Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Horizonte Candela

La bodega más antigua de Yecla, Murcia. Una denominación de origen que tiene en la Monastrell su alfa y omega. Y un templo consagrado al grato murmullo del vino que llena nuestras copas. ¿Nos acompañan en este viaje?

Texto: Rubén López Morán Fotografía: Fernando Murad
Naturaleza, tierra, arraigo, tradición, raíces, refinamiento, tiempo…. Nuestros vinos: Antonio Candela Belda. Barahonda, mi origen, mi familia, mi carácter, mis raíces…. Mi pasión: Alfredo Candela Belda. Dos hermanos y un horizonte. El horizonte que marcó desde su infancia una manera de ver la vida. Y que sintetiza la frase que recoge hoy el Cubo que levanta Bodegas Señorío de Barahonda en homenaje a quien la inculcó. <Trabaja como el que más, pero disfruta como nadie>: Antonio Candela Poveda. Su padre. Dos generaciones de bodegueros que recogieron el testigo de las dos que les precedieron. Las dos generaciones que se respiran con toda la fuerza que da la memoria en la bodega más antigua de Yecla: Desde 1925, Bodega Candela e Hijos.

El viajero roza sus paredes encaladas. Recorre sus estrechos pasillos. Topa con los antiguos conos de madera, con los depósitos de cemento, con las antiguas prensas, y el diverso material de elaboración y trasiego de antaño; se interna en una sala de barricas oscurecidas por el humo del tiempo. Y su enfermiza imaginación comienza a hacer presentes todos los recuerdos que Antonio desmiga para que el viajero no se pierda como Pulgarcito. Para que entre tanto pasado comprenda porqué él y su hermano decidieron un día dedicarse en cuerpo y alma a esto. A hacer unos vinos que hablaran de tierra, arraigo, tradición, raíces, refinamiento, tiempo, origen, familia, carácter… Barahonda.

Para llevar a cabo esta empresa decidieron levantar un templo. Un templo que se asienta desde 2006 en la comarca del Altiplano. En las tierras más al norte de la Región de Murcia. Una bodega construida a dos aguas, con materiales tradicionales, de líneas sencillas y simétricas, e integrada en un paisaje bajo la premisa de hundir sus cimientos en la misma tierra donde arraigan unos viñedos centenarios que la orlan por sus cuatro costados.

Caminar por Bodegas Señorío de Barahonda es admirar, comprender y compartir. Cuando uno atraviesa la nave de los depósitos de acero inoxidable, o la musical penumbra de la sala de barricas, o se sienta un ratico en la sala de catas, abierta de par en par adonde se “cocinan” los vinos, le entran ganas de ser y no parecer. De ser él también parte de ese todo armónico. Pero si los hermanos Candela tuvieran que dar techo a aquellos viajeros que aman la vida dejarían de ser bodegueros y se dedicarían a la hospitalidad. Quién sabe. Hoy en día no disponen de habitaciones, pero todo se andará, porque su quehacer destila una experiencia 360 grados del mundo del vino.

Con lo que cuentan los Candela es con un comedor y un cocinero que son toda una osadía. El viajero podría enumerar cada uno de los platos del menú que plantea el chef Cristian Palacio, que ha sido galardonado con un Sol en las Guías Repsol 2016 y 17 y premio al Mejor Jefe de Cocina Región de Murcia. Podría hacerlo como los créditos de una película de dibujos animados, porque al fin y al cabo de eso se trata: de que el paladar del comensal no sólo coma como dios, sino que se divierta como un niño al hacerlo. Si no, cómo se come la Herencia de Bugs Bunny, que no es otra cosa que ¡una zanahoria fosilizada en cal!; o el plato Pensando en las nubes, o el Cristal de Pepinillos y Sardinas, o el Fondo Marino, o…, o…, o… ¡Enhorabuena Cristian por convertir tu cocina en un patio de recreo para los sentidos! Unos sentidos que armonizan con los vinos que Antonio Candela selecciona para la ocasión: un blanco verdejo, un Barahonda Orgánico Monastrell y Syrah, y para llegar al clímax: el Summum 2015 Cepas de 70 años Monastrell. Tres de los vinos que son el fruto de un pasado que comenzó en 1925. Con Bodega Candela e Hijos.

DATOS DE INTERÉS
Visita Bodega: www.barahonda.com
Información: 968 71 86 96 / enoturismo@barahonda.com

Cómo llegar
Desde Valencia tomad la A7 dirección Font de la Figuera. Una vez en la Nacional 344, Yecla-Jumilla. Bodegas Barahonda: Ctra. de Pinoso. Km. 3 (c-3223).

Artículos en imágenes

0 comentarios en Horizonte Candela

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido