Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Tapavid: tradicionalmente auténticos

5 marzo, 2015

La-vid-01

 José Antonio López

Qué quieren que les diga. A un servidor, le encanta encontrarse con buenos amigos y celebrar su éxito. Es una doble satisfacción porque soy de los que admiro a las personas, no las envidio.

Y todo viene al caso porque he vuelto a encontrar a mi amigo Miguel Guillot. Posiblemente el buen hacer de Miguel G. Alexander, Campeón de Magia de España, e hijo de Miguel y Chelo, haya hecho posible este reencuentro.

Estoy en Tapavid, en la calle Historiador Diago, 24. He quedado a una prudente hora que, como es normal en Miguel, no cumple. El caso es que no puedes enfadarte con él. Siempre hay una razón de peso que justifica su tardanza. Y es verdad.

Llega corriendo con la compra del día recién hecha. Desde siempre, ha sido cosa suya y es muy meticuloso a la hora de elegir lo que va a dar de comer ese día. Proveedores fijos y materia prima de primera calidad. Él lo supervisa todo una y otra vez.

Potente voz. Indicaciones puntuales a su equipo. Guiño al proveedor que llegó tarde. Debe estar todo controlado. Al mismo tiempo está pendiente de mí. Por mucha amistad que haya lo primero es lo primero y uno agradece el grado de compromiso de este profesional con su trabajo.

Treinta años manteniendo dos negocios no se improvisan. Porque ya han pasado treinta años del nacimiento de La Vid.

Lejos están los tiempos en que nos veíamos en la Plaza Lope de Vega esquina calle El Trench donde Miguel padre, tenía una de las mejores pescaderías de Valencia.

Recuerdo las siete de la tarde cuando llegaba el pescado dando botes, procedente de las barcas que, minutos antes, habían terminado de faenar en la Malvarrosa.

Pescado fresco, vivo. Seleccionado por una gran persona que siempre tuvo sus negocios de hostelería. Sin ir más lejos el restaurante del Real Club Náutico de Valencia y otras cafeterías de prestigio de la ciudad.

Miguel se crió en ese ambiente y en el fallero (loco por nuestras fiestas) en el de la amistad y en el de la responsabilidad.

Amigo de sus amigos hasta más allá de lo imaginable. Buena persona.

Estudió hostelería y más concretamente cocina, y trabajó en su casa pero nunca con una visión de futuro. Simplemente hacía otras cosas y ayudaba en casa.

Llegó un momento en que se planteó su futuro y eligió la hostelería. De La Vid y del Asador La Vid hablaremos en otro momento.

Hoy estamos en Tapavid que es el segundo negocio de Miguel que opta por diversificar. Ya tiene una asador, montemos algo más tradicional y de lo que él sabe mucho.

El local es de lo más sencillo del mundo. Tiene ocho mesas en el interior y algunas más en la terraza. Decoración normal, mesas cómodas y espacios muy bien aprovechados. A la entrada un magnífico bodegón de tomates y alcachofas que es la verdura del tiempo. Lo que recomienda Miguel. De lo que hay que disfrutar ahora y “acabo de traer del mercado”.

Aquí vamos a encontrar las tapas de toda la vida. Aunque parezca una escasa oferta quiero incidir en que hay cantidad de tapas ancestrales que se han ido perdiendo. Otras, han ido variando en su forma de hacer y presentar y, muchas veces, damos por hecho de que algunos platos siempre han sido asi.

Esto no ocurre en Tapavid. Aquí, las tapas y los platos son los de toda la vida, repito, pero hechos y presentados como se ha hecho siempre.

Está claro que Miguel les ha dado “un punto distinto” pero tan mínimo, que no cambia la esencia del producto. Igualmente ha ido incorporando otras creaciones que le han dado identidad propia.

La-vid-02De esta manera tenemos una carta donde conviven los Rollitos de mascarpone con mejillones. El revuelto de boletus con virutas de foie. La tosta de solomillo con trufa de Sarrión. Las flores de queso Tete Moine, con la Ostra Valenciana o el Jamón de Bellota Lazo. Ojo al pan de cristal y a las siguientes cuarenta tapas que le ofrecen.

Todos los días, un plato de cuchara. A resaltar los pescados y mariscos de playa… vivos. Hay que seguir la tradición.

No nos olvidamos de los postres. Pueden elegir entre las Torrijas con helado de dulce de leche. El Tiramisú con carajillo de ron. La Manzana caliente con helado de vainilla y nata líquida… hay que descubrir el resto.

Miguel y Chelo se ufanan de haber conseguido que “el cliente lo es el primer día que viene, al segundo, es amigo”.

Y es que hay sitios que tienen un algo especial que te invita a la amistad.

Yo ya la tengo y me siento orgulloso de ella. Lo valen.

Tapavid no tiene menú. Su carta es amplia y selecta. Se puede comer o cenar entre los 15 a 30 euros. Los vinos, selectos y a precios muy asequibles. Para repetir. Cierra los domingos y lunes noche.

Está en la calle Historiador Diago, 24 en Valencia.

Su teléfono es el 963 855 067.

Buen provecho.

La-vid-03

ver ficha

Artículos en imágenes

0 comentarios en Tapavid: tradicionalmente auténticos

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.