Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

170925-bmw-engasa

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Jesús Ortega entre dos jamones y una vela

José Antonio López
Y rodeado de un montón de amigos para celebrar el primer año de vida de El Colmado La Lola.

Frente a El Miguelete disfrutamos de una comida espectacular donde todo eran enhorabuenas y parabienes para este empresario que abrió, ya va para quince años, el restaurante La Lola y que disfruta, junto a toda Valencia, del primer aniversario de lo que siempre fue su sueño y que ha conseguido hacerlo realidad, el Colmado La Lola.

La tienda-restaurante-lugar de reunión-santuario de la amistad ha ido creciendo en su oferta gastronómica. Los mejores productos a un precio asequible para que todo el mundo goce del trabajo de selección y atención del equipo entregado del local.

Recordábamos, junto a Jesús, su ilusión por abrir una de esas “tiendas de barrio” tan añoradas. Aquella como la que tuvo su madre y que colocaba al joven Jesús en la puerta como el mejor reclamo ya que la “orondez” del crío llamaba la atención de propios y extraños.

Y seguíamos hablando de cómo eran las cosas en aquella época y bastaba con mirar alrededor para transportarnos a una época tan lejana. Aquí están las balanzas antiguas. Los jamones, los encurtidos, las conservas, las cervezas, los vinos, los vermuts… lo de siempre en el momento actual.

Y aparece en la mesa el plato de encurtidos con sus matrimonios, aceitunas y pebreraslos erizos al natural; las ostras frescas con salsa de puerro o gratinadas al queso o con granizado de manzana

“Que todo es producto valenciano. Que tenemos de todo y lo mejor”. Puntualiza Jesús.

Siguen las ortiguillas de mar, el jamón de cebo, la tabla de ahumados y las alcachofas de jamón y berberechos.

Todo genial y una demostración del buen saber y mejor hacer. Cristina se desvivió por los invitados. Jesús, disfrutó de un momento inolvidable de amistad.

Entre dos jamones, viudos de carne tras el atraco de los comensales, alguien sopló una vela por el cumpleaños.

Y que sean muchos más.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Jesús Ortega entre dos jamones y una vela

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido