Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Las Viandas del Rey (y ahora de Alaquàs)

David Blay

Hay cocineros que, sin saltar al plano público ni querer postularse en él, han vivido situaciones extraordinarias que la clase media de su profesión probablemente no experimentará. Y, aun así, continúan situándose tras los focos, donde solo sus platos hablan por ellos.

Reflejan, además, un amor por su profesión que les confiere sencillez y gesto permanente de felicidad. Hacen lo que eligieron hacer. Sin tener que estar sujetos a más críticas que las de sus (muy asiduos) clientes. Valorando a los grandes, pero reivindicando que las mesas llenas a diario contabilizan por igual.

Jesús no tiene móvil. Partamos de esa base. Regenta junto a Alicia ‘Las Viandas’, en Alaquàs. Que, bajo la apariencia de un bar de toda la vida, ofrece lo que, de estar situado en Valencia, sería un peregrinaje obligado para los amantes de los menús bien elaborados y de buen producto a un precio más que asequible.

171115-senyorio-de-mestalla

Vayas cuando vayas, está lleno. De eso hace casi ya 10 años, cuando levantaron por primera vez la persiana. Con tres pensamientos claros: irse a la capital era inviable por costes y más aún por inconsistencia de la clientela; elegían una zona donde no solo las personas cercanas acudirían, sino que correrían la voz en una periferia industrial necesitada, y los arroces eran innegociables. Aunque su hacedor naciera en Barcelona y no llegara a la capital del Turia hasta los 19 años. No hay más que comerse uno seco de gambas y ajos tiernos y comprobarlo.

Pero su historia va mucho más allá. Iniciándose en la coherencia de alguien que no ha nacido en la tierra que hoy habita y que es consciente de que hay platos como el all i pebre que no ha mamado y, por lo tanto, nunca estará en su carta,.

Esto no le importó, sin embargo, a los Reyes Eméritos de España. O a altos mandos de la OTAN. O a presidentes y ministros de Defensa del Gobierno español. Porque su chef fue durante 20 años alguien que sacó su oposición para trabajar en la Capitanía General, que viene de una familia completa de hosteleros y que concretaba el menú de las cenas privadas con la señora al mando de estas disquisiciones.

Pero dar de comer a esta gente, haciendo día a día lo mismo en el mismo lugar (aunque los fines de semana colaboraba con el catering del ya desaparecido La Hacienda), no le motivaba lo suficiente. Y primero pidió una excedencia para montar un pequeño restaurante en la zona privada torrentina de Mas de la Montanyeta. De donde le acabaron echando, por cierto. Pero no por circunstancias negativas, sino porque acudía la gente en masa a comer allí y los socios se quejaban de que no tenían mesa cuando querían en su club.

Hoy financia los cambios que hace año a año en su restaurante con el flujo de caja, sin necesidad de endeudarse. Comparte opiniones y recetas con amigos que se sitúan en lugares como Melià, Husa o restaurantes de Formentera. Y refina poco a poco sus entrantes, escuchando lo que dice la gente que le visita a diario. 

Pero a algo no renuncia: cuando sale con su familia, le gusta comer bien y en cantidades aceptables. Y con esa filosofía recibe a aquellos que vienen a visitarle al pueblo. Que no es Valencia, pero tampoco necesita serlo.

171115-cerro-bercial

Artículos en imágenes

0 comentarios en Las Viandas del Rey (y ahora de Alaquàs)

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido