Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Salir a cenar sin rumbo para volver a emocionarse comiendo

17 mayo, 2018

David Blay Tapia
En la era de la sobreinformación, los inputs que recibimos también nos saturan desde el mundo gastronómico: nuevos restaurantes, propuestas diferentes, presupuestos dispares, platos que pronto se convierten en icónicos… Y sin embargo, pese a la gran oferta volvemos una y otra vez a los lugares que más nos gustan, quizá por el miedo a probar aquello que aunque nos atrae nos supone un riesgo excesivo. Para nuestros gustos, nuestros acompañantes o incluso nuestros bolsillos.

Valencia es una ciudad cómoda en general. Para encontrar sitios molones. Para coger el transporte público a buen precio. Pero puede ocurrir que, entre toda la oferta, no sepamos qué escoger para un momento especial. O prefiramos no coger el coche por si nos cabreamos previamente al no encontrar un lugar adecuado para dejarlo. O, simplemente, porque queremos tomarnos una botella de vino y luego quizá una copa, sin depender de si el azar nos dejará (o no) encontrar un taxi a la hora exacta en que queramos volver.

Dicen que todo se cuece en Madrid, pero la inventiva startupera tiene cada vez más presencia en la capital del Turia. Y fueron dos amantes de las experiencias y la gastronomía, Migue Gil y Teresa Doménech, quienes decidieron cambiar la forma en la que se sale de cena. Comenzando por darle importancia a la incertidumbre, que hasta la fecha nunca podía estar presente en todos los actores de la ecuación.

Uncovercity nace de unir una ida programada por ti (desde la web o ya en la APP) en Cabify. La llegada a un restaurante, de los 30 con los que tienen convenio, que desconoces hasta que te plantas en su puerta. Y el retorno cuando tú decidas, de nuevo en coche privado, con solo apretar un botón en tu móvil. Tú pones el precio, el número de personas, el horario y si quieres luego salir de fiesta o no. Y te dejas llevar olvidándote de las preocupaciones clásicas de la logística normal que implica salir fuera de casa.

En sus nueve meses de vida, casi medio millar de personas ya han querido vivir qué se siente en esta aventura ciega. Un número más que aceptable a sabiendas de que la cultura española no es propicia, de inicio, a dejarse sorprender sin condiciones. Pero a finales de mes estarán ya presentes en Madrid y en octubre en Barcelona. Acaban de ser escogidos por el Basque Culinary Center, la mayor referencia de formación y aceleración gastronómica en España, para un programa de 10 semanas donde recibirán asesoramiento de expertos del sector, formación y contactos profesionales y conocerán a potenciales inversores. Y tienen previsto abrir en un corto espacio de tiempo una nueva línea exclusiva para el turismo, donde ampliarán su horario también a las comidas e incorporarán nuevas tipologías de restaurantes.

Volviendo al inicio, vivimos en una era experiencial. Donde la gente prefiere ser agasajada con vivencias que con objetos materiales. En este caso, los micromomentos dominan la escena: la espera a que llegue el día. El descubrimiento del lugar. El menú que te servirán. Y la vuelta a casa, comentando con tu gente lo vivido. Y, posiblemente, pensando en regalárselo a alguien la próxima vez.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Salir a cenar sin rumbo para volver a emocionarse comiendo

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.