Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

170925-bmw-engasa

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

IMIDRA, la ciencia al servicio de la vid

vino, ciencia, investigación, variedades, vid, Imidra, Madrid

Laboratorio en la finca del IMIDRA El Encín

Por Maria Salvador y Vanessa Bó

A unos 65 kilómetros de la ciudad de Madrid se encuentra la finca El Socorro, uno de los mejores centros de experimentación vitivinícola de Europa. Junto con la finca El Encín, centro de investigación agroalimentaria y agroambiental de la Comunidad de Madrid, lleva a cabo las investigaciones más punteras relacionadas con el mundo de la vid.

Ambos centros dependen del IMIDRA, el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario, que dispone de fincas especializadas en distintos cultivos en toda la Comunidad. Esto les permite desarrollar diferentes líneas de investigación en aquellas temáticas que demanden tanto agricultores y ganaderos como industrias agroalimentarias de la comunidad.

Y es que una de las características principales de estas fincas es que trabajan para apoyar a los productores, lo que en el caso de la vid se traduce en la reciente creación de un mapa de suelos evaluando una zonificación vitivinícola, la selección clonal de la variedad moscatel de grano menudo, la selección de levaduras autóctonas en bodegas ecológicas y tradicionales o el estudio de la adaptación al cambio climático de variedades de la vid nacionales y foráneas.

Hablamos con Félix Cabello Sáenz de Santa María, director del Departamento de Investigación Agroalimentaria del IMIDRA e impulsor de la recuperación de variedades minoritarias de vid en toda España.

“Lo que hemos hecho es buscar variedades en parcelas muy viejas. Hemos buscado variedades minoritarias que se cultivaban a finales del siglo XIX y principios del XX y que habían desaparecido del cultivo, posiblemente porque no eran variedades buenas. Pero claro, las condiciones que había en esa época y las que hay ahora no son las mismas”, explica Félix Cabello, a cargo de la colección nacional de vid de referencia y una de las más grandes del mundo.

vino, ciencia, investigación, variedades, vid, Imidra, Madrid, Morenillo

Parcela de cultivo de vides en la finca del IMIDRA El Encín

En todo el país han aparecido unas 300 variedades nuevas, de las cuales 95 están presentes en varias comunidades autónomas. Se trataría de variedades minoritarias que se cultivaron antiguamente.
De esas 95 variedades, once se encuentran en la Comunidad de Madrid, mientras que en La Rioja por ejemplo, sólo se han descubierto ocho variedades minoritarias. Esto se debe a que entre las variedades de la Comunidad de Madrid las hay también de La Rioja, Castilla-La Mancha, Extremadura, Cataluña o Navarra, entre otras.

“Para todos los cultivos que hemos estudiado, ya sea de melón, judía, fresa o ajo, Madrid es un foco de atracción. La Corte y posteriormente la potente inmigración de toda España hacia la capital han permitido una mayor diversidad que en otras comunidades autónomas. La gente venía con sus cosas y, entre ellas, sus vides”, explica este ingeniero agrónomo.

En España hay reconocidas 209 variedades, que son las recogidas en la colección. Con este nuevo proyecto se aumentaría a entre 400 y 500, más del doble, incluyendo las que aparecen en varias CCAA y parte de las 200 variedades desconocidas presentes en una única localidad. Incluirlas en la lista de variedades autorizadas conlleva un trámite largo y complejo que arranca con un estudio de cinco años que incluye la descripción botánica, la descripción de ADN y la tipificación de vino, entre otros.

Curiosamente en España sólo se cultivan 111 variedades de esas 209, y sólo se multiplican en los viveros 52, de las cuales 9 ocupan más del 80% de la superficie de viñedo. Y no se trata de un hecho aislado, ya que este dato se repite en otros países europeos, como Francia, con unas 463 variedades de las que aproximadamente 30 ocupan el 95% de la superficie. “Nuestros trabajos van encaminados precisamente a poner en el mercado nuevas variedades que den vinos distintos, que atraigan a la gente”, añade Félix. ­­

Entre las variedades minoritarias con mayor proyección de futuro ahora mismo en Madrid, destaca la moscatel de grano menudo, cuya superficie ha ido aumentando bastante tanto en Madrid como en Castilla-La Mancha. A nivel nacional, el mayor crecimiento en superficie de una vid minoritaria lo ha vivido el tempranillo Blanco en La Rioja. Otra variedad que está teniendo mucho éxito es la Bruñal, que encontramos en el Arribes del Duero, Asturias y Canarias. En Portugal, donde también está presente, se la conoce con el nombre de Alfroxeiro Preto.

En Valencia, una de las variedades que se está potenciando es la Mandón (Garro) que, junto con la Morenillo, ambas variedades minoritarias tintas, están dando vinos nuevos y distintos en la zona. “En cada región española hemos tratado de potenciar unas variedades locales. Aquí en Madrid, en la finca El Socorro, hemos estudiado 2 variedades nuevas minoritarias de las 17 recuperadas. No ha habido muy buen resultado, eran bastante malas y entendimos por qué se perdieron –explica divertido- pero nos queda estudiar las otras 15 y trabajar sobre ellas”.

vino, ciencia, investigación, variedades, vid, Imidra, Madrid, Morenillo

Variedad minoritaria Morenillo que se cultiva en Chelva, Valencia.

El estudio de las nuevas variedades minoritarias se lleva a cabo en la parcela 15 de la finca El Socorro, bajo la supervisión de Eufrasia Aguirre Yeves, ingeniero técnico forestal. Aguirre detalla que se encuentran todas en la misma parcela, distribuida en bloques al azar para poder hacer estudios estadísticos, con tres repeticiones por cada variedad.

En El Socorro también disponen de una parcela, la 7, dedicada a las orientaciones de la vid (norte-sur, este-oeste, etc..); la 10, de densidades de plantación tanto en calle como entre las cepas, o una parcela ecológica. Entre los estudios actuales más significativos una parcela en la que, junto con el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) estudian hasta seis tipos distintos de tratamiento en el suelo: con cobertura, labrado, aplicando herbicida a la línea…

Sobre el potencial del vino español Félix Cabello destaca que España tiene la mayor superficie de viñedo del mundo, con 950.000 hectáreas aproximadamente, y niveles muy altos de calidad y diversidad. “Tenemos un clima más duro y por lo tanto conseguimos unos niveles de maduración de la uva muy adecuados. Tenemos una viticultura muy versátil, desde Cádiz hasta Galicia se encuentran todo tipo de vinos con más o menos alcohol, acidez…”, indica.

Queda por ver si alguna de las variedades redescubiertas se convierte mañana en el nuevo embajador del vino español.

Artículos en imágenes