Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Los Escribanos narran con rojo vino

  • El Presidente de la Generalitat, Ximo Puig, el Secretario Autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, el Director General del Observatorio del Vino, Rafael del Rey, restauradores y prensa especializada han asistido al evento de presentación de un nuevo vino de gama alta elaborado por una de las bodegas socias de Anecoop Bodegas: Bodega Vinos de La Viña (La Font de la Figuera).

Jaime Nicolau
Antiguamente, se llamaba escribano al que por oficio público estaba autorizado para dar fe de las escrituras y demás actos que se desarrollaban ante él. El día y la hora estaba marcado en rojo en el calendario de La Viña de Anecoop. El incomparable marco de San Miguel de los Reyes y su enorme carga cultural debía hacer el resto. Así se ha presentado esta tarde Escribanos Cepas Viejas, el nuevo vino de la bodega valenciana que tiene detrás una bella historia que premia también el esfuerzo de los viticultores. Como señala Jorge Caus, enólogo de la bodega, “un proyecto surgido de algo más de 10 hectáreas, en el que hemos cambiado el modelo de retribución para el agricultor, incentivando que no sólo no se arranque ese viñedo viejo, sino que se mime de la manera más dulce posible. Pagando, –se atreve a señalar Caus–, el precio más caro por la uva que se haya pagado en la Comunidad Valenciana”.  O lo que es lo mismo, incentivar a aquellos viticultores que más cuidan las parcelas.

Tras una visita guiada al Monasterio, el Presidente de Vinos de La Viña, José Fita, ha explicado: El proyecto de Los Escribanos es una apuesta de la cooperativa por una viticultura sostenible, por preservar el viñedo más antiguo -viñas de hasta 60 años- de nuestro territorio, con el que hemos elaborado este vino. Expresa identidad de zona y carácter varietal autóctono.” “Es la apuesta por seguir siendo una bodega referente por la calidad y originalidad de sus propuestas”, ha añadido José Fita.

José Agustín Martínez, Director de La Viña, ha destacado de Los Escribanos que “es un vino con raíces históricas, pero también con perfil moderno, puesto que está destinado a nuestros consumidores actuales y, por ello, ha sido elaborado empleando las tecnologías más modernas”. Asimismo, ha hecho hincapié en la apuesta de La Viña por la obtención de buenos resultados “a través del esfuerzo en la mejora continua de la calidad y del servicio”.

Por su parte, el Presidente de Anecoop, Alejandro Monzón,  ha intervenido en nombre de la división vinícola de la entidad de segundo grado, recordando el estrecho vínculo que une a ambas entidades: “Anecoop Bodegas y La Viña llevamos 32 años de trabajo en común. Compartimos una misma visión y estrategia y eso se traduce en un crecimiento y una mejora de ambas entidades en todos los ámbitos. Gracias a socios como La Viña, con su esfuerzo, ilusión y profesionalidad seguimos mejorando, desarrollando una agricultura sostenible y competitiva tanto en el ámbito nacional como internacional”.

El evento ha comenzado con una visita privada al Monasterio y posteriormente, ha tenido lugar en la Iglesia el acto de presentación del vino, en el que han intervenido representantes de La Viña y de Anecoop Bodegas y que ha sido clausurado por el President de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig.   En este marco, Anecoop Bodegas y La Viña han contado con la participación de dos invitados y amigos de excepción: Xabier Gutiérrez, director del laboratorio de I+D del Restaurante Arzak en San Sebastián y escritor de novela negra, que ha presentado su nueva obra en uno de cuyos pasajes menciona otro vino de Bodega La Viña, el tinto “Icono Selección”, y Norrel Robertson, Master of Wine y asesor en el proyecto desde sus inicios. Más tarde y ya en el claustro,  Jorge Caus, director técnico de la bodega y Norrel Robertson, han realizado una cata comentada del vino.  Para finalizar el acto, los asistentes han maridado el tinto Los Escribanos con un cóctel basado en platos típicos de la zona de la Font de la Figuera, todo ello amenizado con la música de una banda de jazz.

Presentación Los Escribanos en San Miguel de los Reyes

Presentación Los Escribanos en San Miguel de los Reyes

Presentación Los Escribanos en San Miguel de los Reyes

Presentación Los Escribanos en San Miguel de los Reyes

Presentación Los Escribanos en San Miguel de los Reyes

Presentación Los Escribanos en San Miguel de los Reyes

El vino es un tinto elaborado a partir de uvas de Monastrell y Garnacha Tintorera elaborado de manera tradicional, alternando antiguas prácticas con técnicas más novedosas, siempre con el objetivo de potenciar ese carácter mediterráneo que caracteriza a los vinos de la zona. Y Escribanos Cepas Viejas llega con un pan debajo del brazo, pues cuenta ya con 91 puntos Parker tras la cata que Luis Gutiérrez llevó a cabo hace unos meses en la zona del sureste de la Comunidad Valenciana.

San Miguel de los Reyes
Con este nombre, no había mejor emplazamiento para esta puesta de largo. Este antiguo monasterio, sede actual de la Biblioteca Valenciana, acoge además la Academia Valenciana de la Lengua, la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas, el Registro de la Propiedad Intelectual de la Comunidad Valenciana y el Consorcio para la restauración, conservación y utilización del Monasterio de San Miguel de los Reyes.

El monasterio jerónimo de San Miguel de los Reyes se levantó en el siglo XVI sobre la antigua abadía mercedaria de Sant Bernat de Rascanya, gracias al mecenazgo del Duque de Calabria, virrey de Valencia. El edificio se comenzó en 1546 por el claustro sur, siguiendo planos de Juan de Vidaña y Alonso de Covarrubias, pero poco después de la muerte de su fundador, en 1550, las obras prácticamente se paralizaron.

No se reanudaron hasta la década de 1570, ahora bajo la clara influencia de El Escorial. Al atravesar la puerta de entrada nos hallamos directamente ante la fachada de la iglesia, una fachada-retablo renacentista enmarcada por dos torres y a la que se añadieron en la parte superior columnas salomónicas barrocas. El templo se construyó en las primeras décadas del siglo XVII con una sola nave, un gran coro alto a los pies, casi tan grande como el del Escorial, y una cúpula sobre el crucero. El monasterio tiene además dos severos claustros, rodeados por galerías de arcos sólo adornados por columnas adosadas y por balaustradas en la parte superior.

Vendido tras la desamortización, estuvo a punto de ser derribado, pero el ayuntamiento lo impidió. En 1856 fue destinado a asilo, y desde 1859 a los años 50 del siglo XX sirvió como cárcel, período al que le siguió un largo abandono. Hoy, felizmente rehabilitado, es la sede de la Biblioteca Valenciana.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Los Escribanos narran con rojo vino

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido