Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Les cuento una historia

David Blay Tapia

Desde que tengo uso de razón he comido en restaurantes. Para mí es una suerte haber nacido en el seno de una familia con querencia por salir a tomar algo a los bares y es algo, de hecho, que repito con mis hijas asiduamente. He probado desde bares humildes de carretera a lugares con tres estrellas Michelin. Y en casi todos ellos he disfrutado tremendamente.

No por ello pienso que soy un experto. Un gastrónomo disfrutón, quizá, pero no alguien con los conocimientos culinarios suficientes para juzgar el trabajo de alguien profesional.

3.500 kilómetros para crear Oganyo

Hoy, Carlos sigue un precepto cada vez más aceptado en el Cap i Casal: varios platos icónicos inamovibles y un resto de la carta rotativo en función de la temporada, los productos disponibles y la creatividad

Conducir hasta Jávea para descubrir Tula

En ciudades como Madrid es muy común coger el coche durante una hora para ir a comer a algún lugar concreto. Entre otras cosas, porque en 60 minutos no sales del área metropolitana.

Manaw rompe la gentrificación del centro de Valencia

Las calles peatonales que transitan entre la Plaza del Ayuntamiento y el Mercado Central, históricamente, han sido nidos de franquicias o restaurantes de escasa relevancia gastronómica en la ciudad.

¿Quién tiene la culpa de la rotación del personal en la gastronomía valenciana?

David Blay Tapia @davidblaytapia En el mundo idílico (de cara al exterior) de la excelente salud gastronómica de la ciudad de Valencia, pocas veces se abre el melón de la problemática más acuciante: por qué existe tanta dificultad para encontrar buenos trabajadores que además se mantengan durante un cierto tiempo en tu empresa. Si hablas […]

Por qué serán los niños (y no nosotros) quienes diseñen desde ya la alimentación del futuro

¿Cuántas veces hemos alejado a nuestros hijos de la cocina, bajo el pretexto de que podían cortarse o quemarse? ¿Cuántas vocaciones, públicas o privadas, habremos frustrado para conseguir personas interesadas por el mundo culinario?