Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

El vino y la influencia del clima

30 abril, 2019

Bien es sabido de la gran importancia que cobra el clima en cuanto al vino se refiere. La vid es capaz de adaptarse a diferentes climas, sin embargo, la climatología tiene una gran incidencia en su sabor y repercute directamente en la vid en su ciclo vegetativo. Por ello, Bodega Dehesa del Carrizal nos muestra los tres elementos fundamentales que afectan al cultivo del vino: la humedad, la lluvia y el sol y la temperatura.

La Humedad
La humedad puede provocar que aparezcan en la vid diferentes enfermedades provocadas por hongos. Los hongos pueden hacer arruinar por completo la cosecha si aparecen en determinados momentos de la maduración.

La Lluvia
Este factor es el único que puede ser sustituido por la mano del hombre gracias a los riegos artificiales. Hay que tener en cuenta que es igual de negativo la falta de lluvia como el exceso de la misma, sobre todo cuando la uva está madurando. Un exceso de lluvia puede provocar que las uvas engorden, lo que habitualmente (y erróneamente) lleva a ver en ellas un aspecto saludable, ya que lo que sucede realmente es que la concentración de glucosa desciende y da como resultado vinos con aromas más tenues.

El Sol y la temperatura
Si el sol da directamente sobre los viñedos, sumado a una temperatura alta, puede provocar que se quemen los racimos y que no se desarrollen como es debido. Es muy habitual que los viñedos estén situados en los lugares más altos respecto al nivel del mar, pero no tanto como para que se congelen.

Es evidente que la vid necesita del sol para poder madurar sus frutos, sim embargo, este factor es el responsable de su desarrollo. La viña empieza cuando las temperatura son superiores a los 10 grados, pero la fotosíntesis no se activa si no se encuentra entre 15 y 30 grados. Si se supera dicha temperatura el proceso de maduración se detiene, por lo que un exceso de calor o de frío puede provocar que se arruine toda una cosecha.

180907-5bseleccion-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en El vino y la influencia del clima

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.