Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

La casca de Reyes: el ‘roscón’ de los valencianos

4 enero, 2018

Mª Carmen González

Antes de la fuerte irrupción del Roscón, allá por los años 60-70, en tierras valencianas existía otro dulce típico que se comía el día de Reyes: la casca. Una especie de corona o anilla de mazapán que se regalaba a los niños y que durante mucho tiempo ha estado ‘dormida’, a la sombra del popular roscón, pero que desde hace unos años una serie de hornos y pastelerías de la Comunidad -también algunas instituciones como el Ayuntamiento de Gandia– se han empeñado en recuperar.

Un trabajo de recuperación que no es fácil, ya que la casca se encuentra con un gran competidor, el roscón, menos pesado que la casca de mazapán, suave y esponjoso, más barato y con rellenos variados que, además, juega con el efecto sorpresa a su favor, pues tiene un regalito oculto en su interior.

La casca de Reyes se elabora con almendra molida, azúcar, huevos, canela y raspadura de naranja y limón, y se puede rellenar de yema confitada, boniato o calabaza. Tras dejar reposar la masa unas horas, la casca se cuece en el horno. Normalmente este dulce tiene forma de anilla, aunque también se puede encontrar con forma de serpiente.

A diferencia del roscón, la casca no esconde ningún regalo, si bien los horneros suelen colocar en el círculo interior del dulce monedas de chocolate, peladillas, golosinas y baratijas. Lo habitual es que el padrino regalara estas cascas a sus ahijados, casi siempre dentro de una bonita caja. Así, las cascas se hacían de diferentes tamaños, en función de la edad del niño: las más pequeñas eran de unos 50 gramos, que subían a 100 cuando el pequeño tomaba la Comunión.

El origen de la casca es incierto. Sus ingredientes hacen pensar en una raíz árabe. Las primeras referencias escritas, según el Ayuntamiento de Gandia, uno de los impulsores de la recuperación de este dulce, datan del siglo XV. Así, Roís de Corella y Jaume Roig aluden a él en sus obras. La receta, por su parte, aparece escrita en el Llibre de Coch, de 1520.

Será en el siglo XVIII cuando, presumiblemente, esta casca se identifique con los Reyes de Oriente y comience una tradición que se verá frenada en los años 60-70 con la irrupción del roscón, un dulce llegado presumiblemente desde Francia.

En los últimos años, una serie de hornos valencianos se han empeñado en recuperar este dulce típico valenciano y han comenzado a elaborarlo en sus obradores con, por cierto, bastante buena acogida.

También el Ayuntamiento de Gandia se ha propuesto recuperar esta tradición dulce del día de Reyes. Así, el pasado año organizó el primer concurso de ‘Casques de Reis’, donde se premiaba tanto la buena elaboración del dulce como el diseño de sus cajas.

180102-wset

Artículos en imágenes

0 comentarios en La casca de Reyes: el ‘roscón’ de los valencianos

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.