Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

170925-bmw-engasa

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Un coche para comérselo

Mª Carmen González

Los helados de Rocambolesc, gracias a numerosos toppings, salsas o algodón dulce, se caracterizan por sus posibilidades de personalización. Lo mismo ocurre con el nuevo SUV Compacto Citroën C3 Aircross, con hasta 85 combinaciones diferentes. Ahora, el repostero Jordi Roca y su mujer y directora de Rocambolesc, Alejandra Rivas, han ideado una serie de helados inspirados en este vehículo y han convertido en diferentes coberturas de colores, toppings, papeles comestibles o pipetas de salsa de diversos tamaños, los diferentes colores de carrocería, techo, modos de conducción o capacidades del nuevo SUV de la marca francesa.

Así, a partir de una base de helado de chocolate con leche y color gris, que representaría un modelo estándar, se pueden realizar decenas de combinaciones de lo más dulces y sabrosas. Para simular la carrocería rojo pasión, por ejemplo, se baña el helado en una cobertura elaborada con ingredientes rojos, como la cereza y la fresa, y donde no falta la fruta de la pasión y el chocolate blanco. “Buscamos ingredientes que despertaran la pasión”, comenta Alejandra Rivas.

Ocho tonalidades de carrocería se corresponden con ocho coberturas de sabores diferentes. Lo mismo ocurre con el techo del vehículo. Tres tonalidades y tres acompañamientos dulces diferentes: yogur liofilizado para el techo blanco; sésamo negro, para el negro, y naranja liofilizada con cúrcuma para el naranja spicy.

Para emular los diferentes modos de conducción del vehículo, se utiliza yogur liofilizado con coco rallado (nieve); un tipo de garnache con avellana, caramelo y caramelo crujiente (barro), o arena de mantequilla (arena). También se pueden convertir en dulce las diferentes tamaños del maletero, con pipetas de salsa de tamaños pequeño, mediano y grande, o los diferentes sistemas de conectividad, a través de papeles comestibles donde se han estampado diferentes iconos.

Desde Rocambolesc han pretendido, según explica su directora, “representar cada característica del coche en nuestro mundo, los helados”, y lograr combinaciones “buenas y ricas”. También han buscado un helado divertido, “ya que tanto Citroën en su línea de SUV como nosotros, buscamos un aire desenfadado, divertido y diferente”, comenta Alejandra Rivas.

Estos helados podrán probarse en diferentes lugares de España gracias a un Road Show organizado por Citroën, gracias al cual también podrán conocerse las prestaciones y posibilidades del Nuevo SUV Compacto C3 Aircross. Esta caravana ha comenzado hoy en la Estación del Norte de Valencia, y seguirá por Bilbao (22 y 23 de septiembre), Madrid (del 30 de septiembre al 2 de octubre), Málaga (6 y 7 de octubre) y Barcelona (del 12 al 14 de octubre).

En cada ciudad se creará el denominado SUVWOW Lounge Citroën, un espacio abierto al público que permitirá a todas las personas que se acerquen configurar el nuevo SUV de Citroën y sus infinitas posibilidades a través de una sofisticada y práctica aplicación. El coche diseñado se convertirá en un delicioso helado de Rocambolesc, único y personalizado, que representará las características del coche anteriormente configurado. Además, habrá helados con sorpresas y regalos que se podrán descubrir en el palo del helado.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Un coche para comérselo

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido