Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Dry Libalis

13 marzo, 2018

5barricas.Dry_Libalis_2013Maetierra

Dry Libalis es un vino que nace de la mano de Libalis para satisfacer a los consumidores que buscan ese vino sorprendente por su afrutado pero con una boca más seca. Es un vino que destaca por su intensa fragancia y su compleja nariz que combina las flores con frutas tropicales y notas de pastelería. En boca es un vino seco, pero sorprendentemente redondo y cremoso, gracias a su alto contenido en glicerina y a los polisacáridos y manoproteinas extraidos en la crianza sobre lías.

La recogida del fruto se efectúa a medidados de Septiembre. Recogida en pequeñas cajas. Selección en bodega. Vendimia nocturna.

Moscatel de Grano Menudo, Viura y Chardonnay, Finca Zarcillo.

Color: Dry Libalis se presenta con un color amarillo pajizo con tonos verdosos, que lo hacen atractivo a la vista, brillante y limpia.
Aroma: en nariz es un vino sorprendente por su intensidad y complejidad. Presenta un profundo y complejo aroma, que combina las frutas tropicales, flores blancas y pastelería.
Boca: es un vino pleno, que sorprende por su alto nivel glicérico, su suavidad y redondez. Tiene una larga persistencia y de nuevo en el retrogusto aparecen la fruta, las flores, la pastelería, etc.

Dry Libalis es un perfecto acompañante de todo tipo de verduras, arroces, pastas, pescados y mariscos. También se puede combinar con carnes blancas y con numerosos platos de la cocina moderna, pinchos y tapas, además de ser un vino ideal para el aperitivo.

Maetierra es la única bodega de la Comunidad Autónoma de La Rioja especializada en vinos blancos, además de pionera en la IGP Valles de Sadacia.

Historia. La primera elaboración de los vinos de Maetierra se hizo en 2001 de forma experimental en la Escuela de enología de La Rioja. En 2002, en solo tres semanas, entre final de Julio y mitad de Agosto, Raúl Acha y un equipo de profesionales montaron de forma provisional una bodega en la que se elaboraron las tres primeras añadas de Maetierra. Esta bodega estaba situada en un polígono industrial de Logroño. Apoyados por el crecimiento exponencial del proyecto y el éxito que estaba cosechando Libalis, en 2005 se construye y se inaugura la bodega en la que hoy se siguen elaborando los vinos de Maetierra y que está situada junto al Castillo de Maetierra, en Calahorra.

Enfoque experimental. El rasgo fundamental de la bodega Castillo de Maetierra es su enfoque experimental, prueba de ello es que cuenta con depósitos de muy distintas capacidades para adaptarse a las necesidades de distintos tipos de elaboración. Lo mismo ocurre con las prensas de distintos tamaños que se adaptan tanto a microelaboraciones experimentales como a producciones mucho más grandes.

El frío, clave en la elaboración de Maetierra. Los vinos pasan por largas fermentaciones a muy baja temperatura (en torno a 13-14 grados). El hecho de que la bodega esté semisoterrada permite mantener la temperatura de forma natural. Además, cuenta con una gran potencia de refrigeración.

La uva con la que se elaboran los vinos de Maetierra se cultiva en los viñedos de la finca Maetierra, situada en el término municipal de Calahorra que comprende, en total, 150 ha. de viñedo de distintas variedades. Todos son viñedos jóvenes plantados a partir de 1999. Maetierra ha optado por plantaciones modernas en espaldera pensadas para hacer una vendimia mecánica, que además se lleva a cabo por la noche, puesto que la uva comienza a recogerse durante las últimas semanas de agosto y en esta época es necesario buscar las temperaturas más frescas de la jornada.

Todos los viñedos de Maetierra disponen de riego por goteo, lo cual permite apoyar hídricamente a las cepas en momentos clave y realizar riegos de alta frecuencia, optimizando la eficiencia del uso del agua.

Además, se ha optado por un sistema de cubierta vegetal espontánea que minimiza la erosión y la compactación del suelo; favorece la aireación, el desarrollo de la fauna del suelo y la mineralización de la materia orgánica; mejora la estructura e incrementa la materia orgánica del suelo; favorece el mantenimiento de especies herbáceas silvestres y autóctonas, requiere menos potencia de trabajo y, consecuentemente, menores emisiones de CO2.

www.maetierra.com

Artículos en imágenes

0 comentarios en Dry Libalis

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.