Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

170925-bmw-engasa

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Galanga Bar. Estaban todos

J.A.L

Ya llevaba unas semanas de “rodaje” y no porque el equipo lo necesitara, profesionales a tope y a prueba de bombas, pero sí le hacía falta a las instalaciones fogones, detalles, iluminación, etc. que se han creado, exclusivamente, para este nuevo local.

Todo en marcha y, a pesar que fue día de lluvia, “no cabía ni un alfiler”, y eso que el local es amplio como para albergar a varios equipos de fútbol (lo digo por la proximidad del Mestalla).

Hablamos de GALANGA (jengibre para la otra parte del mundo), situado en la emblemática bifurcación de la avenida Aragón y la calle Chile. Siempre, al menos desde que un servidor recuerde, ha habido un establecimiento que ha sido lugar de “quedar y disfrutar”. Por su ubicación y porque siempre hay sol y sombra que le cobije.

Julia, Luis y César, de amplio historial y reconocida solvencia en el mundo de la hostelería, pusieron, hace tiempo, sus ojos en esa maravillosa y casi irrepetible esquina. Llegó el momento de poder acceder a ella y no dudaron ni un minuto.

No ha sido fácil, es la verdad, porque estos empresarios querían dotar, al nuevo establecimiento, de una serie de posibilidades que no había tenido hasta ahora. Había que empezar de cero y eso fue lo que hicieron.

Todo fuera.

Galanga es una cafetería, un restaurante, un lugar de copas y un sitio donde cenar de maravilla, pero, sobre todo, es un sitio de reunión y de amistad donde se puede disfrutar de la gastronomía y del placer de la conversación.

Nadie molesta a nadie.

Desde primeras horas de la mañana, abre sus puertas Galanga y se nota el aroma a la bollería y al pan recién horneado. Atrae. Seguirá con su atractivo durante todo el día ofreciendo unos atractivos almuerzos, unos aperitivos excelentes, unas comidas a elegir entre menú y carta, unas meriendas estupendas y unas cenas de esas que se recuerdan. En medio, la tremenda selección de licores que hacen la delicia de cualquier entendido en ginebras, güisquis selectos, ron de importación y así hasta donde su mente le pueda llevar.

Y para todo esto, Julia, Luis y César se han rodeado del mejor equipo de profesionales cuyo valor, además de su oficio, es la eterna sonrisa y el deseo de servir.

El interior de Galanga es diáfano, blanco, limpio, espacioso… Cuando cae la tarde se transforma en acogedor e íntimo. Mesas cómodas y asientos como “para quedarse a vivir”. Comodidad en su mayor acepción.

Fuera, en esa mítica esquina, se encuentran dos terrazas espectaculares, que se calientan con el sol del día y el “acondicionamiento” de las noches. Puede elegir entre cubierta o al aire libre. Sea cual sea su elección, la verdad es que dejar pasar unos minutos en el local o en las terrazas le va a liberar de muchas preocupaciones y dibujará en su cara esa sonrisa que borra muchas veces el devenir diario.

La oferta gastronómica es muy amplia y selecta. Se nota la experiencia de los profesionales y, sobre todo, los años de rodaje en sus otros locales que funcionan a tope. Dar al cliente, simplemente, lo que quiere. Servicio, calidad, respeto y mucha ilusión.

Probamos, en su momento, la ensaladilla rusa con mahonesa wasabi, un pulpo de esos que se merecen tener más de ocho patas para disfrutarlo más. El pez mantequilla con boletus y gamba roja… extraordinario y cuidado. No se olvide de las croquetas en todas sus variedades… buenas, simplemente buenas, que ya es bastante.

En vinos y cervezas, la enorme variedad a la que nos tienen acostumbrados, en este caso, César y Luis. Las que quiera y como las quiera.

No quiero olvidarme de la excelente selección de salazones, de las puntas de solomillo ibérico, de las mollejas de cordero con salsa de higos y vinagre de Módena, de los buñuelos de caballa y aceitunas negras con mayonesa de yuzu… En fin, carnes, pescados, pasta, ensaladas y unos postres para que, en su conjunto, se convierta, un día normal en uno extraordinario.

Tendrán que probarlo.

Galanga Bar está en el chaflán de la avenida de Aragón, 20. Su teléfono de contacto es el 963 36 01 22.

Que lo disfruten.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Galanga Bar. Estaban todos

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido