Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Toni Sarrión ‘clona’ su fórmula mágica de Mustiguillo en Ribera del Duero

8 octubre, 2018

Jaime Nicolau

Que Toni Sarrión es uno de los personajes más influyentes del mundo del vino en España es algo que a nadie escapa ya. Su apuesta de finales de los ’90 con Bodegas Mustiguillo en la valenciana localidad de Utiel lograba poner de acuerdo, algo difícil, a crítica y público. Su bodega forma parte del prestigioso ‘club’ de Grandes Pagos de España y el propio Sarrión es el presidente de esta asociación, cargo en el relevó hace algo más de un año a Carlos Falcó, Marqués de Griñón.

Pues bien, esa fórmula mágica que Sarrión aplica en su bodega sólo es posible en terruños y viñedos que le enamoren por singulares, por especiales, por ser distintos. Y eso es lo que ha ocurrido con Hacienda Solano. Una bodega familiar con el viñedo repartido en pequeñas parcelas en La Aguilera, en la Ribera del Duero. Vinos singulares y que no dejan indiferentes porque provienen de viñedos también singulares. “La zona de La Aguilera es diferente dentro de Ribera del Duero, con parcelas muy pequeñas y singulares. Muy baja producción, pero de mucha calidad”, resume Sarrión explicando el porqué de la entrada a fondo, con la mayoría accionarial, de Mustiguillo en el proyecto.

Y es que lo han hecho con todas las consecuencias apostando por el trabajo de la enóloga de la firma Sophie Kuhn, una alsaciana que llevaba a sus espaldas la enología de la Hacienda. Sophie trabaja ahora codo con codo con Sarrión, porque éste ha decidido llevar una línea continuista con lo mucho que se estaba haciendo bien. Sarrión estuvo durante meses viajando a menudo a la bodega desde Utiel. Ida y vuelta de 1000 kilómetros sin decir nada ni a su familia. Algo había en aquel proyecto que le había enganchado para siempre. “Fue una casualidad de la vida. Era el año 2015 y vino a comer a casa con Agustín Cubillo (familia propietaria de Hacienda Solano), Emiliano García. Quedamos en devolver la visita y lo hicimos el invierno siguiente. Me encantó y me invitaron a hacer la vendimia y elaborar allí mi propio vino. Sin que lo supiese nadie, salvo mi mujer, me iba por las tardes a Ribera del Duero. Así lo fui ha-ciendo. En 2016 Agustín me plantea que le alquile la bodega. Le dije que no pero le propuse que nos vendiera parte. Y ahí empezamos a trabajar”, explica Sarrión.

Y como ya ocurre con Mustiguillo, que ha copado enormes titulares de prensa como Mejor Vino de España por encima de 25 libras para Decanter con la añada 2011 de Finca Terrerazo, o puntuaciones espectaculares para críticos como Robert Parker o Jancis Robinson, Hacienda Solano también está contando con el respaldo de la crítica. Así, en las recientes puntuaciones Parker, la bodega ha cosechado 92 puntos para Hacienda Solano Selección 2016; 94 puntos para Hacienda Solano Viñas Viejas 2014 y Hacienda Solano Finca Cascorrales 2014. Por su parte, Hacienda Solano Finca Peñalobera 2014 obtiene 95 puntos.

Esto no hace sino significar el acierto de Sarrión y Mustiguillo de asentarse en La Aguilera, dónde son vecinos de proyectos como los que encabezan enólogos de la talla de Xavier Ausás (ex Vega Sicilia) o Jorge Monzón. Algo se cuece en La Aguilera.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Toni Sarrión ‘clona’ su fórmula mágica de Mustiguillo en Ribera del Duero

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.