Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Historias de comer y jugar

David Blay Tapia

Dicen que los deportistas sólo comen pasta y pescado, pero en realidad en los menús que eligen fuera de su dieta habitual es donde se forja su carácter, se realizan alianzas y se celebran sus logros. No hay deporte sin gastronomía. Y aquí descubriremos sus pequeños historias... y sus pequeños pecados culinarios.

Lucir un relojazo o presentar un libro para niños

Es muy sencillo para los triunfadores recibir propuestas de marcas: cualquier producto quiere asociarse a los vencedores, aprovechar la ola de euforia existente para incitar a la compra por impulso.

El arroz rojo que no pudo ganar una Euroliga

El arroz rojo del restaurante Azahar de Valencia era el alimento por el que peregrinaban deportistas de élite de la ciudad del Turia, desde el Valencia hasta el histórico Ros Casares.

De la defensa del Villarreal a Estrella Michelin

Muchos son los deportistas de élite que prueban suerte con el mundo de la gastronomía. Por la facilidad para entender el negocio, por la frecuencia con la que visitan los más boyantes o por la ‘escasa’ inversión (para sus bolsillos) que supone una aventura de estas características.

Cuando Björn Borg pasó del bocata de magdalenas al arroz del Club de Tenis Valencia

David Blay Tapia Existen, pese a que Valencia debería ser el paradigma del plato más internacional de su gastronomía, muy pocos lugares en la ciudad donde comer una buena paella. Porque no es lo mismo comer un arroz que una paella. Y, posiblemente, porque esta receta siempre ha presidido las mesas familiares los domingos y […]

Fútbol de Feijoada

Ha habido dos grandes épocas del fútbol sala en Valencia: la que hizo despuntar un deporte de nueva creación merced a la fuerza de la gran discoteca de aquel momento (Distrito 10) y la que, después de un inmenso trabajo de cantera, acabó por llevar a unos chavales a ganar una Copa y jugar la final de la Liga.