Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

La Ferrrera colorea el otoño con una cena maridaje experiencial

6 octubre, 2018

Mª Carmen González

Ya es un clásico en la Ferrera Restaurant: anunciar y despedir el horario de verano, en el que se abre por las noches, con una cena muy especial. Una cena maridaje que pretende convertirse en toda una experiencia para el comensal, basada en los sentidos, y en la que se busca la sorpresa, la interacción con el cliente, y que este lo pase bien, que aprenda y que amplíe su paleta de aromas y sabores casi sin darse cuenta.

Así, para poner fin a la campaña estival 2018, el restaurante de Pinedo organizó el pasado viernes la cena ‘Colorea el otoño en La Ferrera‘ donde se presentaron cinco creaciones de la chef del local, Chabe Soler, acompañadas de cinco vinos preparados y presentados por la enóloga experiencial María Lluch.

Una serie de armonías con platos y vinos que llevaban implícita una prueba y un desafío para cada mesa participante, que tuvo que esforzarse al máximo por superarlos, poniendo en práctica su intuición y conocimientos enogastronómicos, y conseguir así un premio final, en esta ocasión, una paella en La Ferrera.

En este edición, el sentido elegido para desarrollar el menú y buscar la implicación del comensal fue el de la vista. Así, se jugó mucho con el color, presentando platos de tonos explosivos, como unos buñuelos de bacalao de un rojo brillante, o una sopa de marisco de color azul; se sirvieron platos que logran confundir a la vista y demuestran que nada es lo que parece, como un trampantojo de tataki de atún, o se tuvo que acertar con las tonalidades y reflejos de diferentes vinos.

En cuanto a los vinos, María Lluch intentó sorprender a los presentes evitando las variedades más comunes y conocidas y portando otras más desconocidas por el gran público, como la treixadura o la rufete. “Hacemos que la gente se divierta pero al mismo tiempo le damos una base y una formación; vamos ampliando su gama de opciones y van teniendo cada vez más criterio. Y es que cuantas más cosas pruebes, tu paladar y tu nariz se van despertando y se aprecian nuevos matices”, explica la enóloga.

Cinco platos, cinco pruebas

Tras un aperitivo en el jardín, los comensales, que formaron equipos según la mesa en la que se sentaban, pasaron a uno de los salones para comenzar una cena en la que el color iba a tener un gran protagonismo. Cinco platos, cinco vinos, cinco pruebas.

La primera prueba consistía en adivinar, según su aroma y sabor, el color originario de un vino blanco que había sido tintado de morado. Para acompañar, un trampantojo de tataki.

En la segunda prueba los comensales tuvieron que emular a los grandes chefs y tras elegir una serie de ingredientes que les fueron presentados, montar un plato a base de pastel de cabracho suponiendo cómo lo habría hecho la chef Chabe Soler. Otra vez explosión de color, con ingredientes como pimentón ahumado, caviar de tomate o regañás de carbón.

El vino servido fue ‘The flower and the bee‘, un treixadura 100% con el que la enóloga buscó sorprender, ya que esta variedad suele trabajarse mezclada con otras.

En las siguientes pruebas los comensales tuvieron que buscar una barra de labios con un tono similar al vino rosado presentado, o descubrir los tonos y características de dos tintos y ver con qué platos maridaban mejor.

Los vinos seleccionados: el rosado Pink, Pank, Punk, un cariñena 100%, “diferente a los rosados de bobal que solemos conocer en esta zona”, y los tintos Herrigoia, de tempranillo mezclado con malvasía y viura, y Ciclón, de rufete, “una variedad casi desaparecida”.

El menú lo completaron platos como la sopa de marisco, el canelón de potro con bechamel de curry, el jardín de setas, y chocolatinas de colores.

Una noche de risas, en el que los participantes disfrutaron de la cocina de Chabe Soler y se marcharon sabiendo un poquito más de vinos gracias a María Lluch. Ya saben, la próxima, en primavera.

Equipo ganador

Equipo ganador

180907-5bseleccion-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en La Ferrrera colorea el otoño con una cena maridaje experiencial

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.