Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Luis Corbí: “Soñábamos con un gran blanco y Cimera lo es”

2 noviembre, 2018

Jaime Nicolau

En esta aventura del mundo del vino uno va encontrado personajes con los que, con una copa por medio, estaría horas y horas hablando. Porque muestran tal pasión por lo que hacen que merecen ser escuchados. Porque esa pasión engancha y es, a su vez, un enorme reto intentar transmitirla. Una de esas personas es Luis Corbí. Lee las farmacopeas porque que apasiona. En ellas el vino siempre ha estado presente. Es farmacéutico de profesión y especialmente de la formulación farmacéutica, y ha sido capaz de trasladar esa pasión de alquimista, de aquel que hace fórmulas magistrales, a un proyecto vinícola bien cimentado. Y es que Luis Corbí era hace una quincena de años un apasionado del vino como hay miles. Esa pasión le llevó a visitar zonas como Alsacia o El Ródano, de las que quedó prendadas. Lo mismo le ocurrió cuando visitó Fontanars dels Alforins, siempre como enoturista. Ese flechazo le hizo adquirir una pequeña parcela en esta zona productora de la Denominación de Origen Valencia. Tras muchas vueltas sobre qué hacer con ella, dejándose aconsejar por sus ilustres vecinos de zona, trazó en su mente un proyecto que poco a poco ha ido haciendo realidad: hacer una bodega diferente que sólo elaborase vinos blancos con las variedades Riesling y Viognier por bandera, acompañadas de la autóctona verdil. Pero no vinos cualquiera, vinos expresivos y de guarda, aprovechando lo mejor de aquellas uvas, cuidándolas como quién mima un jardín, y uniéndolo a las excepcionales condiciones de la Vall dels Alforins.

5barricas.– ¿Cómo ha evolucionado Clos Cor Ví desde que hace 5 años presentara su primera añada de vinos blancos?

Luis Corbí.- Pues han pasado 5 años. Recuerdo que hicimos una comida en Entrevins, en el restaurante que regentaba Guillaume Glòries. Hicimos un maridaje muy audaz desde el salmón hasta una hamburguesa de pato. Si te fijas en aquel evento, Guillaume Glòries nos fue guiando dejando entrever lo que quería ser Clos Cor Ví. Un viaje hacia otra manera de tratar los vinos blancos, intentando hacer un vino blanco gastronómico. Nos queríamos apartar del concepto de fresquito y tapeo y virar hacia vinos complejos, con cuerpo, con grasa. Y el mercado nos ha dicho con el tiempo que era acertado. Era arriesgado. Había colegas que se iban riendo por debajo del bigote diciendo este tío está loco. Y augurándonos poca vida (sonríe). Pero al final ese Viognier y ese Riesling se han ido abriendo paso. Hay que tener en cuenta que plantamos en 2007. En 2013 hicimos el primer vino. En 2014 hacemos la bodega. Durante este tiempo hemos ido haciendo selecciones de parcelas dentro de las 5 hectáreas de vinos que resultaban diferentes. El Moscatel lo injertamos a Verdil, el Viognier es extraordinario y el Riesling muy noble. Íbamos haciendo pruebas y creo que ya estamos en la línea que queríamos. Siempre cuidando el viñedo como un jardín. En 2015 metimos barrica. Vimos posibilidades de Coupage entre el Viognier y Riesling de las mejores parcelas, y ello ha dado como resultado el Cimera que acabamos de presentar y al que Peñín ha otorgado 92 puntos. Intuíamos que había un gran producto y lo había. Es el vino que teníamos en la cabeza cuando en 2007 decidimos meternos en el sector. Nuestra guía era la excelencia. Somos ecológicos no por un trámite, sino por coherencia. Mimamos la planta y al consumidor final. Sólo arreglamos los vinos con arte.

5barricas.- Poco más de 1000 botellas de Cimera…

Luis Corbí.- Somos muy prudentes. El mercado es el que nos marca el camino. El proyecto es difícil de entender y queremos ir conquistando poco a poco y siempre basados en la calidad. Vamos reinvirtiendo poco a poco, con tecnología, grupo de frío, hemos inertizado la prensa… Y todo para tener un vino largo. Esta primera añada creo que dentro de 7 años tendrá cosas qué decir. Lo curioso es que hemos tenido desde japoneses a nórdicos, que han entendido el proyecto mucho mejor que en Valencia.

5barricas.- ¿Cómo decide un farmaceútico, formulador, meterse en el mundo del vino?

Luis Corbí.- No es racional. Es una razón de corazón. Me entusiasmaba el vino y compré una parcela de unas 7 hectáreas. Estábamos rodeados de grandes enólogos de enormes tintos en la zona. A la vez yo me rebelaba contra eso de que los blancos fueran un poco el hermano pobre porque en las zonas que visitaba en Francia, por ejemplo, lo trataban con una elegancia extrema y funcionaba. Y de todo aquello sale esto. Sabíamos muy bien lo que queríamos porque no podíamos ser uno más. Y no ha sido nada fácil pero empezamos a estar muy satisfechos con los resultados.

5barricas.- ¿Qué parcelas del vino tienen conexión con el Luis Corbí farmacéutico?

Luis Corbí.- El mundo del vino está absolutamente relacionado con la farmacia. Desde las farmacopeas españolas del SXVIII hay continuas apariciones del mundo el vino. Yo soy formulista, es decir, hago fórmulas magistrales. Y observas que efectivamente el vino siempre se ha utilizado como vehículo disolvente para sustancias que no eran solubles en agua. El vino quinao para los que no querían comer, o la quinina para tuberculosos. Para diversas enfermedades está presente. Nuestra formación es ciertamente científica y estamos trabajando en controlar la oxidación del vino. Es un factor clave. Nosotros tenemos estudios efectuados para reducirla y estamos trabajando con una Facultad de Análisis con un estudo Redox (reducción de oxidación) aportando datos concretos que nos permiten ir trabajando sin intuición, demostrándolo.

5barricas.- ¿Entonces el vino es salud?

Luis Corbí.- Nosotros intentamos argumentarlo y demostrarlo. Es tiempo. Estamos trabajando en este sentido. Y, como dicen los abogados, hay caso. Es importante porque los desajustes en la salud de lo vinos blancos está en este punto. En esas estams, pero claro que el vino es saludable. Y vamos a llevar esa especulación a resultados. Es poco romántico pero es esencial. En la química moderna hay trabajo por hacer con el vino, sin duda.

5barricas.- ¿Y cuéntanos más concretamente qué se va a encontrar el consumidor en Cimera?

Luis Corbí.- Durante años hemos buscado el coupage idóneo para lograr un gran vino. Sabíamos que tenían que ser viognier y riesling. En este caso es un 50% de ambas. La uva la cogemos a mano, va a una cámara que baja la temperatura para evitar la pérdida de aromas. Al día siguiente se produce una maceración prefermentativa de ambas variedades por separado, procedentes de parcelas y terrenos muy concretos. Hay parcelas calcáreas, arcilloso y con limo, estamos en la parte baja del valle. Es un terreno especial y hay zonas que son mejores. Hacemos una crianza en lías finas y de ahí a barrica. Pasan 5 meses separados y cuatro en coupage. Es un vino gastronómico, diferenciador, rompedor de moldes y prejuicios. Es un vino para comer y largo. Está embotellado desde mayo y aún no ha salido al mercado porque necesita botella. Es un gran blanco de guarda. Estamos muy satisfechos. Seguiremos trabajando para mejorar obviamente, pero en sólo 5 años lograr vino de esta categoría nos hace pensar que tenemos recorrido.

 

Artículos en imágenes

0 comentarios en Luis Corbí: “Soñábamos con un gran blanco y Cimera lo es”

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.