Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Por qué los chef deberían plantearse contratar periodistas como jefes de sala

David Blay Tapia
Recientemente leí que Ángel León había contratado a dos biólogas para explicar sus platos en APoniente. Al fin y al cabo, nadie como un especialista para saciar la curiosidad de los comensales. Y, sobre todo, para crear una historia que enganche y sea capaz de mejorar la experiencia del cliente en tu restaurante.

Creo que nada desconcierta más que el hecho de recibir un plato en la mesa, que te ‘canten’ todos los ingredientes como si fuera una lista de la compra y en tu desconocimiento digas sí y te lo comas. Si está bueno, magnífico. Si no, nunca entenderás por qué.

Es cierto que pedimos rapidez en el servicio, estemos en un bar o en un Dos Estrellas. Pero crear un storytelling es factible como alternativa a la clásica explicación técnica de un plato. Y no solo permite conocer mejor la filosofía del local sino comunicarla al exterior de una manera más sencilla y hasta entusiasta.

El primer párrafo indica que ya no solo los profesionales de la cocina tienen cabida en el mundo gastronómico. De hecho, cada hay más quejas en el sector sobre la dificultad de encontrar perfiles de alto nivel o, en su defecto, con un gran grado de compromiso con los proyectos.

Exigimos muchas veces a los chef que sean capaces de crear, disrumpir, ser eficientes, tratar bien a sus empleados, abrir nuevos conceptos gastronómicos y, además, explicarse con corrección. Y les hemos hecho creer que todos deben tener como característica la comunicación exterior, cuando en realidad muchos de ellos sufren en esas circunstancias.

Por esta misma premisa, alabamos a los jefes de sala con gracia e ingenio pero que sean capaces de no agobiarnos. Y, al tiempo, les atribuimos cada vez más (porque lo tienen) un papel preponderante en el cómputo global de la experiencia final que te llevas de una comida o una cena.

Al igual que un camarero hace 15 años no necesitaba hablar idiomas, un periodista en esa época solo se planteaba escribir en un periódico, hablar en una radio o presentar en una televisión. Pero los roles, como dijo Zygmunt Baumann en su ‘Sociedad líquida’, se han diluido hasta hacerse maleables. Y ya nada es lo que nuestros padres, o incluso abuelos, nos contaron que era una verdad inmutable.

Hay mucho paro en el periodismo tradicional, pero cada vez hay más trabajo en el alternativo: gabinetes de prensa de empresas, deportistas o restaurantes. Narradores de eSports. Youtubers. Presentadores de eventos. Podcasters… Y pocos profesionales como ellos son capaces de construir un titular, añadirle una historia y contarla de forma atractiva. Algo que, por mucha selección de personal que tengas, en los perfiles no comunicativos escasea enormemente.

De este modo, asistimos a una nueva pregunta en el mercado: si se ha abierto el cupo para gente de fuera de la cocina, ¿por qué no se piensa en los periodistas como jefes de sala?

Ahí lo dejamos.

0 comentarios en Por qué los chef deberían plantearse contratar periodistas como jefes de sala

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.