Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Una bodega del siglo XIII referente del enoturismo del siglo XXI

21 noviembre, 2018

Mª Carmen González

El subsuelo de la calle Baja de Valencia ha guardado oculto durante varios siglos un gran tesoro, un ‘celler’ (bodega) subterráneo perteneciente a una casa agrícola señorial del siglo XIII, en el que se almacenaba y, posiblemente, se elaboraba vino, y que se constituye como la bodega más antigua de Valencia, con 800 años de historia. Ahora, rescatado y habilitado como sede de Proava, vuelve a recuperar su actividad ‘vinícola’, con multitud de eventos relacionados con el vino y como futuro hogar de la recién creada Federación de Enoturismo de la Comunidad Valenciana.

Esta federación está formada por las Rutas del Vino de Utiel-Requena, Alicante, Castellón y Valencia –esta última en proceso de constitución–, incluyendo a las bodegas, restaurantes, establecimientos hoteleros o comercios incluidos en cada ruta, y será la encargada de canalizar toda la oferta enoturística valenciana y velar por la calidad de todos y cada uno de los servicios que se presten. El objetivo es reunir toda la oferta y ofrecérsela al turista del vino de manera completa y detallada para facilitar su elección, y que de esta manera viva una experiencia rica, completa, y con la mayor calidad posible.

Desde que el celler se inauguró oficialmente hace aproximadamente un año, el 20 de diciembre de 2017, su actividad ha sido continua, y no ha dejado de recibir visitantes, tanto valencianos como de otras partes de España y del mundo. Así, esta joya arqueológica ofrece la posibilidad a los turistas o amantes del vino de realizar visitas con cata de vinos o maridajes con productos locales. Además, el celler ha servido también para que numerosas bodegas y empresas socias de Proava presenten sus nuevos vinos o productos, para que otras entidades celebren talleres, conferencias o cursos de formación en un marco incomparable, o incluso para que misiones de empresarios en visita institucional terminen su jornada de trabajo en un espacio diferente y degustando vinos y productos valencianos.

Tampoco faltó a la cita de la ‘Gran Nit de Juliol’, en la que abrieron los museos de la ciudad y en la que, como centro de interpretación del vino, abrió sus puertas para darlo a conocer a los valencianos y celebró una noche de ‘Cava y Jazz‘.

Asimismo, el celler es un buen punto de finalización de los tours que muchos guías de la ciudad efectúan por el centro histórico. Así, grupos de diferentes nacionalidades terminan su visita en un lugar único, tranquilo, en el que pueden sentarse y disfrutar de un documental, y probar vinos y productos valencianos, según explica la directora técnica de Proava, Rosa Vázquez.

El celler del siglo XIII abre sus puertas para visitas de lunes a viernes por las mañanas, si bien y debido a la gran acogida que está teniendo, a partir de enero ampliará su horario, y será visitable también las mañanas de los fines de semana. En la actualidad, hay visitas a las 11 y a las 13 horas (preferentemente con reserva previa a través de la web www.cellerproava.org). En estas visitas los asistentes disfrutan de un documental sobre la cultura vitivinícola en la Comunidad Valenciana desde la época íbera, que los traslada hasta diferentes yacimientos arqueológicos valencianos relacionados con el vino. Además de visitar el celler y recibir las pertinentes explicaciones de un guía, acaban su visita con la degustación de dos vinos o de un vino y una cerveza artesana.

Además de esta opción, el celler también ofrece la posibilidad, para grupos, de realizar visitas con cata y maridaje de productos valencianos, en las que se armonizan los vinos que han recibido oros en los concursos de Proava con los mejores productos autóctonos. En este caso, el horario del celler se adapta a las necesidades de los grupos.

Las personas que visitan el celler se encuentran un espacio subterráneo con un gran arco rebajado, con un banco corrido donde se colocarían las tinajas hace 800 años, y con restos de cuatro depósitos situados a diferente altura para, posiblemente, el filtrado y decantación de los vinos.

En la actualidad se está trabajando con el Centro de Artesanía de la Comunidad Valenciana para que realice réplicas de los utensilios que habría en una casa de labranza del siglo XIII, como la que albergaba este celler, como tinajas, cestas o herramientas de labranza, que quedarán expuestas de manera permanente en la parte subterránea de esta bodega, y que ayudarán al visitante a trasladarse a época medieval, y a conocer mejor cómo era el lugar donde se elaboraba y almacenaba vino en la ciudad de Valencia en años posteriores a la llegada del rey Jaume I.

Todo encaminado a completar la oferta enoturística del celler y para, como dice el presidente de Proava, Félix Cuartero, hacer hincapié en la “rentabilidad social” de este auténtico tesoro, patrimonio de todos los valencianos, y hacer que todo el mundo lo conozca.

El celler prepara ya su fiesta de aniversario, el próximo 14 de diciembre. En ella se entregarán los premios del Concurso de Cavas y Espumosos y habrá muchas sorpresas… Estén atentos.

Reservas: www.cellerproava.org

181115-vegamar

Artículos en imágenes

Un comentario en Una bodega del siglo XIII referente del enoturismo del siglo XXI

manuel el 4 diciembre, 2018 a las 11:19 pm:

Es estupendo todo lo que tenemos a nuestro alcance por la comunidad valenciana relacionado con el mundo del vino. A mi sinceramente una zona que me fascina es la de Utiel Requena, tanto como sus vinos de bobal

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.