Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

La trituradora

José Antonio López

Este espacio está dedicado a describir todas aquellas situaciones en las que callamos, en silencio, lo que queremos decir a gritos. Por mor de una falsa educación.

Los futuros cocineros

Esta vez son multitud o casi. Volvemos a vernos con los estudiantes de cocina de la Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo.

Inma (Palace Fesol)

Las vueltas que da la vida, Inma.
¿Quién te iba a decir que después de ver el trabajo de tu padre Manuel, que hizo posible lo imposible del buen servicio y mejor atención al cliente y a quien siguió tu hermano que no quiso perder la estela del buen profesional… quién te iba a decir Inma del Pozo que acabarías en la hostelería que tantas ausencias te dio en tu niñez y tantas satisfacciones en tu juventud eterna?

Letizia (Marvi)

Es especialista en poner las calles. Cuando muchos de los mortales están en manos de Morfeo, ella ya está enchufando la cafetera poniéndose el mandil y enchufando los fogones. Letizia no sabía, hace ya algunos años, que su nombre iba a dejar de levantar expectación. Letizia, “con z de Zaragoza” nadie se lo creía. Ahora le dicen, que tiene el mismo nombre que nuestra Reina y ella, simplemente, sonríe.

Débora. (Mala Hierba)

Desde Telde, en Las Palmas de Gran Canaria, vino volando Débora, una prometedora cocinera que ejerce su trabajo, y lo hace bien, en el Restaurante Mala Hierba, en la calle Vicente Sancho Tello.

Óscar Ollero. L’Estibador

Esta es la historia que se repite. Cuando alguien entra en un local que le atrae por la cantidad de elementos que captan su atención y mucho más si el local es el restaurante L´Estibador que está junto a la playa, rodeado de naturaleza y presenta unos ambientes que te llevan al cielo, deja de prestar atención a otros elementos, en este caso, personas, que trabajan muy duramente, para que su estancia “en su casa que lo es” sea inolvidable.