Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

La Esencia de un pueblo ‘engullido’ por la ciudad

21 diciembre, 2018

Jaime Nicolau

Recuperar el alma de un pequeño y tranquilo pueblo construido a base de alquerías, calles estrechas y adoquinadas, fachadas blancas y una tranquilidad que pocos imaginarían a sólo unos metros de la gran ciudad y a la vez aislado de ella. 

Parece un sueño inalcanzable, pero no lo es. Ha ocurrido, a través de la gastronomía y el buen gusto, en la pequeña pedanía de Beniferri. Apostó por ello hace más de década y media Carmen, aunque el local tenía otro nombre. Después llegó Manu y aportó su experiencia en el mundo del vino. Y le siguió Nestor Oreiro, el chef, y la línea establecida comenzó a tornarse en un precioso lienzo que hoy adorna este pequeño pueblo rodeado por la ciudad. Y llegó Vivian y los vinos de Manu casaron de manera intensa con los platos de Néstor y la dirección en sala de Carmen.

Comer en Esencia es una experiencia inolvidable. Puede ir precedida de un pequeño paseo por Beniferri. Es remontarse a otro tiempo. Es el ejercicio perfecto para entender el por qué de Esencia.

Por ejemplo se puede empezar por unos snacks individuales en formato pequeño bocado pero enormes en intensidad que te dan la bienvenida a lo grande. 

Una croqueta de pollo a l´ast con curry y un tartar de atún rojo, como hemos probado pocos ahora que está tan de moda este plato. Podría seguirle perfectamente un foie al cacao con fartons, al centro. 

Le sigue en esta sinfonía dos entrantes inviduales: Alcachofas en tres texturas y toffe de remolones con mollejas de cordero. Éste último uno de los puntos álgidos de una experiencia de gran altura. 

Para el principal elegiríamos, por ejemplo, entre una carrillera de ternera con puré de calabaza y castañas asadas; corvina con costra de kikos y berenjena a la llama o arroz meloso de conejo al romero. Y todo rematado con una torrija de turrón de Jijona con helado de vainilla.

Si a esto le unimos la selección de Manu de Hacienda Solano, el proyecto de Toni Sarrión en Ribera del Duero y Finca Terrerazo 2016, el enorme bobal de Mustiguillo del propio Sarrión, perfectamente explicados y tratados en sala por Vivian, pues la experiencia acaba siendo inolvidable. Con Néstor brillando en los fogones con un ímpetu que engancha y Carmen dirigiendo la orquesta con maestría.

No descubrir Esencia en Beniferri es un pecado en la Valencia gastronómica.

Artículos en imágenes

0 comentarios en La Esencia de un pueblo ‘engullido’ por la ciudad

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.