Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

170925-bmw-engasa

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Portolito: “Tenemos que hacer feliz a la gente”

José Antonio López
Que te hablen de un concepto nuevo de gastronomía es importante. Que además te lo demuestren, es un milagro. Y los milagros… existen.

Posiblemente sean difíciles de ver porque siempre nos ocupamos de que algo distinto y bueno es aquello que causa admiración e incluso devoción en algunos aspectos del negocio. La realidad te lleva a que el concepto de “distinto” suele ser el seguir fiel a lo normal, a lo que el público pide y que, tú, con tu empresa, estás dispuesto a dar.

Ningún mago ha tocado con su varita mágica a locales que tienen éxito. Hay una fórmula que no falla y es, precisamente, profesionalidad, seriedad, servicio  y cualidad diferencial.

Javier me ha llevado de Lotelito a Portolito. Del centro de la ciudad, al mar. “Me encanta trabajar en un ambiente donde lo que se me presenta ante los ojos es vida. Me encanta mucho más cuando veo que mi momento es compartido por otras personas que disfrutan y buscan eficacia en su trabajo en el mismo ambiente”.

Javier no quiere que hablen de él. Y no voy a hacerlo porque lo entiendo y comparto su filosofía.

Hace algún tiempo Paco, Manu y Pepe se empeñaron en hacer y ofrecer algo distinto en el mundo de la hostelería. Arriesgaron y lo consiguieron. Hoy Lotelito es lugar de referencia en la calle de las Barcas, en el centro de Valencia.

Y como las barcas tienen que estar en su hábitat, estos emprendedores cogieron los remos y enfocaron su próxima singladura en el amarre de Portolito, a orillas del mar, en el Paseo Neptuno 34, junto al dios del mar.

“El concepto de Portolito es un local muntifuncional. Aquí se puede desayunar, almorzar, comer, merendar, tomar una copa, cenar y seguir tomando una copa”.

Todo, con un toque especial que les hace distintos. Hay que conocerlo. Hay que disfrutarlo.

Portolito te ofrece comodidad, luminosidad, tranquilidad, ambiente agradable y la posibilidad de alimentar no solo tu cuerpo, sino tu alma. No hay nada en el local que sea estridente. Nada te va a distraer de lo que vienes a hacer. Estar contigo mismo o compartir tertulia.

Tienes a tu disposición libros que te pueden evadir. Exposiciones donde descubrirás nuevos mundos culturales. Una música envolvente que te evadirá y una gastronomía “a la carta y al momento” que añadirá el toque genial epicúreo o pantagruélico según sean las circunstancias y el momento.

El Portalito. Es la apuesta por mantener la tradición viva de la gastronomía del mar, la que hemos aprendido de nuestros ancestros, con ese toque especial de modernidad que no toca ni rompe un ápice de tradición.

Arroces, claro que sí. Los que quieras y en todas sus variedades. Haz un pequeño hincapié en los marineros. Aquí el pescado, como todos los productos, vienen diariamente del mercado. Los pescados de ese mar que tienes a un tiro de piedra.

La apuesta marinera de Portolito es unirse, con todo respeto, a las tradiciones. Su ilusión, potenciar la gastronomía autóctona.

Arroces que cambian con respecto a la temporada. Secos en verano. Caldosos y melosos en el tiempo de cuchara.

Las ensaladas. Los tomates valencianos con sus salazones y miles de maravillas que hacen sentirnos mejor.

Los mariscos. Los pescados. Las carnes… hay una oferta gastronómica para todo tipo de público porque, siempre, hay que estar a la altura, y la satisfacción del cliente es lo más importante que un profesional de la gastronomía puede obtener. Sobre todo si su espacio es algo más que un restaurante.

Portolito presume, y con razón, de su pulpo a la brasa y de la sardina ahumada con ensalada de huerta y mar y de su postre de piedra de chocolate. Presume de arroces, como ya lo hemos mencionado, y se enorgullece del entorno.

 

En invierno, mirar al mar es uno de los placeres que no podemos perdernos.

Portolito cambiará muy pronto su carta de verano a la de otoño-invierno, pero seguirá en su entorno “bucólico y romántico“. Seguirá con sus alegrías y manteniendo la magia que se renueva cada día.

Se abrirán nuevas posibilidades a que familias enteras tengan su espacio especial para celebraciones. Como podrán hacerlo empresas o grupos para sus jornadas de trabajo.

Portolito, a partir de ahora, estará más abierto que nunca, porque mira al mar y llega hasta donde está la línea de un horizonte que cada vez es más profunda.

Portolito está en Paseo Neptuno, 34. Su teléfono es el 96 371 62 90.

Gracias, Javier.

 

 

 

ver ficha

Artículos en imágenes

0 comentarios en Portolito: “Tenemos que hacer feliz a la gente”

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido