Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

170925-bmw-engasa

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Erajoma,”el recuerdo era su ausencia”

José Antonio López
“El recuerdo de nuestros padres era su ausencia” Tal y como suena.

Tal y como es.

Joma, una cervecería, lugar de tapas, de reunión y distracción nace en 1978 en un enclave único y no elegido. Estaban ahí dos emprendedores, como se les llama ahora, que tras trabajar como “burros”, como se les llamaba antes, deciden montar un negocio por su cuenta y cumplir con el noble deber de dar de comer y beber… bien a quien requiera de sus menesteres.

A un lado, Tabacalera. Enfrente el cuartel de Policía, a los otros lados, miles de amigos que compartían días normales, de fútbol, junto al Mestalla y alguna tertulia de toros donde más de un maestro, tras la faena, acudía a degustar, en el silencio del dueño y en su complicidad, momentos de gloria más allá de la plaza, que no sólo el redondel, el rectángulo o el cigarrillo eran motivos de silencios y aplausos compartidos.

Joma tiene sus tiempos de gloria hasta que alguien requiere que cambie de nombre. Nada más claro. Lo que era antes será siempre.

Erajoma nace cuando tiene que nacer y sigue los pasos de Ramón y Juan Carlos. Son la generación que sigue, orgullosa, a sus antecesores Ramón y Juan Alonso que se conocen en el mundo de la hostelería cuando Juan decide venirse a Valencia desde su Cuenca natal para trabajar en hostelería.

“En aquella época se valoraba mucho la unión y el respeto a las personas. Si alguien, que venía de fuera, era bueno, se pedía que trajera a su familia para seguir confiando en ella”.

Estoy con Ramón, tranquilo, en una tarde que se presumía tranquila y fue todo lo contrario. Me sorprende la profundidad de su pensamiento, más que nada porque hay quien lo oculta y él, hace todo lo contrario… pero con humildad.

“Mi familia es valenciana. Mis recuerdos son de un establecimiento donde se disfrutaba y trabajaba a tope…”.

Juan Carlos, interviene… “Eso era trabajar. Creo que no dormían. Comparaban, limpiaban, acondicionaban, guisaban, servían y sonreían… el trabajo de nuestros padres nos abre el camino a la perfección… poco a poco, paso a paso”.

Ramón habla de ausencias… y satisfacciones. Está junto a Juan Carlos y sabe que son como una moneda con su cara y con su cruz, pero son, al fin y al cabo, moneda, que es lo que tiene valor.

“Hemos aprendido hostelería en la escuela de los bares. Nos hemos quemado en las planchas y hemos aprendido a servir al cliente, nuestra razón de ser, lo mejor posible. Aunque tengamos clientes amigos, hay algo importante, muy importante, y es no perder el respeto”.

Me encuentro con un Ramón dispuesto a discutir sobre los silogismos y con un Juan Carlos dispuesto a disfrutar de la discusión y hacerla jocosa.

Me perdonen.

Erajoma cambió su fisonomía no hace mucho tiempo.

“Llegó un momento en que no había más remedio que ponerse al día y eso es lo que hicimos”.

Y en ese cambio encontramos un local mucho más acogedor donde la barra, las barras “altas” y el comedor, se juntan para crear un ambiente único, acogedor y familiar a la vez que íntimo.

Hay un comedor o espacio especial del que hay que disfrutar.

Pregunten.

“No hemos querido cambiar nada de la carta porque no nos dejan. En todo caso añadir algo que es bien recibido pero, te recuerdo, que formamos parte de esa maravillosa generación a la que identificaban por algunas de sus creaciones”.

Y así sea a la vista de la imprescindible sepia con mahonesa, la reina de las tapas; la sepia a la plancha, la ensaladilla rusa, los chipirones, huevas de sepia y las clóchinas, el entrecot de buey, el solomillo con ajos tiernos y el cochinillo con salsa de café.

Y prepárense para los postres caseros cien por cien, el tiramisú, la tarta de queso y el flan, obra de arte.

Desde las 07:00 h de la mañana, este templo está abierto.

Erajoma, para desayunar, almorzar (desde 6€), comer a lo grande (desde 20€) y pasarlo realmente bien.

En el tiempo que hemos tenido la entrevista (que repetiré con Ramón) he tenido la gran satisfacción de compartir momentos con José, Andrés, Roberto (el peque), Cristian, Daniel y Samuel… si me olvido de alguien… perdón… “no te puedes imaginar, amigo, el grado de compromiso que hay en este proyecto” y así lo digo y escribo .

Erajoma está en la Plaza Reyes Prosper, 7 (junto al Mestalla) su teléfono de reservas es el 963 601 075. No llamen los martes que cierra. Por descanso.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Erajoma,”el recuerdo era su ausencia”

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido