Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Maipi: ¡Que viva la diferencia!

2016-08-15-PHOTO-00000006

J. A. López

Este, amigos, es otro de esos lugares que su parroquia guarda como oro en paño para que no lleguen avalanchas que le obliguen a cambiar, aunque, conociendo a sus dueños, estos no cambian ni aunque les maten. Que viva la diferencia.

MAIPI se inauguró en 1983 y desde entonces, no ha fallado ningún día de servicio. El local es una preciosidad de bodega que te traslada al año de su fundación. Una barra no muy grande, cinco mesas y unos treinta metros cuadrados. La cocina, arreglo al tamaño del local. Si vienes pronto, me refiero a fuera de hora, es posible que no te dejen entrar, la única razón es que están preparando un genial escaparate con todos los productos que acaban de comprar y además han de producir todo lo que elaboran en casa, en las propias mesas del local.

Hay que esperar o venir a la hora, porque además, en MAIPI se sienten orgullosos de su “exposición” y no están dispuestos a poner las cosas de cualquier manera.

Gabriel Serrano, GABY, es de Requena, como su mujer  PILAR, ellos son los artífices de esta maravilla de local que, además de ofrecer una magnífica gastronomía, te sorprende con la lección de historia que contiene cada una de las fotos que llenan las paredes.

2016-08-15-PHOTO-00000009Gaby nunca quiso ser hostelero y mucho menos desde que, siendo pequeño, le estalló uno de esos sifones antiguos. Vale, tener una tienda de alimentación de esas de 24 horas al día y 365 días al año, vale, pero bar… nada de nada. La familia regentó EL MESÓN DEL VINO EN REQUENA.

Pero como nunca se puede afirmar rotundamente nada, PILAR apareció en la vida de GABY y acabaron montando MAIPI. Normal. PILAR sí venía del mundo de la hostelería y conocía todos los trucos para sorprender a propios y extraños, entre ellos, mantenerse fiel a sus conocimientos culinarios ancestrales ofreciendo lo mejor de lo mejor junto con una atención y un servicio impecable.

“Me dolió entrar en la época del microondas, pero no nos ha afectado demasiado, solo lo justo”.

GABY mantiene que tiene que sorprender, todos los días, a sus clientes. Son parroquianos que se lo merecen y vale la pena hacer el esfuerzo para que sean felices.

Mientras hablamos PILAR está preparando unas albóndigas de bacalao que merecen un aplauso. “Una a una, como debe ser. Mira si he hecho en esta vida, que, a ojo, no me paso un gramo de una a otra”.

GABRIEL está colocando las cigalas, las gambas, las cañaíllas y todo lo demás que, juntos, parecen cobrar vida dentro de un espacio idílico.

Le dejo un momento mientras miro las fotos…”…El fútbol es mi pasión y les he apoyado a todos. He tenido la satisfacción de tener a todos los más grandes en mi casa desde Di Stéfano a Luis Aragonés, pasando por todos los que hicieron de ésta, su casa y su lugar de tertulia. Venían. Jugaban y volvían a venir”

Quedo para que un día me cuente anécdotas, pero ahora, que los clientes llaman a la puerta, no es el momento.

Artistas, escritores, pintores… siguieron las enseñanzas de sus amigos los futbolistas y se concentraron y concentran en MAIPI.

“Son muchos años trabajando con responsabilidad y mucho sacrificio. Mi cocina la traigo y preparo cada día. Hay lo que hay y cuando se acaba hay que esperar a otro día”.

2016-08-15-PHOTO-00000007Y te ofrece los inigualables platos de cuchara de PILAR sin olvidar sus arroces. El cabritillo al horno. El sencillo pero delicioso pollo al horno. El cordero, las “mavites” de cerdo. El ajoarriero, la ensaladilla rusa. La gran variedad de croquetas… y todos los mariscos “vivos” que te puedas imaginar. No olvidar la merluza y otros pescados fresquísimos.

Todo rodeado de amistad, amor, saber hacer y sobre todo… humildad.

No tienen menú pero puedes comer, perfectamente, a partir de 15€.

2016-08-15-PHOTO-00000008-2Y algo muy importante. No tienen microondas ni congelador.

Todo empieza y se acaba en el día.

Y me despido de GABRIEL, de MARÍA PILAR y de la heredera ESTHER. He pasado un rato genial con ellos y desde ahora, cuentan con mi admiración.

Prometo volver.

MAIPI está en Maestro Serrano, 1. En Valencia. Su teléfono es el 96 373 57 09.

Ya me dirán.

Artículos en imágenes

Un comentario en Maipi: ¡Que viva la diferencia!

José vte el 14 enero, 2018 a las 10:03 am:

Estuvimos anoche, fue la primera vez y por supuesto no será la última os lo aseguro. Sencillamente fenomenal.

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido