Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Diego Fernández: “Viticultura, naturaleza… y el hombre Lo Necesario”

Jaime Nicolau

Además de tener muy clara su filosofía de vida y haber asumido hace mucho y gracias a los ciclos de la vid que todos somos aves de paso, Diego Fernández Pons es uno de los enólogos más importantes del levante español y, yo me atrevería a decir aunque sé que no le gusta, que uno de los más preparados del territorio nacional. Conocemos sus trabajos en firmas como Bodegas Enguera, que han recibido claramente el respaldo de la crítica y del consumidor final, pero hoy queremos presentarles Lo Necesario, su proyecto personal que con ese nombre ya deja bien claras las líneas maestras de su filosofía. Viña en estado puro, con la estrictamente necesaria intervención del hombre. Para eso ha elegido el término de Venta del Moro,  las Casas del Rey. De allí salen unas 40.000 botellas, de 20 hectáreas.

5barricas.- En una etapa de madurez como la tuya, ¿llega la hora del proyecto personal?

Diego Fernández Pons.- Tenía ganas. El nombre de Lo Necesario ya deja claras las intenciones. Hacemos los vinos con la mínima intervención posible, pero haciendo vinos limpios, sin defectos, sin desviaciones y disfrutables. Trabajamos en ecológico pero adelantándonos muchos años a los vinos naturales, que por otro lado creo que no están haciendo ningún bien al vino. Detesto tremendamente esta moda. Complicamos la existencia al consumidor final.

5b.- ¿Quiere decir que el factor humano no es importante?

D.F.P.- Para nada, justo lo contrario. El ser humano tiene cerebro y tiene manos y tiene que utilizarlos e intervenir. Pero a la naturaleza hay que dejarla que haga el máximo trabajo posible, pero hay que ayudarla, hay que guiarla. Entonces se hace una viticultura muy sencilla, en ecológico.

5b.- ¿Cómo es el terruño y las parcelas de Lo Necesario?

D.F.P.- Impresionantes. Cuentan con suelos del cretácico y el jurásico. Muchos suelos de allí tienen más de 100 millones de años, cuando lo normal es que tengan 30. Cuantos más años, más lavados, metabolismo más pausado y uva más equilibrada. Yo diría que eso es lo especial de la zona. Aquello es una montaña muy grande con un suelo privilegiado.

5b.- ¿Dónde se ubican?

D.F.P.- En la zona alta de Venta del Moro (Localidad en el interior de la Provincia de Valencia, en el Parque Natural de las Hoces del Cabriel). Estamos entre 750 y 900 metros de altitud.

5b.- ¿Y qué encontramos?

D.F.P.- Bobales muy antiguos, espectaculares. Una viticultura de subsistencia que hace que no haya monocultivo. Es un privilegio. Ha estado habitado desde hace cientos de miles de años, la orografía no ha permitido el monocultivo. Estaba tan aislado que era pura subsistencia. Los del Río con los de la Montaña y no llegaban siquiera a Requena. Parcelas pequeñas que han sobrevivido a las subvenciones de arranque, a los pozos… Y ahí podemos hacer bobales muy expresivos con poca intervención… Lo Necesario.

5b.- ¿Estas características tan marcadas en el viñedo qué suponen luego en el trabajo de bodega?

D.F.P.- Muchas fermentaciones muy pequeñas, para que los sombreros sean someros. Hacemos fermentaciones abiertas en depósitos de cemento pequeñitos, lo que hace que la extracción del tanino sea muy buena. No hemos inventado nosotros esa forma de trabajar, pero es verdad que se ha tendido a la comodidad con depósitos grandes. Y luego crianza en tinos de madera de 1000 y 2000 litros o depósitos de cemento y acero inoxidable y con esos tres ingredientes hacemos el vino. Tantas microvinificaciones nos permite hacer ‘recetas’ interesantes.

5b.- ¿Es la tendencia?

D.F.P.- Creo que la gente busca vinos más ligeros cada día y más elegantes.

5b.- ¿Y cuál es la gama?

D.F.P.- Son tres vinos: Lo Necesario que es un bobal; Aves de Paso que es bobal con una parcelita de Cabernet Sauvignon extraordinario y más sencillo; y, por último, El Árbol Blanco, de macabeo y viognier, fermentado en los tinos de roble. Estos son los tres vinos del proyecto. El primer nombre ya lo he explicado. El segundo, porque cuando uno llega a la agricultura se da cuenta que todo es cíclico y somos aves de paso. El tercero está prestado de El Señor de los Anillos y es muy importante para los para los Dúnedain de Gondor.

5b.- ¿Y desde la sostenibilidad?

D.F.P.- Somos sostenibles en todos los aspectos. Ecológico, sistema cerrado de reciclado de agua, climatización geotérmica, certificados en carbono, jardín para insectos, para la fauna, pájaros…

Y es que Diego es un amante de la Ornitología y el petirrojo es la imagen de la firma. Si tienen ocasión, súmense a la filosofía Lo Necesario…

Artículos en imágenes

4 comentarios en Una experiencia enoturística completa en la milla de oro de Rioja Alavesa

Mario Escudro el 4 Agosto, 2017 a las 3:09 pm:

Qué gusto saber que hay personas como Diego que se preocupan por la buena evolución de los vinos y el placer para los amantes del vino.
Sobre la firma me identifico totalmente ya que par mi, el petirrojo simboliza a mi adorado padre que está en el cielo…
Gracias Diego y felicitaciones por ser como eres!

Diana Castilla el 12 Agosto, 2017 a las 4:12 pm:

Son vinos con cuerpo, pero también con alma. No me pueden gustar más!

Mar el 16 Agosto, 2017 a las 9:28 am:

El Restaurante Saona Santa Bárbara no esta ubicado en la urbanización Santa Bárbara sino en Rocafort, Justo al lado de esta urbanización ya que dentro de esta no se encuentra ningún comercio, hay que ser más “concretos”.

Felipe sanchez ortiz el 19 Agosto, 2017 a las 6:46 am:

Fantastico no tengo elgusto deaber degustado tan excelentes vino pero espero queno tardando mucho pueda disfrutarlos gracias por elsorteo un saludo

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido