Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Sucando las raíces valencianas de Vicente Patiño

J. N.

Dicen los entendidos en gastronomía, los más, los menos y los del medio, que Vicente Patiño es uno de los cocineros con más técnica del levante español. Y sabiendo lo difícil que es ponerlos de acuerdo pues coincidirán conmigo en que debemos tomarlo como verdad absoluta. Aquellos que lo conocen más a fondo, como uno de nuestros compañeros de mesa, don Pedro,  añaden que Vicente es una buenísima persona.

Así que con estos parámetros estamos en Sucar (ejercicio de mojar pan en la comida en valenciano) decididos a dejarnos sorprender. Se ubica en un clásico local de la alta gastronomía valenciana, otrora Morgado. Elegante y sutil la decoración con una decena de mesas. Invita a disfrutar. Desde que se proyecta Sucar, Patiño tiene claro que el pilar fundamental va a ser el recetario tradicional valenciano. Y a fe que lo ha logrado.

Patiño siempre ha apostado por el producto de calidad, el sabor y la tradición, componentes fundamentales para que sus platos traigan recuerdos a la cocina de antes, como la que elaboraba su madre o su abuela. Una cocina que se está perdiendo y que el chef quiere recuperar en SUCAR. De hecho bajo el nombre del restaurante, luce un cuina i tradición que ya deja claro lo que te vas a encontrar.

La trayectoria de Patiño, cocinero revelación en Madrid Fusión 2007, empezó desde pequeño en el restaurante de su madre y sus abuelos, donde conoció de primera mano cómo era vivir de un negocio de hostelería. Cuando cumplió 18 años se formó a conciencia en el Centro de Turismo de Gandia y asistió a multitud de congresos gastronómicos. Empezó trabajando en el hotel Buenavista de Dénia para continuar en Sal de MarÓleo y La Embajada.

Estando Pedro en la mesa no hace falta pedir la carta. Él se encarga y su criterio es una garantía para el resto. Empieza un sonado desfile de platos, cuyo nombre ya te transporta a la cocina valenciana profunda: un pepito de titaina, sang en ceba, puchero valenciano, fesols i naps, sepia bruta… y un arròs al forn de nuestra mesa vecina y… También otros menos valencianos como los callos, caracoles o mollejas rebozadas. Sin olvidar pescados como una lubina de 1,2 kilos, merluza… y es que la cocina de Patiño siempre es sincera, siempre es producto.

Así que si quiere sucar sin miedo, recordar sabores de antaño viajando en el tiempo a través del paladar o sencillamente disfrutar de la buena cocina y un excelente producto, no dejen de visitar Sucar.

 

Artículos en imágenes

0 comentarios en Sucando las raíces valencianas de Vicente Patiño

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido