Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Historias de comer y jugar

David Blay Tapia

Dicen que los deportistas sólo comen pasta y pescado, pero en realidad en los menús que eligen fuera de su dieta habitual es donde se forja su carácter, se realizan alianzas y se celebran sus logros. No hay deporte sin gastronomía. Y aquí descubriremos sus pequeños historias... y sus pequeños pecados culinarios.

¿Dónde se cena para cerrar un fichaje?

La gastronomía ha jugado un papel fundamental en los grandes fichajes del mundo del fútbol. Contratos cerrados en torno a mesa y mantel y largas sobremesas. Todos los secretos de las salas que más fútbol han acogido de manera silenciosa, en reservados que de hablar hubieran sido capaces de fastidiar alguna operación importante.

De la moto a los callos: el amor según Sergio Gadea

Cuando uno es deportista de élite, vive solo desde los 18 años, gana lo suficiente para darse caprichos y pasa fuera de casa 150 días al año, tiene dos opciones: aprender a cocinar o alimentarse peor y más caro saliendo a comer a diario.

Un pilotari con sangre de horchata

Existen tres tesoros escondidos (y a veces marginados) en la ciudad de Valencia: el all i pebre, la horchata artesanal y una partida de pilota en el Trinquet de Pelayo. Si le preguntas a cualquier turista extranjero (y a alguno español) por ellos, el 90% te mirará con cara de ¿qué me estás contando?. Tino aglutina dos de ellos, pilotari y también horchatero.

La nueva música de la cocina valenciana

No se puede aspirar a que aparezcan nuevos Ricard Camarena o Quique Dacosta cada cinco años, como no puede pensarse que saldrá un Messi cada 10. Las experiencias, el poso y el talento no son escalables y números uno siempre ha habido pocos y contados.

No puedes alimentar igual a Negredo que a Alcácer

Vengo a escribir de un joven que dejó de hablar de nutrición en plural y empezó a valorar con empatía las necesidades de cada deportista. Que dejó de asociar la nutrición deportiva con botes de gimnasio y exilió el concepto “pechuga-lechuga”.