Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Santpere, el ‘vi de poble’ que llega al corazón

Jaime Nicolau

La familia Calatayud pone el corazón en todo lo que hace. Así lo ha hecho durante más de dos décadas en Celler del Roure y, a estas alturas de la vida, no van a cambiar en cada proyecto que afrontan. Y es que todo lo que suena a su querido Moixent toca el corazón de Pablo Calatayud y los suyos. Lo último, la cooperativa Sant Pere de su pueblo. “El futuro estaba un poco en el aire y nos pidieron si podíamos echarles un cable. No es el proyecto económico de nuestra vida pero nos removió muchos sentimientos y le vamos a poner el alma para que salga bien”. Así explicaba Pablo Calatayud, en la soleada mañana que compartimos hace unas semanas en Ca Pepico, por qué él y su equipo (entre ellos Paco Senís) se aventuraban a tomar las riendas técnicas de la cooperativa Sant Pere de Moixent.

Y es que desde la pasada vendimia ya han estado manos a la obra en un proyecto que quiere sacar toda la punta a la diferenciación de los viejos depósitos de cemento de la cooperativa. “La idea es hacer vinos de pueblo pero desde la diferenciación y los depósitos de cemento pueden marcarla”, añadía Pablo, que trazó una gama corta pero fiable. Dos vinos más básicos, blanco y tinto, y sus hermanos de cepas viejas. Pero todo con un guión en el que quedara claro que lo que van a hacer es un “vi de poble” de “los de toda la vida”.

Con las ideas claras en cuanto al producto, Pablo trasladó a su diseñador de cabecera, Dani Nebot, cuál era el espíritu del proyecto. Y este lo cazó al vuelo plasmando un proyecto de diseño basado en el gallo, al que la Biblia une con San Pedro. Pues el gallo es ahora la imagen de esta nueva saga de vinos, cambiando de color para tinto y blanco.

Pero además, etiqueta y contra etiqueta trazan con fidelidad todo lo que los Calatayud y su equipo quieren trasladar con esta saga de vinos. Y es que flanquean al gallo la cooperativa de Moixent, que nació allá en 1950 y, al otro lado del animal, la leyenda junto al campanario de la localidad y una copa “Vi de Poble; Terres dels Alforins; Valencia, DOP Protegida. Producto de España”. Nunca el espacio de una etiqueta estuvo tan bien aprovechado.

Y para el estreno una sesión de fotos en las que se unen el gallo, y dos generaciones que conviven en el proyecto vinícola de la cooperativa. Porque eso es ahora Sant Pere, un proyecto que es capaz de unir a abuelos y nietos, padres e hijos, en una aventura que tiene más de sentimental que de negocio. El corazón Calatayud palpita también al canto del gallo.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Santpere, el ‘vi de poble’ que llega al corazón

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido