Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

170925-bmw-engasa

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Toro, la cuna del vino que descubrió América

5barricas_DOToro_150715_01

Jaime Nicolau / Vicent Bosch
Toro, tierra de vinos para muchos, cuna del vino para otros. Este es nuestro destino. Viajamos a una de las zonas productoras más notables de España. Para conocer sus encantos, sus rincones más bellos, sus bodegas escondidas durante siglos que hoy han sido rehabilitadas. Sus viñedos. Su cultura. Porque es una de las zonas en las que el vino y ésta guardan mayor simbiosis. Tanto, que se funden sin querer, o queriendo, en numerosas ocasiones. Un ejemplo, la bodega que esconde la Casa Consistorial o la sede del Consejo Regulador, el Palacio de los Condes de Requena, por citar dos de los muchos rincones dignos de ser contemplados y dejarse guiar por sus habitantes, dignos ejemplos de la amabilidad castellano leonesa.

Toro y sus localidades vecinas invitan a pasear sin prisa por calles y plazas. Disfrutar desde sus miradores la rica vega regada por el Duero. Visitar iglesias, palacios y monasterios y, sobre todo, degustar un buen vino haciendo un alto en el camino. Lo hemos hecho, lo hemos ‘tocado’.

Hemos sentido la historia que transmiten cada una de las piedras de sus edificios. Cada rincón de sus calles. Cada parcela de viña. Cada atardecer.

5barricas_DOToro_150715_02

5barricas_DOToro_150715_03

Sentados en uno de los muchos mesones castellanos repartidos por la comarca, en un taburete de madera con la barra al fondo, un susurro llega hasta nuestros oídos queriendo contar más capítulos de la historia. Toro, el vino que enamoró a los poetas. Que aparece en escritos de Lope de Vega, Góngora y Quevedo, enemigos irreconciliables, con un vino en común, el de Toro. Ese al que escribió el Arcipreste de Hita o el que aparece en La Celestina.

Toro es cuna de gran vino, pero también ha escrito la historia literaria de España. Son bien conocidos los versos que el Arcipreste de Hita dedicó al vino de Toro en el Libro de Buen Amor,  los de Lope de Vega en El albanillo o de Góngora en Una moza de Alcobendas. Aunque sea posiblemente Francisco de Quevedo, como se puede comprobar en su poema satírico Los borrachos o  en La hora de todos y la fortuna con seso, el que mayor pleitesía rindiese a los vinos de la zona con versos como:

“Sed a sed los españoles
aguardaremos al Cid
que a pie bebemos a Toro
y a caballo San Martín”

Recorremos además localidades vecinas como Morales de Toro, Valdefinjas, Argujillo o Bóveda de Toro, en un paseo por los viñedos que riegan con delicadeza las aguas del Duero, el río del vino en España, por lo que su largo recorrido ofrece por diferentes zonas productoras. Percibimos los aromas de la comarca, disfrutamos de sus paisajes.

5barricas_DOToro_150715_06

5barricas_DOToro_150715_04

5barricas_DOToro_150715_05

La Denominación de Origen Toro se encuentra al sureste de la provincia de Zamora y suroeste de la provincia de Valladolid. Comprende parte de las comarcas naturales de Tierra del Vino, Valle del Guareña y Tierra de Toro y linda con los páramos de Tierra del Pan y Tierra de Campos.

La extensión total de la zona que ampara la D.O. Toro, abarca 62.000 Has. de terreno. La superficie dedicada a viñedo es de 8.000 Has., de las cuales 5.800 están registradas en el Consejo Regulador, que pertenecen a los algo más de 1.200 viticultores inscritos. Hablamos por tanto de minifundios. De una producción controlada. De una garantía de calidad.

Vino de toro, pintado con trazos de tinta de Toro, aunque también con garnacha, verdejo y malvasía. La primera es variedad autóctona por excelencia de cuyos orígenes apenas se saben. Se considera a los romanos (210 a.C.) los verdaderos promotores de la viticultura en la cuenca del Duero, invadiendo el territorio anteriormente vacceo y destruyendo totalmente la ciudad a las órdenes del general cartaginés Aníbal. El 7 de marzo de 1505 se promulgan las 83 leyes en Toro, siendo ésta sede de las Cortes y siglos más tarde capital de provincia. Son numerosos los documentos que a lo largo de estos años ordenan, regulan y reconocen el cultivo de la vid y su importancia económica en la ciudad.

Con la influencia de un religioso natural de esta comarca en la decisión de la Reina Isabel la Católica el vino de Toro fue el elegido para viajar al nuevo mundo bautizando su descubrimiento, debido a características como su alta graduación que le hacían perdurar y conservarse en buenas condiciones en tan largos viajes. Ese mismo carácter pudo con la filoxera en 1870. Es aquí donde la variedad tinta de Toro ancla sus raíces en terrenos arenosos sueltos y bien drenados, conservándose hasta nuestros días la multiplicación del viñedo en pie franco.

Así es la DO Toro. Así es su vino. El vino que descubrió América. El vino que enamoró a los grandes del Siglo de Oro. El vino que peleó y venció a la filoxera. El vino que dejó de cortarse con cuchillo para ser el invitado de honor de las copas más elegantes. El vino que ha escrito su propia historia y la de la zona productora en la que nace a orillas del Duero. En la actualidad son 58 las bodegas adheridas a esta DO.

Este ha sido el primer capítulo de un viaje a los mandos de la Clase V de Mercedes que nos llevará por bodegas de la zona, museos del vino privados como el de Pagos del Rey y por hoteles con encanto. Porque Toro es encanto. Un rincón para escaparse. Una comarca que ha sabido atraer con su gran tesoro, el vino, a visitantes que han descubierto la riqueza de la zona con una copa en la mano.

Artículos en imágenes

Un comentario en Toro, la cuna del vino que descubrió América

Tintadetoro el 21 agosto, 2015 a las 12:56 am:

Buenos dias- excellente articulo- solo un error: ya no se propaga la viña en pie franco porque la administracion lo prohibio- sin razon tecnica – y hemos traido injertos de toda Europa- resultado: un desastre- ahora tenemos hongos y enfermedades que no estaban hace 10 años!! Gracias querida Junta de Castilla y Leon.

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido