Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Jaime y Cristóbal. Bar Nodo, desde 1984

10 mayo, 2018

J.A. López

La verdad es que no estoy muy seguro de que, por aquellos tiempos de 1984, cuando José Cañero, Pepe para los amigos, y María José, su “santa” que lo aguanta desde tiempos inmemoriales, inauguran el Bar NODO, en la calle Sorní, a la altura del 30, repito, no estoy seguro de que iba a tener la suerte de que su negocio continuara con éxito, en manos de Jaime y Cristóbal, sus hijos y por lo tanto, segunda generación.

NODO ha estado y está ahí. Ha sufrido una reciente reestructuración que lo ha hecho más luminoso y cómodo. Su oferta en tapas, almuerzos, comidas y cenas es realmente atractiva. Pero hay más.

En la barra suele estar Cristóbal.

En el tiempo que le conozco nunca le he visto sin su eterna sonrisa. Rápido, vivaracho, eficaz, dispuesto a sonreír al “rosario de la aurora” y contagiando energía y “buen rollo” a quien se le ponga por delante.

Cristóbal es capaz de adivinar lo que el cliente va a tomar y, una vez que ha acertado, no se le olvida de plantear su oferta, en la próxima visita del parroquiano.

Jaime, amigos…  Jaime es la viva estampa de su cocina.

Es “grande” porque puede y quiere y, cuando despliega su abanico de viandas en la barra, unos y otros han de dejarse caer en la tentación de que su oferta culinaria es la mejor.

A la vista está el cocinero que hace honor a su oficio.

Jaime hace honor al conquistador de estómagos y cocina unas tortillas de esas que te gustaría adoptarlas. Las croquetas, el morro, el pulpo y demás, tendrán que ir a verlo.

Cristóbal y Jaime o Jaime y Cristóbal. El Bar NODO es un centro de alegría, tranquilidad y un paraíso para degustar buenos y sencillos platos. Buena bebida y mejor comida y, ante y sobre todo, una sonrisa eterna y contagiosa que te permite seguir admirando a la gente que, a pesar de la dureza de su trabajo, lo desempeñan con pasión y total entrega.

Cristóbal y Jaime son, hoy, nuestros AMIGOS ENTRAÑABLES. Con todo merecimiento.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Jaime y Cristóbal. Bar Nodo, desde 1984

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.