Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Febrero

Un mensaje en una botella. Una tentación. Descubrir el Priorat a través de los ojos de una dama del vino. De una reina de copas. Anne Cannan, de Clos Figueras. Y como dejó escrito Oscar Wilde: «La única manera de librarse de una tentación es ceder ante ella».

Texto: Rubén López Morán Fotografía: Fernando Murad Vídeo: Vincent Loop / Fernando Murad

El cielo de febrero es un caos. Un anticipo de los que llegarán en primavera. Las nubes se deshacen sobre una paleta de azules. Son cielos bisagra, de transición. Los estudiosos de la pintura los describen como lienzos complejos, enmarañados, que se extienden en horizontal sobre la cúpula celeste. Una cúpula helada y distante, con un sol en segundo plano. Por su parte el aire se vuelve más cristalino, y los árboles comienzan a salir de su ensimismamiento. Se desperezan. Como si sus ramas castañetearan del mismo modo que lo hacen los dedos de las manos al estirarse. Incluso algunos se aderezan de frágiles guirnaldas rosa y nata. Un sarpullido tan efímero y delicado como la misma vida. Que con un solo soplo de aire salpica de pétalos almendrados un suelo oscuro y mineral.

Es bien sabido que todo es paradoja en el hombre. Cuando el cielo le garantiza el sustento se ablanda. Se convierte en un pusilánime. En un niño mimado y caprichoso. En este sentido los hombres y mujeres del campo están vacunados. Pagan un alto precio por ello: la incertidumbre. Estar en el alambre. La contrapartida: la naturaleza les regala el viento de las montañas. En este caso de unas montañas hechas a su imagen y semejanza. Moldeadas de arriba abajo. Una obra de arte eternamente inacabada. Un anfiteatro insólito donde las viñas echan sólidas raíces. Unos “costers” que remiten a una viticultura épica. Heroica. Como si quisiera escalar al mismo cielo para hacerse escuchar.

Ahora bien, que nadie se llame a engaño. El viajero no está alabando al hombre, sino a la tierra. Al terruño. Al paisaje. Al aire sutil que sólo necesita del eco de las campanas de una ermita para hacerse añicos. Esparciéndose como lentejuelas sobre la pizarrosa licorella, mientras las viñas de garnacha y cariñena alzan sus artríticos dedos suplicando una primavera generosa. Manirrota en lluvias. Para que las cepas eclosionen de un verde tierno y limpio como los ojos de esta dama del vino que le acompaña. Una reina de copas joven. Madre ya de dos niños. Que se enamoró de unos perfiles salvajes. Y de las piedras que los cimentan y les proporcionan un aroma que se saborea con todos los sentidos. Un reinado que llega con su personal impronta.

 

Serres del Priorat
El viajero es un desarraigado y un escéptico. Un sin patria que sospecha de los balcones cubiertos de banderas y no de flores. Como sospecha también de quienes son capaces de averiguar si un vino fue cocinado por una mujer o un hombre. Quizá porque el paladar del viajero es tan tosco como apasionado. Y la misma pasión que puso el padre de Anne, Christopher Cannan, en elaborar los primeros vinos de Clos Figueras desde 1997, y que han supuesto vendimias de hasta ¡96 puntos Parker!, ha puesto Anne en su Serres del Priorat. Porque la pasión se hereda. Si el Clos Figueres de las viñas viejas o el Font de la Figuera Tinto inciden en lo que trajo a la familia Cannan hasta aquí, que el vino fuera capaz de transpirar la pizarra, la licorella, en donde los viñedos hunden sus raíces, “Serres del Priorat es un vino más joven, más atrevido, simpático y menos serio”.

Con un coupage 58% Garnacha, 30% Cariñena, 8% Syrah y 4% Cabernet Sauvignon. Y una crianza en roble francés de segundo año y un 10% en ánforas de cerámica local, también “refleja el terroir, el suelo, que sepas de donde viene el vino. Luego, cada artista firma su cuadro, y ahí está que cada uno tiene su gusto. Al final haces vinos que te gustan a ti primero, y con suerte después gustan a más gente”. Así es ella. Y hace bien, porque citando de nuevo a Wilde: <<Sé tú mismo, el resto de papeles ya están cogidos>>.

Clos Figueras 360º
Bodega. Restaurante. Bed & Breakfast. Vinoteca. Agenda cultural.
En resumen, lugar de encuentro. Un espacio concebido para hacer de la experiencia del mundo del vino un recuerdo. Memoria. Como el paisaje que lo envuelve. ¿Qué es al fin y al cabo el paisaje?, sino memoria. Huellas del pasado. Todo esto se percibe al abrir las ventanas de sus habitaciones, porque dan a él. Sin intermediarios. Sólo hay que respirar profundamente para llevarlo consigo. Una vida que el viajero buscará siempre. Incesantemente. Porque esconde la verdad de la tierra. Y que los monjes cartujos del monasterio Scala Dei encontraron aquí mismo: en las faldas de la Serra de Montsant. Y que acabó dando nombre a la comarca del Priorat.

Una comarca atravesada por una rica red de senderos. Caminos viejos que se internan en una tierra donde los vinos se elaboran con las manos y con el corazón. No podría ser de otro modo. Como recoge la guía Les pulsations du vin, no es sólo un trabajo para ganarse la vida, sino también una opción vital, valiente, arriesgada, una manera de entender el mundo, su vida y la de sus seres queridos. El viajero ya está esperando el próximo mensaje en una botella. Sería todo un ESPECTACLE. ¿Verdad, Christopher? ¿Verdad, Anne? Gracias. ¡Salud y amor!

Los Cannan
Anne-Joséphine Cannan
(Soyaux, 1984) visitó por primera vez el Priorat siendo una adolescente. Tenía 14 años. Aún recuerda la escena donde su padre, Christopher Cannan (Gloucestershire, 1949), entusiasmado, se llevaba la pizarrosa licorella a la nariz y comprobaba el aroma del paisaje que traslucían los vinos de este rincón remoto de Cataluña. Desde entonces ha llovido mucho. O no tanto. No sólo porque su padre, aconsejado por René Barbier, adquirió la finca Clos Figueras (Gratallops) en 1997. Sino porque desde 2008, Anne decidió responsabilizarse de la misma. Antes sin embargo tuvo que pasar por la Escuela de Enología y Viticultura de Falset, y por el CETT de Barcelona como sumiller. Y entre 2005 y 2008 vendimiar en Australia (Yalumba), Italia (Isole e Olena) y Argentina (Cellarworld). Redondeando su formación con el Master de la Organización Internacional del Vino en 2010 (París). Un currículum que le ha consagrado como una de las damas del vino y a ser una de las elegidas por Zoltan Nagy para su libro Reinas de copas.

En total 15 años de experiencia y 17 vendimias para una treintañera que de casta le viene al galgo. Su padre fundó la compañía de exportación de vinos Europvin, con sede en Burdeos, en 1978. Que conoce a Robert Parker desde 1981, cuando era un completo desconocido. Y lo más importante si cabe: desde que probó en 1983 una botella de la vendimia del 74 de la bodega Scala Dei, encontró el lugar que andaba buscando. El resto es una historia que se ha materializado en una finca de 18 hectáreas, tapizada de cepas viejas cariñena y garnacha, y otras más jóvenes de syrah, cabernet, mourvedre y viognier. Con hermosas vistas hacia el valle del Ebro y las montañas del bajo Aragón. Y que en la actualidad produce tres vinos tintos, un blanco y un vino dulce. Un total de 30.000 botellas que viajan por medio mundo con un mensaje en su interior: la pasión y el compromiso de una manera de entender la vida.

Mercedes-Benz Clase V
Hay viajes que apasionan antes de su comienzo. Viajes que se saborean de una manera especial. Viajes en los que V se escribe en el diario con mayúsculas. Viajes que ,si te acompaña la Clase V de Mercedes Benz, quedan en tu memoria para siempre. Ponemos rumbo a la privilegiada zona vinícola de El Priorat con una Clase V cedida por Mercedes Benz Valencia. Es viajar claramente en primera clase, con unos niveles de confort exclusivos, un comportamiento de marcha suave y brillante y con el beneficio de su espectacular espacio interior.

 

ENLACES DE INTERÉS
Clos Figueras www.closfigueras.info
Turismo El Priorat www.turismepriorat.org
Turismo Monsant www.domonsant.com

Artículos en imágenes

0 comentarios en Febrero

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido