Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Restaurante 534: sorprendente

Este es uno de los sitios donde hay que ir más de una vez

1 diciembre, 2014

Restaurante 534 c Restaurante 534 bRestaurante 534 h

 

 

 

 

José A. López

Este es uno de los sitios donde hay que ir más de una vez. Hay tanto por disfrutar que merece la pena invertir el tiempo necesario hasta descubrir lo que se cuece entre bambalinas. Con todo, el 534 no deja de ser una sorpresa continua.

Y les hablo con conocimiento de causa. Hace unas fechas fui invitado a conocer y degustar la nueva carta del restaurante 534. Teóricamente mi artículo debía publicarse el día después, no ha sido así. He tardado un mes en escribirlo. En ese tiempo he ido al 534 unas cuantas veces. Y habrá más.

Cómodo, amplio, con una adecuada y muy cuidada distribución de mesas que permite la suficiente intimidad entre comensales al tiempo que sentirse “acogido” en un palacio de la gastronomía.
Luces perfectamente colocadas sin que ninguna hiera, lo más mínimo, desde cualquier parte del local. La barra y unas mesas altas forman un conjunto atractivo. El salón, ya descrito. La terraza para disfrutarla con la misma comodidad que el resto.

Maravillosa vajilla, selectísima cristalería, y todos los pequeños detalles que usted pueda imaginar. Se nota la mano de profesionales que vienen de buena escuela.

En la sala, ni más ni menos, que una de las mejores sumilleres del momento, Raquel Torrijos. Conociendo a esta profesional uno llega a comprender muchos detalles de los que disfrutamos.

Raquel es de sonrisa amplia, pero de una mirada profunda que demuestra la importancia que le da a las pequeñas cosas y lo muy en serio que se toma su trabajo.

Hemos disfrutado de una degustación de una docena de vinos y cavas que han ido pasando por nuestros ojos y por nuestra garganta en los tiempos medidos como si fueran marcados por un diapasón.

Bendita sinfonía la que compones día a día, Raquel.

La elección de cada copa, la temperatura adecuada de los vinos, la selección de cada una de las bodegas, los riesgos de presentar nuevos caldos dispuestos a cautivar.

Raquel te hace amar el vino de la mejor manera que puede hacerse, dándotelo a probar y compartiendo contigo la sabiduría de quien ha estudiado y sabe de lo que habla. Con medida. Guardándose para ella más de un secreto que forma parte de su éxito.

Una vez en tu sitio dispuesto a comenzar tu comida o cena, vas a encontrarte con Kike Jiménez. Está al frente del equipo de cocina y es junto a Raquel y a César Olmos, el equipo que dirige el 534.

Directamente no vas a encontrarte con Kike, aún no, pero sí con toda su obra. Tal y como hemos hablado de la sumiller le toca el turno al chef y… ésta es una gran segunda parte.

La oferta de platos es realmente interesante. El día de la reinauguración, los probamos casi todos… que ya es. En mis siguientes visitas he podido elegir y me he dejado aconsejar. Kike no falla si le dejas hacer.

Hombre afable y apasionado por su trabajo. Es de esas personas que se pasa el día de mercado en mercado buscando la inspiración diaria y seleccionado productos.

Su cabeza bulle ante la visión de los productos frescos y prepara, en sus sueños, lo que hará realidad unas horas más tarde.

Cocina fresca donde los productos valencianos tienen un mayor protagonismo.

Si tienen ocasión de hablar con él notarán que se abstrae cuando habla de su cocina. Es como si le quedase mucho lugar en su cerebro donde poner más y más platos y necesita llenarlo lo antes posible.

Seguramente les ofrecerá la ostra con granizado de manzana verde o el ceviche de lenguado.

Es posible que les recomiende el salmonete en su jugo al curry con ensalada de tirabeques o el cochinillo con caramelo de tamarindo, sin olvidarnos de la lubina en salsa de naranja o el tataki de atún.

Todo elaborado admirablemente. En su punto.

Un momento. ¿Estamos probando un vino de Baleares…?

Una vez más, la unión del equipo de profesionales consigue que volemos con la imaginación disfrutando de una realidad que se nos presenta poco a poco, sin prisas y sin pausas, en forma de arte culinario.

Y faltan los postres y la sobremesa, pero de lo que queda, y queda mucho, les hablaré otro día.

El Restaurante 534 está en la calle Felipe María Garín, 4. En la zona de Aragón, tras la gasolinera. Su teléfono es el 961 138 483.

Créanme, vale la pena conocerlo y formar parte de la familia que hemos ido más de una vez.

ver ficha

Artículos en imágenes

Un comentario en Restaurante 534: sorprendente

Vikin-go el 13 diciembre, 2014 a las 7:29 am:

Excelente restaurante… Fantástico producto. Recomiendo la ostra con granizado de manzana verde, calamar de playa o cochinillo confitado… Los arroces q tienen a diario, siempre de notable, sobre todo los de pescado, en melosos o secos… Qué gozada ver sitios en los q el producto es el pilar fundamental

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.