Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

DO Manchuela

Entre los valles del Júcar y del Cabriel, la Manchuela se favorece por unas condiciones edafoclimáticas muy particulares. Suelos arcillosos de base calcárea de los sedimentos de los dos ríos recogen y mantienen el agua de lluvia que cae cuando aún no ha crecido la uva. La escasa humedad, la ausencia casi total de lluvia entre mayo y septiembre, y la gran exposición de sol durante la maduración hacen que el riesgo de enfermedades sea muy bajo, de manera que la calidad no se ve afectada por tratamientos fitosanitarios.

Con 72.000 hectáreas, los viñedos se ubican entre 600 y 1.100 metros sobre el nivel del mar. El clima es continental, influido por el vientos húmedo de Levante. Las altas temperaturas diurnas producidas por el viento de Poniente y el frescor nocturno de la brisa mediterránea favorecen una maduración lenta y una perfecta formación de polifenoles.

Los tradicionales sistemas de cultivo de Manchuela de moderada producción junto a su climatología darán un marco idóneo para garantizar extraordinaria calidad de sus vinos y si singular la personalidad.

“La bobal es un caballo que hay que domar; cuando lo haces es uno de los mejores caballos que hay”

Raúl Simarro vive por y para el vino. El gusanillo por este mundo le entró de bien pequeño, cuando acompañaba a su tío Juan Antonio, enólogo de profesión, a las vendimias. Lo que empezó como una afición pronto se convirtió en su profesión. Tras estudiar en la Escuela de Viticultura de Requena y pasar por varias bodegas, cooperativas y empresas de productos enológicos, Raúl Simarro llegó en 2006 como enólogo a Vega Tolosa, una bodega de Casas Ibáñez adscrita a la DO Manchuela, de la que cada año salen casi medio millón de botellas.

Vinos con corazón

Habitualmente asociamos el corazón a valores como el amor, la pasión, el sentimiento, la entrega. El corazón es lo que nos mantiene vivos, lo que nos une a la vida. El corazón es la imagen de Bodega Iniesta, levantada por el futbolista Andrés Iniesta y su padre José Antonio como un modo de seguir amarrados a su tierra, a sus viñas, desde la distante Barcelona. Corazón es también lo que pone la segunda enóloga de la bodega, Sonia García Briones, en su trabajo. Una joven de la Manchuela, enamorada de su tierra y de la bobal, “la variedad que han cultivado nuestros antepasados”, empeñada en no perder la tradición, aunque sin perder de vista las necesidades del mercado, la modernidad.

Bodegas y Viñedos Ponce: compromiso con variedades autóctonas casi desaparecidas

Hace 15 años Juan Antonio Ponce hizo realidad su sueño de tener su propia bodega, de abrazar esa “apasionante forma de vida” que según él es hacer vino. Hace 15 años nacía Bodegas y Viñedos Ponce, una pequeña bodega familiar de Villanueva de la Jara (Cuenca), adscrita a la DO Manchuela, de la que hoy en día salen diez vinos y que se esfuerza por trabajar, y recuperar, variedades autóctonas de la zona, como la bobal, la moravia agria, la albilla o la garnacha tinta.

Bodegas Moratalla, la artesanía hecha vino

José Manuel Moratalla, ese niño que creció acompañando a su abuelo y a su padre viticultores al campo y que disfrutaba tras la vendimia del olor a uva fermentando en la bodega del abuelo, ubicada dentro de la propia casa familiar, decidió crear en 2013 un proyecto junto a su mujer Virginia para “poner en valor” la uva autóctona de la Manchuela, la bobal. Nació así Bodegas y Viñedos Moratalla, una bodega con un alto componente artesanal que busca elaborar los vinos “como los hacían nuestros antepasados”, con la mínima intervención posible y “buscando transmitir totalmente la esencia de la uva; lo que nos da el terroir”.

Luis Jiménez: “La Manchuela es la nueva Mesopotamia”

Luis Jiménez, uno de los cuatro enólogos que forman parte del proyecto Cien y Pico, es un enamorado y un auténtico defensor de su tierra, la Manchuela. Un territorio enclavado entre dos ríos, el Júcar y el Cabriel, con unas características para el cultivo del viñedo “maravillosas”, con un enorme potencial, y del que están saliendo vinos “de una calidad altísima”. Una zona que el enólogo no duda en calificar como “la nueva Mesopotamia”.

Cien y Pico Knights Errant y su enólogo Luis Jiménez premiados como “Vino Singular” en Enomaq 2019

El Salón Internacional Enomaq celebrado a finales de febrero en la Feria de Zaragora ha galardonado en la categoría “Vino Singular”  al vino Cien y Pico Knight Errant, presentado por el enólogo Luis Jiménez García.

Vino de influencia, el nuevo lema de la DO Manchuela

La Denominación de Origen Manchuela presenta nuevo vídeo promocional en el que muestra los 5 conceptos estratégicos que dan vida a su nuevo lema “Vino de influencia”.

Plata para Bodega La Cepa de Pelayo en Vinduero

La bodega La Cepa de Pelayo, adscrita a DO Manchuela, logró una medalla de plata en VinDuero-VinDouro. El vino premiado, en la categoría de Vinos sin Crianza, fue “Ole de Aromas”, un tinto joven elaborado 100% con Bobal.

Los vinos de DO Manchuela acumulan 93 premios en el primer semestre de 2018

Durante el primer semestre de 2018, DO Manchuela lleva conseguidos 93 galardones en diferentes certámenes nacionales e internacionales de prestigio.

Vega Tolosa: un tesoro que emerge con fuerza en Manchuela

Los valles del Cabriel y el Júcar esconden entre sí un paraje espectacular, cuna de viñedo de bobal, dentro de la DO Manchuela. Es ahí, en un espectacular balcón al valle del Cabriel, dónde nace uno de los proyectos bodegueros más destacados en la vecina Manchuela, Vega Tolosa. Es el paraíso de Juan Miguel y su familia, especialmente su hermano Emilio. Uno se encarga del viñedo, el otro del resto.