigua bodega. Y es que Bercy fue, en el siglo XIX, uno de los mercados vinícolas más grandes del mundo. Para recordar este importante pasado vinculado al vino, se plantaron en el lugar viñas de chardonnay y sauvignon blanc que se vendimian cada año.

El actual parque de George Brassens también tenía en el pasado un viñedo. Para recuperar esta tradición, en 1983 se plantaron 700 cepas de pinot noir en cuatro grandes bancales bien soleados. Es el Clos des Morillons.

©Paris Tourist Office-Fotógrafo: Amélie Dupont

Lo mismo ocurre con la colina de Belleville (antiguamente, aldea independiente), que ha querido recordar su pasado agrícola y vinícola con la plantación de un viñedo en una pequeña parcela de 500 metros cuadrados. Viñedos con grandes vistas de la ciudad de la luz.

Ya lo saben, amantes del vino. En su próxima visita a París no dejen de acercarse a los viñedos de Montmartre. Las visitas por su interior se ciñen a la Fiesta de la Vendimia, pero no deja de ser encantador ver su verdor desde fuera con el Sacré-Cœur de telón de fondo. En 2017, la Fête des Vendages tendrá lugar del 11 al 14 de octubre.

0 comentarios en ¡Un viñedo en pleno Montmartre!

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido