Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

170925-bmw-engasa

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Mario Sandoval triunfa con su menú gastronómico en el Parador El Saler

José Antonio López

Hacía más de dos años que no había vuelto al Parador de El Saler. Este lugar forma parte de un trocito de mi vida en el que descubrí cómo ser feliz en soledad o en compañía. El gran Paco Gil me llevó a conocer uno de los mejores campos de golf de Europa y con él, unas instalaciones que eran y son, ahora más, admiradas en todo el mundo.

Un enclave privilegiado y unas instalaciones que dan satisfacción a cualquier tipo de demanda. Grandes y pequeños, familias y solitarios, encuentran en el Parador de El Saler, todo lo que necesitan…e incluso más.

Tenía respeto a volver a entrar. Una vez conocido lo nuevo, me negaba a salir.

Francisco Contreras, director regional Este de Paradores, nos dio la bienvenida desde una de las terrazas del Parador. Verde y azul. Marrones y vida. El verde del campo de golf, el marrón de la arena, el azul del mar y el cielo. No creo que los valencianos seamos conscientes de lo que tenemos a unos pocos kilómetros de la ciudad.

Recorrimos las instalaciones. Desde lo más profundo de la “sala de máquinas”, las cocinas, la lavandería, las zonas de servicios…hasta lo más visible como son sus grandes terrazas, su piscina, su salas de relax con jacuzzi y masajes, las habitaciones enormes y dotadas hasta del más pequeño detalle y sus restaurantes.

Impresionante.

Y lo mismo digo de un servicio atento y ocupado, que no preocupado, porque la estancia de sus visitantes sea lo más placentera posible.

El restaurante es impresionante. Una primera parte está dedicada a un buffet de esos que añoramos cuando nos hemos marchado de allí. No sabes qué elegir ni por donde empezar. Hay de todo y para todos. Arroces, mariscos, carnes, pescados, ensaladas, frutas…piense en algo que le apetezca y, seguro, que está allí.

Producto fresco y elaborado al momento.

La otra parte es la dedicada al servicio de carta.

Y es aquí, donde unos pocos privilegiados, compartimos mesa y mantel con Francisco Contreras y el apoyo de Alfonso Clemente y su equipo.

Con motivo de la llegada del verano y “con el fin de promocionar la cultura y gastronomía de nuestro entorno”, el equipo gastronómico de Paradores presenta una experiencia gastronómica única de la mano de Mario Sandoval“. La nueva propuesta estival arranca con la vista puesta en los 24 restaurantes Especia de la cadena, que se caracterizan por ofrecer a sus clientes un servicio a la carta, personalizado y con gran atención a todos los detalles.

Y comienza el recorrido por la cocina española que no es, ni más ni menos, que una selección de recetas “que quiere trasmitir los valores de la cocina de Paradores, la regionalidad y las bases tradicionales de nuestra gastronomía, la cocina clásica, y aunarla con aires de modernidad incluyendo algunas elaboraciones en tendencia junto a recetas muy tradicionales de la cocina española”.

Y comenzó el festín con Saam de manita de cochinillo:  un aperitivo donde degustamos una hoja de lechuga rellena con manitas de cochinillo guisadas con azafrán.

Taco de perdiz en escabeche. Una especialidad de la cocina castellana. Se presenta en una torta de trigo para poder degustarla en forma de taco.

Soufflé de queso curado. El queso es el protagonista de este plato ligero elaborado al horno. Una auténtica y sorprendente delicia.

Salmorejo de mango y anguila ahumada. La versión tradicional de este plato cordobés en el que se sustituye el tomate por el mango y guarecemos con anguila.

Parpatana de atún rojo.  La parpatana es un corte situado entre la cabeza y la ventresca. Asado y glaseado al momento de servir, se le da a esta pieza la relevancia que se merece.

Pichón con su estofado. Elaborado estofando las patas y cocinando, suavemente, las pechugas para terminarlas en la plancha.

Y como postre, la Tarta Alaska, también conocida como “tortilla noruega”. En una de sus versiones se rocía ligeramente con algún licor justo antes de presentarla y es flambeada mientras se sirve.

Como diría el castizo… “Ahí queda eso”. Una lección magistral de gastronomía y un gran aplauso para Paradores y a Mario Sandoval y su equipo.

Volveré al Parador de el Saler y les prometo que no tardaré dos años en hacerlo.

En unos días.

 

Artículos en imágenes

0 comentarios en Mario Sandoval triunfa con su menú gastronómico en el Parador El Saler

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido