Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

2 Estaciones: “Todo nace alrededor de una mesa”

19 febrero, 2016

5b_2estaciones_01

José Antonio López
He quedado muy pronto, pero me parece que se me han adelantado toda una legión de proveedores. El restaurante no es muy grande pero, aun así, se van amontonando productos de todo tipo que, cuidadosamente tratados, van ocupando su sitio para ser elaborados más tarde.

2 Estaciones tiene una cocina de mercado, fresca y diaria. Hoy, hay lo que da el día, mañana, será otro.

Tanto Alberto como Iago están trabajando con sus equipos, poniéndolo todo en orden. Hay un alto nivel de exigencia.

“Abrimos en septiembre con una ilusión y unas ganas de trabajar que hemos forjado durante años”. Hablo con Alberto. Nunca, en su vida, pensó en entrar en el mundo de la gastronomía. Su padre, Luis Miguel, óptico; su madre, María Luisa, trabajaba en Campofrío…” mi recuerdo gastronómico más temprano es que en casa de mi abuelo se comían buenas verduras”.

5b_2estaciones_02

Hay recuerdos, pero nada de pasión. Sin embargo, el trabajo de los padres hace que la ausencia en el hogar familiar se diluya en horarios distintos. Alberto comienza a cocinar para él y para su hermano con el fin de aliviar la carga de la madre.

De ahí, a la escuela de cocina de San Sebastián. Los padres no se lo creen. “Al parecer, el loco va en serio” porque, de la noche a la mañana, al joven le entra la locura por la cocina. Se presenta a todos los concursos habidos y por haber. “Ignacio Medina hacía un concurso de pimientos de piquillo, hice un postre con ellos y gané”. Un postre con pimientos del piquillo y se queda tan pancho.

Alberto trabaja en prácticas en Bohio y se marcha a Barcelona buscando nuevas sensaciones y ampliando sus conocimientos.

Quiere más y se tropieza con Ricard Camarena. “Trabajo con él en la partida de pescados y arroces tal y como se lo solicité. Estuve con él nueve años”.

Sin embargo es un alma inquieta y…

“Me encantan la Ensaladilla Rusa, las lentejas, las alubias y el lechal asado”.

…se encuentra, en Ricard Camarena con otro “culo de mal asiento”, Iago viene de Galicia. Hablamos de él mientras Alberto vuelve a la cocina, hay mucho por hacer y no podemos perder tiempo.

Miguel, el padre de Iago era panadero “me he criado con el olor a pan recién hecho y a los buenos embutidos”.

La madre, María José, trabajaba en la cocina en una empresa. Al joven Iago no le es extraño el mundo de la gastronomía, pero no tiene intención de dedicarse a ella profesionalmente, por lo que decide estudiar ingeniería.

No parece contentarle esta decisión y trabaja en varios campos sin que ninguno le llene. Al final, abre la puerta de la cocina y comienza su enamoramiento con la profesión.

Estudia en la Escuela de cocina de Lugo y realiza sus prácticas en los distintos restaurantes de la zona.

“Todo nace alrededor de una mesa”. Y mientras hablamos, varios de sus colaboradores le van comentando los pasos que están dando en la elaboración de sus platos. Bajo un poco la cabeza para que el cocinero pueda llegar con la vista a toda la cocina. Tanto Iago como Alberto son perfeccionistas, no dejan pasar ni el más pequeño detalle.

5b_2estaciones_04

“Me marché a Chaflán, en Madrid, luego al The Green House de Londres con el fin de perfeccionarme y aprender todo lo posible. Me encuentro y trabajo con Ricard Camarena”.

Sin embargo, poco dura la tranquilidad. Iago mantiene que se puede dar la vuelta al mundo con sólo llevar una sartén en la mochila.

Vuelve a Galicia y monta su propio restaurante donde sigue trabajando para aprender más y profundizar en el oficio.

Crea su propia filosofía. “Siempre hay que pasarlo bien, con el cliente y con el producto. Estoy empeñado en llegar a ser el mejor. Hay muchos y muy buenos, por eso hay que esforzarse más. Yo quiero ser distinto”.

5b_2estaciones_03

Iago está en Valencia y comparte ilusión y proyecto con Alberto, lo demás, ya lo saben.

A Iago le gustan las fabas de cosecha propia, los embutidos y la merluza.

Por supuesto que hay muchos más platos, pero eso lo da el día y como muy bien dicen “No creemos en una cocina sin sabor”.

El restaurante 2 Estaciones está en la calle Pintor Salvador Abril, 28. En Ruzafa. Su teléfono es el 963 03 46 70.

ver ficha

Artículos en imágenes

0 comentarios en 2 Estaciones: “Todo nace alrededor de una mesa”

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.