Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto No acepto

170925-bmw-engasa

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Tigran, todavía más sencillo

José Antonio López
Hay momentos en los que uno quiere sentirse solo, tranquilo, sin que nadie te agobie.

Es fácil y difícil a la vez.

Fácil porque todo el mundo está pendiente del móvil y le importa una higa lo que le pase al de enfrente. Difícil porque no se entiende cómo estamos llegando a los tiempos del silencio donde no nos oímos ni a nosotros mismos.

Perdón.

Elegí pasar un tiempo en Tigran, frente a Aqua. Hay dos terrazas para elegir aquella que más te gusta o donde te sientas mejor. Nadie te molesta excepto cuando Tere se acerca para tomarte nota de lo que quieres tomar. Después de eso, tranquilidad.

Tigran me había comentado que iba a reducir, aún más su carta. Quedé con él pero otro día. Recién llegado de Sevilla, me encuentro con este buen amigo y mejor profesional que me devuelve a mi mundo, al suyo, al que nos apasiona, la gastronomía.

Se han hecho cambios en las terrazas, pero únicamente para que sean más confortables. El amplio espacio del que dispone permite alegrar a la parroquia porque los niños pueden campar con la tranquilidad de los padres.

“Si tengo la oportunidad de poder ofrecer unos espacios donde los niños pueden ser los reyes, lo hago. Aquí caben cien carritos, dieciséis mil biberones y todo el amor del mundo”.

Y Tigran viene cansado del viaje y junto a Nune, Gagik y demás equipo se va sintiendo satisfecho de un trabajo bien hecho.

A punto de cumplir años de negocio y recién terminado otro curso de cocina. No para. Admira a los grandes y se siente privilegiado por poder aprender. Le he visto trabajar. Ritmo y trabajo.

Será la Semana Santa lo que me lleva a otros derroteros pero mi visita, además de la evasión tiene otro cometido.

“He vuelto a darle un recorte a la nueva carta. Poco a poco me voy reafirmando en el respeto al producto y, además, en la interpretación de lo que la gente quiere. Estamos aquí para dar de comer y de beber. Hagámoslo tal y como nos lo piden”.

No hay nada nuevo pero sí es importante que, este cocinero, que ha sido catalogado como “básico” siga en su línea de ofrecer producto, producto y producto. Si usted quiere algo más, no tenga la menor duda de que le sorprenderá con una creatividad sublime, pero en Tigran “la carne es carne, el pescado es pescado y la verdura es verdura”.

Nos hemos sentado a recordar los tiempos en los que nos conocimos. Compartimos libros de Lorenzo Millo y admiramos las fotos de unos grandes cocineros. Los hay. Son muchos y admirables.

Entre párrafo y párrafo nos viene a la mesa la clóxina valenciana. Tal y como es. Saber y sabor. Pena que no valoremos, tal y como se merece, esta joya valenciana.

Y siguió la ensaladilla de gambas con aguacate y manzana, el timbal de queso de cabra con berenjenas y tomate y un sepionet de playa con mousselina de almendra y espárragos.

Elegimos el solomillo de vaca con gajos de patata brava dejando para otro día la hamburguesa de ternera con pan de patata casero y el tartar de atún con crujiente de pipas de calabaza.

De postre, Nune nos presentó la tarta de capuchino y la tarta Raffaello. Nune está enfadada. Hay quien dijo que su tarta de queso era industrial.

Doy fe de que todo se hace en casa.

“Estoy teniendo una buena respuesta por parte de mi clientela. El abrir para desayunos, almuerzos, comidas y cenas es muy complicado por la cantidad de horas que estás en el local, pero, con sólo ver la satisfacción de los clientes cuando vienen a cualquier hora y se sienten atendidos…”.

Y hemos hablado y repasado algunas cosas. Como al oído, Tigran vuelve a comentarme que va a cambiar la carta tantas veces como sea necesario con tal de adaptarse a la demanda de sus clientes.

Suelto una carcajada que le desmarca. Creo que no se ha dado cuenta de que va incorporando nuevos platos, pero los que le obligan a tener como clásicos, sus clientes… son muchos más.

Es el triunfo de lo sencillo. De lo auténtico.

Cada día hay más cocineros como Tigran.

Los iremos descubriendo.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Tigran, todavía más sencillo

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido