Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

ANTONIO CANDELA, Señorío de Barahonda

“La monastrell es el gran tesoro de Barahonda”

6 julio, 2019

Jaime Nicolau / Fernando Murad

Viajamos hoy hasta Barahonda para hablar con Antonio Candela, cuarta generación de una familia que vive por y para el vino en Yecla y que marca claramente el ritmo dentro del universo vinícola del sureste español levantando la voz de un proyecto con empaque desde la Denominación de Origen Yecla. Con la monastrell por bandera, los hermanos Candela han logrado hacer patria de esta DOP murciana con una firma que exporta el 95% de lo que produce, y ha alcanzado un enorme reconocimiento dentro del mercado del vino. Hablamos con Antonio, que junto a su hermano, son la cuarta generación de una saga bodeguera de la que Bodegas Antonio Candela es la madre de la actual Barahonda. Hoy conviven ambas. Entrar en Barahonda es parar el tiempo. Es vivir el mundo del vino abstraído del resto del universo. Es una experiencia espectacular que, gracias a un imponente proyecto enoturístico, puede vivir cualquier winelover.

5barricas.- ¿La monastrell de Yecla tiene ganado al mundo del vino?

Antonio Candela.- Es nuestra reina. Es la variedad que más potenciamos y también la que más mimamos. Es nuestro gran tesoro y con ella nos estamos diferenciando. En Barahonda el 95% es exportación y una gran parte de nuestro triunfo en el exterior es la monastrell. El único monovarietal que hacemos en la bodega que no sea de nuestra variedad autóctona es un petit verdot del que en los últimos 15 años hemos sacado tres cosecha. Eso lo indica todo. La monastrell nos diferencia y queremos que siga siendo así. Es una variedad autóctona y es nuestro gran tesoro. En España tenemos una enorme riqueza con las variedades autóctonas de las diferentes zonas productoras. Es un componente muy apreciado fuera de España y tenemos que darlo a conocer aquí porque tenemos una riqueza enorme y vinos de gran personalidad con esas variedades autóctonas.

5barricas.- ¿De cuántas hectáreas de monastrell hablamos?

A. C.- Controlamos alrededor de 1200 hectáreas de monastrell entre las dos bodegas. Hace 18 años queríamos salir al mercado con una monastrell más cuidada. Mi hermano y yo nos dimos cuenta que no podíamos hacerlo desde Antonio Candela sino que teníamos que hacer un proyecto diferente. Así nació Barahonda. Hoy por hoy hacemos vinos de parcela, con la realidad de que el año climático nos hace tomar decisiones constantemente. Para nosotros todo reside en el campo. Si no viene un buen producto del campo, ya puedes tener toda la tecnología del mundo que no vas a poder hacer un gran vino. El noventa y mucho por ciento reside en la viticultura para nosotros. Tenemos una finca que es Barahonda, por parte de la familia de mi madre y que da nombre a la bodega, en la que tenemos monastreles de más de 100 años. A 950 metros de altitud. Esa diferencia de altitud hace que la vendimia se lleve 1 mes respecto a las zonas de menos altitud. Esa viña va a producciones muy pequeñas de unas 5000 botellas. Además de monastrell trabajamos también con otras variedades como Petit Verdot, Syrah, Merlot, Garnacha, Cabernet Sauvignon y Verdejo.

5b.- ¿Ese mimo del campo también tiene un componente de sostenibilidad?

A.C.- Somos pioneros en trabajar en de manera ecológica. El clima que tenemos nos permite trabajar de manera ecológica, pese a que no todos los vinos que hacemos tiene certificación ecológica, aunque podrían serlo tranquilamente. Tenemos tres marcas en las que hacemos ecológico y orgánico. Creo que debemos ser sostenibles y mimando la naturaleza y el planeta.

5b.- Además de la monastrell, ¿qué otro punto crees que marca diferencias en Barahonda?

A. C.- Trabajamos por parcelas. Por eso nos manejamos con depósitos pequeños con la temperatura controlada. Ahora vamos a añadir depósitos abiertos para hace más microvinificaciones, porque como te digo tratamos cada parcela de manera independiente. Entendemos que es la única manera de hacer elaboraciones de la calidad que buscamos. Aquí tengo que hacer un inciso importante para poner en valor la colaboración que hemos recibido por parte del agricultor. Hay que tener en cuenta que es un sector muy tradicional y conservador y no es fácil adaptarse a que el equipo. Y hemos conseguido que confíen plenamente en nosotros.

5b.- ¿Qué supone ese trabajo de tantas vinificaciones diferentes?

A. C.- Pues que casi trabajamos como un alquimista. Funcionamos por cata y por eso tenemos una sala de barricas únicamente de pruebas de elaboraciones. La cata lo marca todo. Lo hacemos todas las semanas con todos los departamentos de la bodega, porque cuando pones una botella del mercado va dirigida a miles de perfiles. Tenemos alrededor de unas 16-18 referencias. Utilizamos mucha barrica de 500, sin olvidarnos de la convencional, pero nos está gustando mucho la evolución de los vinos en esa barrica de 500.

5b.- El proyecto es espectacular…

A. C.- El proyecto está muy pensado. Estuvimos mi hermano y yo viajando por toda España y las zonas productoras más importantes del mundo viendo las bodegas más importantes de cada zona. Y teníamos muy claro lo que queríamos y también lo que no queríamos, pues la experiencia en Bodegas Antonio Candela nos daba un bagaje importante.

5b.- ¿Y todo rematado con un enorme proyecto en enoturismo?

A. C.- No teníamos pensado hacer nada con el enoturismo. Pero el cliente quiere saber todo lo que hay dentro de la botella de vino y palpar el proyecto. Así decidimos abrirnos y pensamos, asesorados por el arquitecto, en hacer un restaurante con el que completar el círculo. Desde hace 6-7 años contamos con un matrimonio que son muy buenos profesionales, él en cocina y ella en sala, y están creciendo con nosotros con una entrega espectacular. Ahí surgió la Ruta del Vino de Yecla y cerramos el círculo de enoturismo. Tenemos todas las opciones y el visitante puede organizar la visita como quiera. Estamos relativamente cerca de la costa, una hora en coche, con lo que somos una alternativa real para los énoturistas puros y también para los turistas de la costa que deciden hacer un paréntesis en sus días de playa. La verdad es que estamos muy satisfechos y estamos rozando las 10.000 visitas al año.

190301-do-manchuela-800x200px

 

 

Artículos en imágenes

0 comentarios en “La monastrell es el gran tesoro de Barahonda”

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.