Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

La lista de clientes indeseables

José Antonio López
No deja de sorprenderme la cantidad de críticas sobre restaurantes que se publican en algunas redes sociales y que, al parecer, sólo tienen un objetivo, fastidiar. Aquí es gratis hacer daño y cualquier españolito de a pie, puede colgar su opinión, libremente, y hablar mal de quien se le antoje sin aportar datos y mucho menos defender sus opiniones.

Quien venga detrás que arree.

Llevo mucho tiempo leyendo verdaderas aberraciones sobre restaurantes que se merecen todos los respetos y cuya trayectoria de bondad y profesionalidad está mucho más demostrada que los comentarios de “los gurús de la gastronomía” que se atreven a opinar de ellos. Sale gratis y hacen mucho daño a las personas que dan todo lo que saben, al servicio de los demás.

No debería ser así. Si usted acude a un restaurante, va a comer y a disfrutar no a fusilar ni a criticar. Cada uno de los establecimientos le brinda toda la información necesaria y suficiente para que no se sorprenda ni por su tipo de cocina, ni por su servicio y mucho menos por sus precios. Todo está por escrito. Por supuesto que puede haber fallos, pero eso se soluciona hablando con el dueño y volviendo a la normalidad. De ahí al “menudo atraco” “porquería de cocina” “ni se les ocurra ir” hay un trecho y una línea que no se puede ni se debe pasar.

Estamos jugando, con nuestro comentario, con el futuro de muchas familias y sobre todo tirando por tierra el prestigio y trabajo honrado de muchos años. Y eso no debe ser.

Por mi trabajo me invitan muchas veces a restaurantes. Tengo como norma visitarlos de incógnito y luego decidir si escribo o no sobre ellos. Esta es mi libertad y mi obligación a no incidir en que a otras personas les guste o no lo que para mí sería lo ideal. Todos somos libres. Si no quieres ir a un sitio, no vayas.

Desgraciadamente siguen las críticas a locales que no se merecen a algunos clientes. No se puede hacer nada salvo contestar al “cervantes” y ponerle en su sitio, pero el mal, ya está hecho.

Me gustaría poder editar una lista con nombres y apellidos de Clientes Indeseables y que, cuando alguien fuera a reservar mesa, se encontrara con la puerta en las narices por ser “persona non grata.” Ojalá se pudiera hacer.

Me quedo con la satisfacción de poder ir y volver a restaurantes a los “que han puesto verdes” en algunas redes y que sólo me recuerdan a la fábula de la zorra y las uvas. Están verdes.

Opinen, amigos, pero con cabeza y conocimiento y siéntanse libres de elegir sitio y gastronomía. Tengan su propio criterio y sobre todo, respeto a los demás y a sí mismos.

Un comentario en La lista de clientes indeseables

Vicent Castell el 6 Junio, 2017 a las 10:30 pm:

Todos los extranjeros que son son preguntados por qué es lo que más valoran de España responden que la gastronomía. Y ahora sería el momento hipócrita de omitir los cangrejos y guisantes de la ‘paella madrileña’ y la más respetuosa actitud de Barcelona que no se atreve con los arroces. Si a alguien le pica que se rasque, pero esa gastronomía tan valorada se concentra fundamentalmente en nuestra tierra.
Y justo ese es el principal motivo para hablar mal de ella: cuanto más cretino es un cretino más se valora a sí mismo berreando por un instante de lo que todos sabemos que es bueno. Y digo “por un instante” porque si lo observáis, al momento se queda más solo que un parlamentario honesto. Resulta insoportable la compañía de un redomado idiota candidato a cualquier puesto político. Demasiado tiempo les hemos dedicado ya: dejemos la basura con la basura.

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido