Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

170925-bmw-engasa

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Hotel Restaurante Plaza del Mercado

José Antonio López
Menos mal que el tiempo perdido se puede recuperar. Aunque sea en pocas ocasiones. En esta, se puede. Mi admirado Nacho, en su reparto de “collejas” ya me había asignado algunas cuantas por no haber visitado “uno de esos sitios que te encantan pero que, además, te sorprenderá”. Y es que Nacho sabe que nací junto al Mercado Central de nuestra Valencia y que amo, con locura, cada una de sus calles y sus comercios.

Mucho ha cambiado el lugar, pero, amigos, en la mayoría de las ocasiones, para bien.

Esas históricas calles han dejado paso a establecimientos hoy en día impensables, como El Caballo Blanco donde se vendían sábanas y demás o el horno de Enrique donde los estudiantes mendigábamos una barra de pan recién hecho con un chorro de aceite. Es lo que había y lo había de mano de un ángel como era Enrique en el horno del Trench.

Hay muchas historias que, si me permiten, les iré contando, pero de momento…

Llego al final de la calle, esquina Trench con la Plaza del Mercado. Una terraza distinta. Pensada. Preparada. Negro sobre negro rompiendo con colores vivos que te llevan de fuera hacia dentro porque aquí, desde la terraza, te invitan a ver… lo que no ves. Y es una gozada.

Hotel Restaurante Plaza del Mercado.

Acabo de llegar. No quiero más “collejas” de Nacho.

Tres locales en uno. Abierto para que todo el mundo los vea. Tengo bar, restaurante, terraza y además hotel con un spa del que no saldría nunca.

Eugenio me recibe. Soy un cliente más. Ni me espera ni me he presentado. Eugenio es el responsable de todo y está en todo. Es un torbellino que ni el Vesubio puede parar. Nació en Italia. Vale, perdón, nació en el corazón de Roma.

Desbordante, atento, mágico, auténtico.

El establecimiento abre a las siete de la mañana. Aquí se puede desde desayunar, almorzar, tomar un aperitivo, comer, tomar copas y cenar y además, disfrutar de una gama de cócteles especiales que “te quitan el hipo”.

El hotel tiene 25 suites, asequibles a todos los bolsillos. Eso sí, reserve que lo tiene difícil como no lo haga. Pedazo de habitaciones y, aquí caigo, un spa para que lo disfruten todos aquellos que sean capaces de “volver a empezar”. Una preciosidad. Sin grandezas pero con un alma que para sí quisieran más de un establecimiento.

El sitio marca la oferta gastronómica. Frente al mercado, su cocina es de mercado. Fresca, sencilla y tradicional. Hay un mago detrás y un protagonista delante. Se llama Diego, ya les hablaré de él. El mago, me ha prohibido que le nombre, pero, el triunvirato consigue romper muchos esquemas.

“Tenemos lo que la gente nos pide. Cocina tradicional en la que empleamos los mejores productos manteniendo tradición y modernidad”.

Alegría ante una sepia con mahonesa, o la ensaladilla rusa, o las croquetas caseras, la fritura de pescado o el pulpo a la brasa. La despensa la tienen cerca. Frente a ellos.

Eugenio “trabajó” en Roma en el restaurante de su tío. “No he limpiado más vasos y platos en toda mi vida” y suelta una carcajada que te invita a secundarla e invita a empleados y clientes a participar de la alegría.

Grande.

Los estudios le llevaron al mundo de la informática y el marketing pero, la hostelería estaba ahí y volvió con su tío a “limpiar todas las truchas del mundo”. Aprendió y se buscó nuevos lugares.

Marcha a Inglaterra y trabaja a las órdenes de Gordon Ramsay. Esto se merece un capítulo aparte. Tanto que para vivirlo tendrá que pasar un tiempo, menos del que Eugenio empleó para marcharse de la hostelería. Mucho menos de lo que le costó volver.

Inglaterra, Roma, Barcelona y Valencia… estas mujeres valencianas… y aquí está con mis admirados de Vertical donde ejerció como sommelier y maître.

El resto, está aquí.

Y en su cocina hay una amplísima oferta gastronómica. Desde todo tipo de arroces a las mejores carnes, pescados del mercado y algunas delicatesen que te sorprenden como son las croquetas de jamón con almendras o un pollo al curry que “quita el sentido.”

Hay un menú diario de 14€ y comer a la carta parte de 25€. La verdad, el lugar y la oferta, valen la pena. Para los nostálgicos, como un servidor, por ver la nueva vida. Para los jóvenes para aprender y descubrir un pequeño gran capítulo de historia.

Llamen, para reservar. Teléfono 96 315 33 67.

ver ficha

Artículos en imágenes

2 comentarios en Hotel Restaurante Plaza del Mercado

Gastón 49 el 8 octubre, 2017 a las 3:22 pm:

Magnífico articulo

Koko el 8 octubre, 2017 a las 5:21 pm:

Un hotel emblemático en el corazon de Valencia, con un restaurante espectacular donde se puede saborear los mejores arroces y tapas de Valencia, no os podeis perder el visitarlo.

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido