Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

170925-bmw-engasa

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Casa Carmina: “A Mari Carmen le han robado otra planta de Navidad”

5b_Casa_Carmina_00

José Antonio López
La verdad es que estaba buscando un sitio distinto para despedir el año. Tenía que tener unas características especiales y, sobre todo, y ante todo, ser muy, pero que muy familiar.

He subido al autobús 25 que me lleva hasta El Saler. Voy buscando un restaurante que se llama Casa Carmina. Hace unos días compartí mesa, mantel, alegría y conocimiento con unas maravillosas personas con motivo del encuentro que tuvimos con el aceite Birdy en la propia finca donde se produce. Es muy fácil llegar. Está en la calle Embarcadero, 4. El problema ha sido que la familia, en el afán de tenerlo todo tan pulcro y al día, ha reformado la fachada y todavía no han puesto las letras del restaurante.

Es lo de menos, la gente lo conoce y nos acompaña hasta la puerta. Como siempre.

Mari Carmen no se sorprende, sabe que cumplo mi palabra. Viene de hacer un viaje por el norte donde ha llevado, con orgullo, nuestra cocina. Tengo la satisfacción de conocer a María José, tremenda cocinera donde las haya y a todo el equipo. David, Juan, Emilio, Borja

Madre del Amor Hermoso cómo está este bacalao en tempura y, por si fuera poco, acompañado con una croqueta de bacalao. La sorpresa está en el all i oli con pimiento. Manda, en la mesa, un Ribera de Duero. Pruno, para más detalles.

Comienza el espectáculo, porque estoy en una sala de estar que es un restaurante o un restaurante que es una sala de estar.

“Es la casa de todos. Respeto y cariño. Siempre ha sido así y siempre lo será”. Me comenta Mari Carmen. Me fijo en la decoración “vintage” dirían los modernos y casi me cargo una colleja de María José. No está decorado, es lo que hay. No te compliques la vida pensando en cosas raras”.

Libros, cuadros, dos poemas de Benedetti, un poema de Gema Alarcos, la pintura más rompedora junto a un cuadro antiquísimo… paz, paz y tranquilidad.

“La coca de sardina la has de comer ya. Recién salida del horno”. Y servidor hace lo que le mandan. Bueno, con un pequeño truco que me lleva a separar un trocito de este manjar para comprobar la textura tiempo en adelante. La mantiene. Extraordinaria. La verdad es que no sé a qué viene tanta prisa.

5b_Casa_Carmina_12Carmina y Eduardo abren allá por 1988 este establecimiento. Se especializa en mariscos y arroces. Eduardo va todos los días al mercado de Ruzafa a por el mejor producto, el mar, lo tiene al lado. Era un inconformista que quería tener y servir lo mejor de lo mejor. Siempre intentaba superarse”.

Carmina ama la cocina y el mejor producto cobra la categoría de sublime en sus manos. La madre, de El Saler. El padre del Ampurdán. No hay quien los detenga.

Por si fuera poco, se une al equipo la tía Mari. Ella nos enseñó a amar y disfrutar de la cocina. Nos enseñó a comer. Imagínate, mi madre y mi tía con el apoyo de mi padre. Se sentía orgulloso de su casa y de su cocina”.

Y viene la anguila frita que está para ponerla en un marco. No me avisan a tiempo y devoro una guindilla de las de armas tomar. Miga de pan por todo lo alto. Aún con el llanto, hay que reconocer la grandeza de este emblemático plato.

Las dos hermanas empezaron ayudando en casa, pero los caminos han sido muy distintos en su primera etapa. La sicología y el diseño han llenado la vida de Mari Carmen y de María José.

Nobleza obliga y, cuando hay que echar el resto, se echa con todas las consecuencias. Aquí nos tienes, disfrutando de que los demás disfruten”.

La tía Mari había sido cocinera de un prohombre catalán. Allí aprendió y valoró la cocina catalana que compartió aquí en Valencia. Los canelones, la zarzuela de marisco “nos atraen los olores, las vivencias. Es como cuando abres la puerta del ascensor y hay aromas que te elevan al séptimo cielo. No queremos perder ni nuestras raíces ni las enseñanzas de nuestros padres. Están ahí. Viven y así seguirán”.

Acaba de llegar una torrija que no tiene nada que ver con las torrijas que servidor conoce. Me observan y, sobre todo, valoran mi cara de sorpresa. Tremendamente fabulosa. Tienen que probarla porque este es uno de estos postres que se interpreta individualmente. Ni qué contarles lo que acompaña a la torrija, un helado de vainilla por todo lo alto.

Se enfadan conmigo porque no pruebo alguno de los arroces que les han hecho más famosos de lo que son. Lo siento. Mi estómago tiene una capacidad. Otro día.

Y hablamos de la anguila crujiente, de los boquerones marinados con cítricos, del croquetón de bacalao en tempura con su famoso all i oli de pimiento

De los tradicionales y caseros arroces como el de fesols i naps, el de rape con boletus, la paella de sepia y alcachofas o la de perdiz con trufas. No puedo olvidarme del arroz al horno con anguilas.

Repasamos las carnes con la paletilla de lechal o la carrillera de ternera con setas. Buenos vinos y unos postres caseros excelentes.

El arnadí “made in casa Carmina”, una obra de arte.

Volveré a probar no sólo los arroces, sino también el suquet de rape con almejas y langostinos y un bacalao muy, pero que muy especial.

Alguien canta un villancico en la calle. La Navidad ya ha pasado, pero estamos a un paso del Año Nuevo. Alguien le ha robado a Mari Carmen una planta de Navidad que decoraba la calle. No se inmuta. “No la roban, comparten alegría y fiesta. Mañana habrá otra”.

Empieza el año. Bienvenido sea también en Casa Carmina en la calle Embarcadero, 4. El Saler. Teléfonos: 961 830 049 y 961 830 254.

Disfrútenla.

Yo ya lo he hecho.

Y no será la última vez.

ver ficha

Artículos en imágenes

0 comentarios en Casa Carmina: “A Mari Carmen le han robado otra planta de Navidad”

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido