Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Axel Pitarch nos presenta Pelio 2012, un vino de Utiel

3 noviembre, 2016

5b_axel_pitarch_160712

Vilarre Vinum es una pequeña bodega situada en la pedanía de La Torre de Utiel. Se trata de un proyecto pequeño y familiar con una producción muy limitada y una filosofía que tiende a que la mano del ser humano se reduzca a la mínima intervención posible, dejando que sea la naturaleza la que haga el vino y decida cada año las características del mismo.

De sus viñedos de bobal de más de 100 años nos llega este Pelio 2012, después de pasar 18 meses en barricas de roble y un año en botella antes de salir al mercado. Presenta un color rojo picota intenso con el ribete de un color azulado que tinta la copa al paso de su glicérica lágrima. Es una bobal franca. Muestra desde el principio las moras maduras y la pimienta fresca en su compleja nariz y se intuye goloso incluso antes de llevarlo a la boca.

5b_pelio_161103Sus levaduras autóctonas y su fermentación espontánea han querido que en este 2012 apenas se perciban aromas secundarios. El alcohol no despunta en nariz y en boca está perfectamente integrado, no hay concesión para las mantequillas y su matiz levemente goloso se debe más a una óptima maduración de la uva que a algún resto de azúcar, si acaso muy pequeño y equilibrado con un notable tanino bien pulido.

Su paleta aromática se completa a copa reposada, cuando el vino va cambiando y muestra sus aromas terciarios. El café y la nuez de cola se mezclan con su nota mineral que se expresa en un recuerdo de mina de lápiz, de carbono.

Discreto en su entrada, su paso por boca es ancho y con peso, pero no cansa. Menos glicérico que la añada anterior, caprichos de la naturaleza, su boca alcanza una elegancia de la que sólo unos pocos bobales pueden presumir. Se mueve entre la astringencia y la frescura de su acidez, limpiando la boca e invitando a otro trago, con estructura y seco, nada pomposo.

Al tragarlo, la fruta sustenta las notas terciarias en un final largo. Se queda en la boca un recuerdo de café y de hoja de tabaco y ese carbono se torna quizá en un dulce de regaliz negro sobre un fondo de moras o arándanos negros. Frutas maduras pero sin resto de dulzor.

5b_pelio2_161103Las botellas de Pelio salen al mercado numeradas y este número asume el protagonismo de la etiqueta por encima incluso del nombre del vino. Esta nota de cata responde a la botella número 604 de las aproximadamente mil que se producen cada año. Según la climatología, esta cantidad puede variar ligeramente de un año para otro.

Si hay un vino de garaje, desde luego es Pelio. Los números hablan por sí solos: una familia, dos empleados, dos depósitos de mil litros, trece barricas, dos referencias de vino, mil botellas de cada uno y cero químicos. Este año 2016 estamos de enhorabuena y la cosecha ha dado para algunas pocas más. Los dos depósitos, más un improvisado recipiente adicional similar a una maceta gigante tapado con film e iniciando la fermentación del mosto, dan fe de una cosecha que en este caso podríamos denominar extraordinaria.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Axel Pitarch nos presenta Pelio 2012, un vino de Utiel

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.