Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

170925-bmw-engasa

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

El bar donde más deben sus clientes. El sillón más feo del mundo. El levantapasiones y otras cosas que contar.

5b_bocaditos_160330_03

José Antonio López
De vuelta de la Semana Santa a un servidor le enorgullece el hecho de que la peña ha salido de vacaciones no para ver monumentos, sino para comer bien.

Bien. La gastronomía nos une. No escuchará, cuando se encuentre con su peña, que la iglesia de tal sitio o el museo del otro era para no perdérselo. Las cosas han cambiado, ahora se habla de las migas que comimos en… o el embutido cual… no puedes comparar el vino que…

5b_bocaditos_160330_02La gastronomía une a los pueblos y a las gentes
Tenía que volver a cumplir la promesa que le hice a Quino del bar de Callosa de Segura en tanto en cuanto quería ver y probar el “arroz con costra”. Valió la pena ir, porque me encontré con dos agradables sorpresas. Virginia y Quino habían preparado un arroz con bacalao inolvidable (se mantiene la tradición de no comer carne en ciertos días) y, además, me dio la receta del arroz con boquerones. Pero, al día siguiente, nos metimos entre pecho y espalda un arroz con costra que tenemos que adoptar. Quede la foto como recuerdo.

Donde más deben los clientes tiene el sillón más feo del universo
Ya en la tierra de la Vega Baja del Segura me encontré con un establecimiento muy particular. Se comenta, se dice, me han cotilleado que es el bar donde más deben los clientes del mismo. Fui allí. Se llamaba Bar Antonio está en el campo de fútbol del Callosa, a unos pocos metros del cementerio de la misma ciudad. Todo un espectáculo.

Se llamaba Bar Antonio ahora se llama Bar Antonio y Antonia porque el dueño, Antonio se casó, hace tres años, con Antonia y era de obligación cambiar el nombre.

Vale la pena compartir la historia de Antonio que, con 18 años se marcha a Suiza y trabajó como repartidor de carbón hasta que alguien le invita a hacerse cargo del Centro Español de Nion. Hablamos del año 72 que es cuando una persona que no tiene ni idea de cocina y, además, le importa una “higa” consigue que los suizos se enamoren de las tapas españolas y que se unan, en las aficiones, con el Real Madrid (club de sus amores) y el Barça.

A Antonio le llamaban el “Camacho español” porque jugaba en el equipo local y levantaba pasiones. Si jugaba bien, le pagaban. Si jugaba mal, le pegaban. Como para tomar nota con lo que se hace ahora en el deporte rey.

Antonio tiene nostalgia y una ausencia: Cristopher, su hijo. Vuelve a España con los mismos conocimientos de cocina y de bares que tenía en los que levantó en Suiza. Ninguno. Pero amigos, el trato con las personas y el amor que irradia rompe hasta les murallas del mítico Jericó.

Trabaja como vendedor de calzados en los mercados durante siete años. Vendía zapatillas de deporte y su especialidad era conseguir los números del 52 para arriba que nadie tenía.

En el campo de fútbol del Callosa, y a pocos pasos del cementerio municipal, se alquila un local, más bién “una cuadra” que Antonio quiere levantar. No tenía mucho que perder. El fútbol, una vez cada quince días. En el cementerio, nadie se queja.

Poco a poco reforma “la cuadra” y la convierte en un bar donde están los mejores salazones. Las conservas más selectas, quesos, embutidos, montaditos, navajas, los vinos comunes para tomar y los clientes más fieles del mundo… y los que más deben, porque, como dice Antonio, “estoy cansao de apuntar, apuntar y apuntar”.

El día que estuvimos con él, tenía una lista en la pared con la relación de clientes y lo que debían (la quitamos para la foto). La presencia de la lista no intimidaba a los clientes que siguen siendo fieles… ¡puñetas!

Para más inri, les digo que el conjunto de mesa y sillones más feo del mundo está en este local.

Que hablen las imágenes.

5b_bocaditos_160330_04

También, en este local, está una de las parejas más geniales del mundo. Antonio y Antonia, se casaron el día 23 de diciembre y el 24 ya estaban abiertos de nuevo.

Si van por Callosa de Segura, saluden a Antonio y Antonia de nuestra parte. Les harán felices.

5b_bocaditos_160330_01

El Levantapasiones es una de las tapas más originales de la misma ciudad de Callosa de Segura.

En el Bar Manolín se preparan para arreglar los cuerpos después de las noches de vigilia y de la satisfacción de que todas las Cofradías de Semana Santa hayan salido a las calles realizando su estación de penitencia.

Una “en taza” levanta al espíritu más caído. Es una pelota contundente dentro de un caldo de cocido que, rociado con limón, despierta al más dormido. Inigualable.

Una vez toreado el “primer morlaco” podemos pasar a un “platito” de jamón cocido aderezado de especias y con el chorrito de aceite y limón. Para acabar el momento, nada mejor que un plato de callos de esos que, cuando te los comes, no puedes despegar los labios.

Buen vino y mejor atención.

Sirva este escrito como homenaje a todos los bares de todos los pueblos de España que conservan, mantienen y cuidan las tradiciones que nos hacen diferentes.

Cambien el nombre de Callosa de Segura por cualquier otro pueblo y todos seguiremos estando orgullosos de nuestras raíces gastronómicas.

Artículos en imágenes

0 comentarios en El bar donde más deben sus clientes. El sillón más feo del mundo. El levantapasiones y otras cosas que contar.

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido